Reportaje

Impresiones de Shenmue 3 a un mes de su lanzamiento

Por Daniel Quesada
El regreso de Ryo Hazuki, ahora sí, es inminente. Hemos probado una nueva versión de Shenmue III antes de la puesta de largo del juego. ¿Nos embriagará la China rural?

Parecía que nunca íbamos a poder decir esto, pero Shenmue 3 ya ha terminado su proceso de gestación y ha pasado a fase Gold. ¡Solo queda un mes para su lanzamiento! Por eso, pudimos acudir a las oficinas de Koch Media en Madrid (distribuidores del juego en nuestro país) para probar una nueva demo de algo más de una hora de Shenmue 3, con la que hacernos una mejor idea del resultado final.

Conoce mejor la historia de Shenmue con este libro

En esta ocasión, hemos podido jugar justo desde el arranque del juego, que nos obsequia con una reproducción de la escena final de Shenmue II en la cueva, pero con el nuevo motor del juego, para que nos hagamos una idea de cómo ha mejorado el rendimiento técnico. Justo después de eso, viajamos con Shenhua hasta su pueblo, Bailu. Allí es donde tiene lugar la acción de esta demo, pues debemos averiguar qué pasó con el padre de Shenhua, que desapareció misteriosamente al estar vinculado con los secretos de la cueva.

Shenmue 3

La forma de actuar es la habitual de los Shenmue: debemos preguntar a los lugareños para sacar pistas que nos hagan avanzar en la investigación. Como este es un pueblo perdido en la China rural, sus habitantes se muestran reticentes a hablar con un japonés salido de la nada, así que la ayuda de Shenhua es fundamental para que nos conozcan. Todos ellos tienen sus rutinas: por la mañana, practican tai chi, luego se van a comer, por la noche vuelven a sus casas... Al igual que pasaba con el primer Shenmue, tenemos la sensación de estar en un entorno pequeño, donde llegamos a conocer a todos sus habitantes y sus costumbres.

Eso sí, esta vez no tenemos que hacer tiempo para llegar a los momentos clave, si no queremos, pues existe la opción de pulsar un botón (triángulo, en la versión PS4) para saltar al lugar y el momento necesario para que avance la historia. Pero, por supuesto, también podemos entretenernos con toda clase de minijuegos. Desde buscar trabajo cortando madera (hay que pulsar X en el momento justo para cortar) hasta entrar en toda clase de apuestas, el clásico Lucky Hit o... ¡Sí, carreras de tortugas, que tanto cachondeo están trayendo!

Shenmue 3

Shenmue 3 hace especial hincapié en otras facetas que hasta ahora no eran tan importantes. Por un lado, vemos en todo momento el medidor de salud de Ryo, que se va gastando a medida que pasa el día y corremos de un lado para otro. Cuando nos quede poca salud, no podremos correr bien. Para solventarlo, podemos dormir, como siempre, pero también comer (ajos, frutas, etc), lo que sirve para reponer fuerzas, algo muy importante antes de, por ejemplo, combatir.

Eso nos lleva a la otra faceta potenciada: los combates son bastante más fluidos que en los juegos previos, pero también más exigentes en el sentido de que debemos ir mejorando nuestro nivel de kung fu para hacer más daño a los enemigos avanzados. Por ejemplo, nos encontramos con un habitante del pueblo que solo nos dará pistas si lo vencemos en combate, pero él es bastante habilidoso y solo podemos acabar con él si subimos de nivel de kung fu previamente. ¿Cómo podemos hacerlo?

Por un lado, hay un dojo en el que practicamos peleando contra monjes de nivel creciente, lo que nos puede servir para subir de rango. También hay postes de entrenamiento, en el que practicar las sentadillas (hay que pulsar X a un ritmo concreto, para que Ryo mantenga la postura) o el One-Inch Punch, un golpe muy directo y preciso. Todo ello hará que nuestro medidor crezca y subamos de nivel, lo que mejorará nuestra resistencia y ataque.

Shenmue 3

Para todas estas tareas, contamos con nuestro fiel diario, que esta vez está organizado de una forma más intuitiva con una zona dedicada al mapa, otra para consejos sobre tareas secundarias y otra con las tareas principales, que además se apuntan de una manera más cómoda de localizar. Al presionar un gatillo accedemos a un menú desde el que configurar nuestros ataques especiales, ver las cápsulas que hayamos conseguido (sí, vuelven las máquinas de premios al azar, aunque está por ver si esta vez habrá figuritas de SEGA), la comida disponible...

En general, se nota que Yu Suzuki y su equipo de Ys Net se han preocupado de que la experiencia sea más fluida y cómoda en esta ocasión e incluso el interfaz de la derecha es más claro cuando debemos pulsar un botón concreto para hablar, interactuar, etc. El botón triángulo sirve para dar consejos sobre el control, siempre que no haya un "salto a momento clave" disponible.

Shenmue 3

¿Qué hay del apartado técnico, la gran duda de Shenmue III en estos meses? Bien, tenemos que decir que, aunque se nota que el proyecto no tiene los recursos de una mega producción actual, sí está a un nivel muy hermoso, especialmente en los escenarios, que demuestran una dirección artística muy cálida y elegante. Pasear por los bosques que rodean Bailu mientras caen los pétalos de los árboles en flor es una gozada, como lo es ver a los habitantes del pueblo practicando tai chi a primera hora de la mañana.

Los modelos de los personajes son irregulares. Ryo Hazuki está muy mejorado desde las primeras imágenes de Shenmue 3 que vimos hace unos añitos y ahora sí luce como esperábamos. Otros personajes secundarios también tienen ese aspecto sereno y detallado tan propio de la franquicia, mientras que otros no parecen tan "creíbles" como cabría esperar. Seguramente, la apuesta por esos tonos cálidos tanto para la iluminación como para las texturas va a generar opiniones enfrentadas y habrá más de uno que no lo considere realista.

Shenmue 3

Nosotros hemos quedado bastante satisfechos con la mayoría de los modelos (especialmente con las reproducciones de los ancianos, que parecen estar ahí de verdad), mientras que otros no convencen tanto y la expresividad en las conversaciones también ofrece luces y sombras: es cierto que vemos cómo pueden pasar de la risa a la sorpresa, pero no acaba de quitarse esa cierta sensación de movimiento robótico en los rostros.

En cualquier caso, en términos generales nos está pareciendo una experiencia muy elegante y plástica. Estamos ante el estilo Shenmue, ni más, ni menos, lo que puede parecer anticuado a parte del público y llenar de pasión y nostalgia a otra parte. Dentro de un mes, saldremos dudas ante el gran proyecto de Yu Suzuki.

Y además