Final Fantasy 7 Remake
Reportaje

Final Fantasy VII Remake: lo hemos jugado en el E3 2019 ¡y es el mejor juego de la feria!

Por David Martínez

Ya hemos jugado a Final Fantasy VII Remake, el esperado regreso de Cloud, Barret, Tifa, Aerith y Sephiroth a PS4. Os contamos nuestras impresiones desde el E3 2019, pero ya os podemos adelantar que ha sido nuestro juego favorito de la feria.

La presentación de Final Fantasy VII Remake en el “showfloor” de la feria constaba de dos partes igualmente interesantes. Por un lado el gameplay, que también estaba disponible para los visitantes (después de hacer una enorme cola), y sólo para unos afortunados -entre los que nos contamos- una presentación del proyecto, a puerta cerrada, a cargo de su productor Yoshinori Kitase.

Consigue la espectacular figura Play Arts Kai de Cloud Strife 

Esta demo ha sido uno de los mejores momentos del E3 2019, y nos deja muy claro lo ambicioso de este proyecto. Si hace unos meses recibimos Resident Evil 2 como el remake perfecto de un “survival horror”, los minutos que hemos visto de Final Fantasy VII Remake nos demuestran cómo hacer un remake perfecto de un juego de rol.

Lo primero que ha hecho ha sido recordarnos que no se trata de una copia 1:1 del juego original, ni un simple remaster, sino de una reimaginación del legendario RPG, para la que se han hecho una pregunta ¿qué es lo que queremos mostrar de FFVII?

La respuesta que ha encontrado el equipo ha sido “profundizar en los personajes y la historia”. Eso es mucha información y ese es el motivo de que el juego tenga dos discos Blu-Ray, es la entrega que más contenido ha tenido en la saga Final Fantasy. Así se han permitido introducir todo lo que querían los fans, sin cortar ningún contenido.

Hay tres elementos que se han tenido en cuenta, la innovación, llevar al límite la potencia de la máquina y sorprender a los jugadores (es algo que está en todas las entregas numéricas de Final Fantasy y por supuesto también aparece en el remake). Así se convierte en una experiencia igualmente atractiva para los veteranos de la saga y para los recién llegados a Final Fantasy 7.

Gran parte del equipo que está trabajando en el remake trabajó en el juego original, y ahora le han sacado el máximo partido a aquellos personajes e historia. El juego explora, sobre todo la ciudad de Midgar; un lugar oscuro y cyberpunk, que se ha recreado con un sistema de iluminación especial y que tiene una dirección artística que se mueve entre el fotorrealismo y unos personajes más estilizados, basados en los héroes conocidos.

Además de la parte oscura y nocturna, Midgar también tendrá una parte luminosa y multicolor en que se reflejan múltiples influencias. De todas la localizaciones de Final Fantasy VII, Kitase considera que se trata de la más icónica. Nos ha recordado que aunque todavía están trabajando en el primer parte, la segunda ya está en fase de planificación.

Hace 22 años no había “performance capture”, y todos los personajes carecían de emociones. Pero las cosas han cambiado, de modo que ahora se ha aprovechado para potenciar las expresiones faciales de los héroes, y eso hace que los jugadores se vayan a sentir más identificados con Cloud, Barret, Tifa y los demás miembros del equipo.

FFVIIR

Por fin pasamos a la demo, que transcurre nada más comenzar la historia, cuando los miembros de Avalancha (seguidos por ese misterioso ex-soldado) se bajan del tren para atacar el reactor de Mako número 1. Tiene una duración aproximada de 30 minutos.

El sistema de combate es uno de los grandes aciertos del remake de Final Fantasy VII. Si no hubiera habido un elemento de acción parecería anticuado: por eso golpeamos con nuestra Espada Mortal como en un juego de acción. Cuando la barra ATB se llena, podemos ejecutar ataques especiales, pero lo que agradecerán los veteranos de la saga es la introducción de un modo táctico, ralentizando la acción, que recuerda a los míticos turnos.

FFVIIR

Cuando nos enfrentamos a un grupo de varios enemigos o una criatura con diferentes puntos débiles, podemos seleccionar nuestro objetivo con R3, lo que facilita el avance. Y cada personaje tiene una habilidad única que se activa con el botón triángulo, que en el caso de Cloud cambia el estilo de combate: pasamos del Operator Mode al Punisher Mode (aumenta el daño que hacemos a los enemigos, pero también corremos el riesgo de resultar heridos).

Además de esto, hay que añadir la posibilidad de cambiar entre los personajes de nuestro equipo -o dar órdenes a los compañeros- para darle aún mayor dinamismo a los enfrentamientos. El ritmo de los enfrentamientos, en los primeros combates del juego es muy elevado, y se altera con secuencias CG, y la transición entre ambos elementos es perfecta (tanto en el aspecto visual como en la música, que no se detiene). Y por cierto, tampoco se detiene la acción después de vencer a un enemigo.

La parte de exploración, que en este primer tramo del juego quizá queda un poco por detrás, nos ha permitido conocer áreas reconocibles, otras que se han rediseñado y otras completamente nuevas, que le dan al reactor de Mako una estructura más orgánica y creíble. Si recordáis el original de hace más de 20 años, alcanzar el núcleo y escapar por las escalas era algo relativamente sencillo, mientras que ahora nos transmite una sensación de inmensidad.

Eso sí, el avance por este lugar sigue siendo lineal. La demo terminaba con el enfrentamiento contra el escorpión, el primer enemigo final de FFVII. Nuestra primera impresión es que Final Fantasy VII Remake se juega como nunca, se ve mejor de lo que hubiéramos imaginado, pero sobre todo, nos deja ese sabor del clásico, que era quizá lo más difícil de replicar.

Sigue el E3 2019 en Hobby Consolas

Escuchar las nuevas melodías, sobre la base del material original o asistir a las conversaciones -ahora con voz- entre estos personajes todavía nos pone los pelos de punta. Tras haber disfrutado del nuevo tráiler (que muestra el nuevo aspecto de Tifa), de la demo del E3 2019 y de las declaraciones de Kitase, Final Fantasy VII Remake es uno de nuestros firmes candidatos para juego de la feria. Un título que llegará a PS4 el próximo 3 de marzo de 2020.

Y además