metro exodus
Reportaje

Impresiones finales de Metro Exodus para PS4, Xbox One y PC

Por David Martinez

Hemos jugado tres niveles de Metro Exodus para brindaros nuestras impresiones finales. Se trata de un juego de supervivencia en primera persona para PS4, Xbox One y PC que se desarrolla en la Rusia postapocalíptica de las novelas de Dimitri Glukhovsky. La fecha de lanzamiento del juego es el próximo 15 de febrero.

Metro Exodus es, antes de su lanzamiento, la historia de un éxito. THQ (ahora Deep Silver) confió en 4A Games, un pequeño estudio de Ucrania, para distribuir el primer juego de la saga hace nueve años. Ahora el estudio ha crecido, así como la base de jugadores de la saga, y Exodus se ha desarrollado en dos sedes, 4A Games Ukrania y 4A Games Malta, por un equipo de más de 150 personas. Se trata de uno de los lanzamientos más esperados del año, y para demostrarlo, fue el encargado de abrir la conferencia de Microsoft durante la conferencia del pasado E3 2018.

Hemos tenido la ocasión de pasar más de cuatro horas con una beta muy avanzada (aunque aún no se trataba de la versión final, que saldrá a la venta el próximo 15 de febrero). Para nuestro avance, hemos  visitado tres niveles: Volga, Caspian y Taiga. Son tres escenarios abiertos, no lineales, en que podemos descubrir qué nos va a deparar la próxima aventura de Artyom: una ambientación oscura y aterradora, con elementos de disparo, sigilo y supervivencia, y escenarios enormes que recorren las zonas más emblemáticas de Rusia, en diferentes épocas del año. Porque Metro Exodus transcurre durante un año, el 2035, en distintas partes del continente.

metro exodus  5

Si habéis estado siguiendo el desarrollo del juego, se trata del nivel que se mostró en el E3 2018, con las llanuras nevadas a las afueras de Moscú, el escenario que se pudo jugar en la Gamescom (en los bosques que hay a los pies de los montes Urales) y un mapa completamente nuevo en la cuenca del mar Caspio, ahora convertido en un desierto. Se trataría de un viaje fascinante... si todos estos entornos no estuvieran plagados de criaturas mutantes, sectas y bandas de salvajes. Pero nadie dijo que la supervivencia tras la guerra nuclear fuera sencilla, ¿verdad?

En cuanto a las plataformas, hemos visto Metro Exodus corriendo en un PC con tarjeta Nvidia Geforce RTX 2080 Ti y en Xbox One X,  en ambos casos a resolución 4K y con una tasa de frames muy estable (para tratarse de una versión inacabada). El juego se lanzará también en PlayStation 4, con mejoras en PS4 Pro.

metro exodus  4

Rusia, tras el apocalipsis

El futuro que imaginó Dimitri Glukhovsky en su saga literaria Metro es uno de los principales atractivos del juego. Personajes, ambiente y localizaciones se han recreado con mimo en las dos entregas anteriores: Metro 2033 y Metro Last Light, pero ahora alcanzan un nivel superior. Para ponernos en contexto, nos encontramos en un futuro cercano; la radiación -fruto de la guerra atómica- impide la vida en la superficie, y los supervivientes se refugian en los túneles del metro de Moscú. Las criaturas mutantes han tomado las calles y los campos, y también realizan incursiones bajo tierra, que amenazan la vida de los refugiados. 

metro exodus 2

Después de haber explorado los túneles, ha llegado el momento de que Artyom, su mujer Anna y los demás supervivientes del búnker D6 se embarcan en un peligroso viaje por la superficie, en el tren de vapor Aurora. Deben cruzar medio continente para encontrar otras colonias que hayan conseguido sobreponerse a la crisis. Al tratarse de un juego en primera persona, uno podría pensar que el mejor modo de atravesar la estepa es acribillando a tiros a todo lo que se nos ponga por delante: hombre, mutante o criatura.  

Los mejores shooter o FPS de 2019

Pero, como ya sabéis por los dos juegos anteriores, en realidad se trata de un juego de supervivencia. La munición escasea y las armas necesitan mantenimiento. Tenemos que vigilar constantemente nuestro inventario, construir nuestros propios stimpack médicos y no perder de vista los filtros de nuestra máscara antigás. Eso no es todo, el sigilo es una herramienta fundamental para librarse de los enemigos -que resultan muy duros en el enfrentamiento cara a cara- y dadas las condiciones del entorno, la iluminación también juega un papel importante. Llevar un mechero o una linterna puede revelar elementos ocultos, pero también podría delatar nuestra posición. Como en una situación de supervivencia real, tendremos que hacer un cálculo de lo que arriesgamos y aquello que podemos ganar. 

Aún más nos ha gustado el sistema de navegación. Metro Exodus tiene unos escenarios enormes, que se pueden recorrer a pie o en diferentes vehículos -como una furgoneta o pequeños botes de remos-. Estamos acostumbrados a que, en los juegos de mundo abierto, los objetivos aparezcan resaltados en el mapa o incluso como un icono en la pantalla, pero este tampoco es el caso. Lo que nos espera es navegación auténtica; buscar un lugar seguro, desplegar el mapa, observar los lugares de interés, y después guiarnos con las referencias del entorno y el uso de una brújula. De este modo, la exploración es todavía más interesante. 

Metro Exodus tendrá modo foto

Por último, una breve explicación de cómo funciona el sistema de "crafteo". Las cajas que hay repartidas por distintas zonas, los cadáveres o la vegetación se pueden recoger y convertir en recursos: bien piezas para las armas (cañones, culatas, óptica y munición) bien ingredientes químicos o piezas mecánicas. Nuestra mochila nos permite fabricar los "básicos" en cualquier parte -siempre que tengamos los componentes necesarios- pero para fabricar municiones y elementos más complejos, tendremos que trabajar en los bancos de herramientas que hay en el tren Aurora y en otros refugios. 

Los niveles abiertos

En el nivel Volga, ayudamos a Artyom a librarse de una barricada que bloquea las vías e impide el paso del Aurora. Es un escenario que nos sirve como toma de contacto, y que demuestra que una misma situación se puede resolver de diferentes modos. Cuando caemos en las garras de una secta, podemos escapar sin causar víctimas, gracias a nuestras dotes de sigilo, o ir eliminando uno a uno a sus integrantes para saquear sus pertenencias. Es un mundo abierto desolado -que demuestra todo lo que el estudio aprendió en S.T.A.L.K.E.R.- y en que los objetivos van apareciendo de un modo orgánico: en un momento del nivel rescatamos a Katya y a su hija, que añaden nuevas necesidades al grupo, al igual que el mecánico Krest.

Cada una de las misiones se marca en el mapa, con una pequeña interrogación, pero somos nosotros quienes decidimos qué objetivos secundarios perseguir y en qué orden queremos realizar las incursiones. En este nivel también hemos podido utilizar por vez primera las armas neumáticas, que funcionan con aire comprimido. El sistema es como el de un rifle real PCP, de modo que tenemos que bombear aire a una bombona, y a medida que disparamos va perdiendo presión. Añade una mecánica adicional al disparo y recarga, pero también resulta más silenciosa.

Si en Volga utilizamos pequeñas barcas de remos, en el mapa Caspian, podemos conducir el primer vehículo a motor de la saga. La furgoneta, construida con restos de otros vehículos, nos permite movernos por unas zonas desérticas y experimentar misiones más variadas. Si algo caracteriza a las tareas de este segundo mapa es que nos obligan a  combatir, de un modo sangriento y visceral. En particular, nos ha resultado muy emocionante tener que cruzar un puente bajo el fuego de un francotirador enemigo, o buscar por los subterráneos, plagados de arañas gigantes que huyen de la luz (un momento verdaderamente angustioso que nos recordó a los Krill del primer Gears of War).  La brutalidad de los enemigos Munai Bailer (perforadores de petróleo) y el tamaño de las arañas son un buen indicador de que no vamos a tenerlo nada fácil en Metro Exodus. Una vez que damos caza al barón (el señor de la zona), podemos continuar nuestro avance.

metro exodus  3

Por último, nos enfrentamos a lo que los propios desarrolladores han llamado un efecto Metroid. Tras un accidente, Artyom cae a un río en que pierde todo su equipo. Así comienza el nivel Taiga, en que sólo vamos equipados con una ballesta, y tenemos que eliminar a las bandas de piratas y pioneros que han montado su campamento en el bosque. No son el único peligro, ya que los osos y lobos que han sufrido los efectos de la radiación se han convertido en animales aterradores. 

La infiltración en Metro depende del cono de visión de los centinelas,  la iluminación y el ruido, así que en este tercer mapa hamos disfrutado especialmente, planeando nuestros movimientos y eliminando, uno a uno, a los vigías. Tenemos la posibilidad de dormir en algunos lugares para que pase el tiempo: de noche la infiltración es más sencilla, pero nos cruzamos con animales más peligrosos y numerosos. Por el día las fieras están en su guarida, pero es más sencillo que nos descubran.

Técnica futurista

Después de ofreceros un primer vistazo de todo lo que ofrecerá Metro Exodus, nos queremos detener un poco en su apartado visual y sonoro. La iluminación -que refleja el paso de las estaciones- así como el sabor único de cada zona se han reflejado a la perfección en unos niveles enormes, que en algunos casos también nos han parecido vacíos. La construcción y el comportamiento de las armas son otro de sus logros -a partir del mismo chasis podemos conseguir dos armas completamente distintas, gracias a la personalización-.

Así es Metro Exodus Artyom Limited Edition

Por otro lado la expresividad de algunos personajes o la I.A. de los enemigos aún necesita algunos ajustes, pero los responsables de Deep Silver nos han asegurado que la versión final estará más depurada, y al menos en PC habrá un parche de día 1 con mejoras extras. Así que apuntaos la fecha, porque el próximo 15 de febrero podremos experimentar, por fin, cómo Artyom se quita su máscara antigás y respira la primera bocanada de aire fresco en años... su mundo está a punto de hacerse mucho más grande, y peligroso.