Ir al contenido principal
Fleabag
Reportaje

Fleabag: la ganadora de los Emmy que no te puedes perder

Este año era el último en el que Juego de tronos se presentaba a los premios Emmy, y aunque muchos asumían que iba a ser su noche, una protagonista inesperada se hizo con la atención de todos, tanto jurado como periodistas. 

Si bien es cierto que la serie de HBO se llevó el de Mejor serie drama, terminó la noche con solo un premio más, el concedido a Peter Dinklage en el apartado de Mejor actor y perdió en otras categorías importantes como la de Mejor guion o en otras dedicadas a sus intérpretes. No obstante, en la categoría de comedia sí que hubo un claro ganador, o más bien, ganadora, y esa no fue otra que Fleabag, la serie de Amazon escrita y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge, que también se llevó el de Mejor actriz protagonista, Mejor guion de comedia y el de Mejor dirección para Harry Bradbeer por el primer capítulo del show. 

Pero ¿por qué este éxito? Pues porque Fleabag es una de las mejores series de comedia de todos los tiempos, y su historia esta construida apenas con cinco personajes y una única protagonista que, a pesar de que parece un recurso manido, hace del salto de la cuarta pared su punto fuerte. Fleabag no tiene nombre. A lo largo de la serie nunca se refieren a ella por su nombre, sino simplemente como Fleabag (algo así como "saco de pulgas", una expresión británica para referirse a una persona que es un desastre, igual que su protagonista), y durante la primera temporada vemos que es una persona rota, atrapada por un evento traumático sucedido hace poco en su vida del que vamos conociendo detalles a medida que avanzan los episodios.

Fleabag es una serie protagonizada por una mujer, pero no es una serie únicamente para mujeres. Su forma de ver el sexo y las relaciones encontrará puntos en común tanto en los hombres como en las mujeres y, sobre todo, hará que suelten alguna que otra carcajada (el momento de la masturbación con el discurso de Obama es grandioso). Los roles de género no se ven esta serie, que rompe con todos los estereotipos a la vez que hace uso de ellos (el cuñado muy cuñado) para construir una gran comedia sobre como a veces la vida nos hunde y tenemos que aprender a salir a flote. 

Accede al catálogo de Amazon Prime Video gratis durante el primer mes

Pero si la primera temporada es grandiosa, y eso que solo se compone de seis episodios de 20 minutos, la segunda es superlativa, pues entra en juego otro de los elementos típicos en las comedias más subversivas: la religión, en forma de un cura muy sexy interpretado por Andrew Scott, el peligroso Moriarty de Sherlock que aquí nos ofrece un papel completamente diferente. 

Y ahí es donde entra otro de los puntos fuertes de esta serie de Phoebe Waller-Bridge, sus actores, los cuales gracias al ser un reparto muy reducido, consiguen brillar en todas sus aristas. Desde luego ella es maravillosa, pero no lo sería tanto sin una madrastra tan insoportable y egoísta como Olivia Colman, ganadora del Oscar por La Favorita y que este año va a interpretar a la Reina Isabel II en The Queen. Pero una madrastra malvada no es la única que le hace la vida imposible a nuestra protagonista, pues una hermana histérica del control interpretada por Sian Clifford no se lo pone nada fácil tampoco.

A medida que va avanzando la serie, que empezó en 2016 emitiéndose en un canal secundario de la BBC y que ha acabado en Amazon con su segunda temporada y una ristra de Emmys, Fleabag va aumentando en calidad y cuando llega a su punto máximo, se termina y se termina definitivamente, pues por mucho que los fans, y seguro que los ejecutivos de Amazon, le han llorado, su creadora ha dejado claro que esta es la segunda y última temporada. 

Y no es de extrañar, porque en apenas un año, Phoebe Waller-Bridge tuvo que reescribir casi al completo el guion de Bond 25 después de que Sam Mendes decidiese abandonar el proyecto por diferencias creativas muy chungas con Daniel Craig, y tomase su testigo Cary Fukunaga, más conocido por ser el tío de True Detective. Y parece que lo ha hecho tan bien y que todo el mundo está tan contento con su trabajo que el estudio ya se ha asegurado de que sea ella la que escriba el guion de Bond 26, la primera película de la saga protagonizada por una mujer. ¡Larga vida a Phoebe Waller-Bridge!

Y además