Reportaje

Así eran Bandai Pippin y sus juegos - Consolas fracasadas en Hardwageddon

Por Daniel Quesada

Ya ha quedado claro en anteriores entregas de Hardwageddon (la sección en la que repasamos consolas fracasadas) que el salto a la generación de consolas de 32 bits fue especialmente traumático. Muchos fabricantes intentaron quedarse con un buen trozo del pastel y la mayoría de ellos fracasaron estrepitosamente. Ese fue el caso de Bandai, que ya lo había intentado una vez con su curiosa consola PlayDia y apenas unos meses después volvió a la carga con un proyecto más ambicioso: Pippin.

Conoce mejor la historia de los videojuegos con este libro

En realidad, Pippin era una tecnología que había diseñado a mediados de los 90 Apple (sí, la de los iPhone). Su idea era tener una serie de especificaciones que cedía a cualquier fabricante dispuesto a hacer una consola con ellas, de forma parecida a lo que fue el proyecto 3DO. La única que se lanzó al ruedo fue Bandai, que fabricó su propia Pippin y la puso a la venta en 1996. La consola llegó a Japón y EEUU (parece que, de forma muy limitada, también puso pie en Europa) y era una especie de híbrido entre PC algo capado y una consola con mucho enfoque multimedia, la palabra de moda en la época.

Solo la propia Bandai parecía dispuesta a apoyar el proyecto, así que ella misma lanzó software basado en sus licencias, como títulos de Ultraman, Gundam... O sí, uno de las aventuras de Goku. Dragon Ball Anime Designer es uno de los productos más extraños basados en la franquicia de Akira Toriyama y nosotros os lo mostramos en el unboxing de Bandai Pippin que encabeza este contenido. ¡Qué tiempos más raros fueron esos!

Y además