¿A qué se jugaba en los 80? - Especial Stranger Things T2
Reportaje

¿A qué se jugaba en 1984, el año de Stranger Things?

Por Hobbyconsolas.com
-

Dentro de los numerosos guiños a la cultura pop de los 80 que ofrecerá la segunda temporada de Stranger Things, hay un detalle que nos ha llamado poderosamente la atención en el tráiler que Netflix desveló durante la Comic Con de San Diego: la aparición de Dragon’s Lair, la mítica recreativa creada por Don Bluth en 1983. La pandilla se reúne alrededor del mueble y alucinan con las espectaculares aventuras de Dirk el intrépido, como hicimos en su día todos los que ahora hemos sobrepasado los 40.

¿Cómo eran los videojuegos en 1984, el año en el que arranca la segunda temporada de Stranger Things? La industria casi desapareció por culpa del Crash de 1983 motivado por la debacle de Atari, pero aun así los videojuegos acabaron sobreviviendo gracias a los salones recreativos, convertidos en templos de peregrinación para los chavales de la época, y la irrupción de los microordenadores, en el caso de Europa, mientras los japoneses recibían ilusionados a la Famicom, que acabaría convirtiéndose en la gran salvadora del sector. Volvamos la vista atrás para recordar cómo era el panorama “videojueguil” en nuestro país, hace la friolera de 33 años.

Los recreativos

La década de los 80 supuso la edad de oro para las máquinas recreativas. Aún faltaba mucho para que las consolas pudieran competir a nivel tecnológico con las placas creadas por Atari, Sega, Taito o Capcom. Los chavales de 1984 peregrinábamos con nuestros amigos a los salones recreativos del centro, donde estaban los muebles más espectaculares, o nos colábamos en los bares de nuestro barrio para jugar con la placa de turno, que iba rotando según el capricho o las ganancias del dueño del local.

Stranger Things Recreativos
Ya fuera en el mejor salón recreativo de tu ciudad, como en la máquina del bar de abajo, tu paga te duraba apenas unos minutos.

Un año después del mencionado Dragon’s Lair (la máquina que iniciaría la fiebre por el FMV gracias al uso del soporte LaserDisc), llegarían placas tan legendarias como 1942, Kung-Fu Master, Bomb Jack, Hyper Sports, o Karate Champ. Unas máquinas que se tragaban, literalmente, nuestra paga junto a clásicos incombustibles como Galaga o Pac-Man.

Atari 2600

A pesar de la debacle de Atari, la venerable 2600 siguió presente en muchos hogares. De hecho, en el segundo capítulo de la primera temporada de Stranger Things pudimos ver unos cuantos cartuchos de la consola sobre el televisor de la casa de Mike.

Stranger Things Atari 2600
Al igual que la mayoría de los críos de 1983, Mike tenía la Atari 2600 en casa. Ahí podemos ver algunos cartuchos.

En España la consola de Atari también tuvo bastante éxito. La 2600 había aterrizado en nuestro país en 1978, con un precio bastante elevado para la época: 35.000 pesetas (unos 210 euros) y en 1984 seguía dando bastante guerra. Disfrutar en casa de aquellos pixelazos como puños era un verdadero sueño para los críos… y muchos padres.

Stranger Things Atari 2600

Comprar un cartucho de Atari 2600 era una verdadera lotería, ya que las probabilidades de llevarte a casa un bodrio eran bastante elevadas. Una de las principales lecciones que aprendió Nintendo del desastre de Atari fue la necesidad de mantener un estándar de calidad en los lanzamientos. Por suerte, podía tocarte la lotería y comprar joyas del calibre de Yar’s Revenge o Pitfal

Game & Watch

Entre nuestros padres existía la leyenda urbana de que la Atari 2600 y el resto de consolas de principios de los 80 acababan machacando el tubo de imagen del TV, por lo que muchos nos quedamos sin catar en casa algo parecido a un videojuego hasta que Nintendo creó sus míticas Game & Watch.

Stranger Things Game & Watch

Conocidas castizamente como “maquinitas”, estas pequeñas maravillas, con su pantalla de cristal líquido, brindaron a toda una generación de chavales su primer contacto con el universo Nintendo. No tardaron en ser imitadas por otros fabricantes, lo que se tradujo en una infinidad de modelos distintos.

Las más deseadas eran las Game & Watch de doble pantalla (Multi Screen), como Donkey Kong y su secuela, Oil Panic o Rain Shower. Aunque el premio gordo era, sin duda, recibir uno de los cuatro modelos de la serie Tabletop, con sus gráficos a color y su mueble con joystick, que imitaba el diseño de un mueble recreativo.

ZX Spectrum

Sir Clive Sinclair ya había enamorado a los amantes de la informático con el ZX-80 y el ZX-81, comercializados en 1980 y 1981 respectivamente, pero la auténtica revolución llegaría con la irrupción, en 1982, del ZX Spectrum. El mítico “gomas” se convirtió en el gadget más deseado por los chavales de la época.

Stranger Things ZX Spectrum

Para algunos supuso el primer peldaño hacia su carrera como informáticos, y para otros simplemente se convirtió en el portal hacia mundos increíbles, cientos de videojuegos que se cargaban en cinta a través de un radiocassette y que provocó no pocas disputas domésticas, ya que en aquellos tiempos en la mayoría de los hogares solo había un televisor.

Stranger Things ZX Spectrum
Si crees que los Dark Souls son difíciles, echa una partida al Jet Set Willy.

En 1984 pudimos disfrutar de obras maestras del calibre de Knight Lore (el clásico de Ultimate que revolucionaría la industria con sus gráficos isométricos), maravillas de la talla Tir Na Nog (que incluso hoy en día sigue deslumbrando por su animación y sus planos de scroll), licencias de éxito como Ghostbusters y la diabólica dificultad de Jet Set Willy, que hace que los Dark Souls de hoy en día parezcan un paseo en comparación.

Commodore 64

La microinformática arrasó sobre todo en el mercado europeo, pero los americanos también pudieron disfrutar de una auténtica bestia de 8 bits: el Commodore 64, que levantó no pocas envidias en los recreos.

Stranger Things ZX Commodore 64

Aunque su paleta de colores era bastante apagada respecto a sus competidores, su potencia gráfica y, sobre todo, el impresionante sonido que desplegaba su chip SID, convirtieron al Commodore 64 en el Ferrari de los ordenadores de 8 bits. Daba igual que tuviésemos que secuestrar, al igual que el Spectrum, el televisor familiar o cargar con el voluminoso Datasette. Cuando subías el volumen del TV tus amigos se quedaban sin respiración.

Stranger Things ZX Commodore 64
Epyx nos brindó maravillas como Summer Games.

Entre los juegos más destacados del catálogo de Commodore 64 en 1984 tenemos que recordar los geniales Impossible Mission y Summer Games de Epyx o las aventuras de Sir Arthur Pendragon creadas por Ultimate en exclusiva para el C64 (como Staff of Karnath), por citar solo una milésima parte de su enorme catálogo.

Amstrad CPC

Fue el tercero en llegar al mercado, pero lo hizo a lo grande. El Amstrad CPC 464 irrumpió como un elefante en una cacharrería con su imponente paleta de colores, su lector/grabador de cassettes incorporado al monitor y un elemento extra que acabó convenciendo a muchos padres: disponía de su propio monitor. En España comenzó a comercializarse en las navidades de 1984.

Stranger Things ZX Amstrad CPC

Pero claro, el lujo de no tener que asaltar la tele familiar se tradujo en un precio bastante más elevado que sus competidores. Para que os hagáis una idea, el CPC 6128 (el modelo de 128k lanzado en 1985, que utilizaba discos magnéticos en lugar de las cintas a las que recurría el 464) costaba la friolera de 109.500 pesetas (658 euros) acompañado del monitor de fósforo verde y 134.500 pesetas (808 euros) en el caso de convencer a nuestros padres de comprar el monitor a color.

Stranger Things ZX Amstrad CPC
En contraste con los ports pochos de ZX, Amstrad también disfrutó de juegos tan hermosos como Sorcery.

El Amstrad CPC mantuvo una rivalidad encarnizada con el ZX Spectrum en Reino Unido, arrasó en Francia y también tuvo una enorme acogida en nuestro país, contando casi desde el principio con títulos facturados en España, como el encantador Fred (rebautizado como Roland on the Ropes). Si tuviéramos que elegir tres títulos de 1984, serían sin duda Oh Mummy (el mejor juego del pack de títulos Amsoft que acompañaban al ordenador), Harrier Attack y el colosal Bruce Lee.

Philips Videopac G7000

Aunque se comercializó aquí en 1979, la Videopac de Philips seguía dando guerra en 1984 en aquellos hogares que aún no se habían rendido a los cantos de sirena del ZX Spectrum y similares. En aquellos tiempos pocos usuarios sabían que tenían entre las manos a la sucesora de la Magnavox Odyssey, la primera consola de videojuegos de la historia.

Stranger Things ZX Videpac

A pesar de contar con tan excelente pedigrí, los chavales de la época considerábamos la Videopac como “el patito feo” de las consolas. Muchos padres la adquirieron por el prestigio de la marca Phillips y el teclado de membrana que incorporaba (que le daba el aspecto de un ordenador), pero la consola carecía de las jugosas licencias de las que presumía la Atari 2600.

La Videopac G7000 contó con 47 cartuchos diferentes, numerados por la propia Philips. Los mejores fueron Munchkin (un clon de Pac-Man muy superior al port oficial comercializado por su gran rival, la Atari 2600), Pickaxe Pete y Conquest of the World y The Quest of the Rings. Estos dos últimos combinaban el uso de la consola con un juego de tablero físico.

ColecoVision

Muchos no se acuerdan de ella, pero la potente ColecoVision llegó a plantar cara a la mismísima Atari 2600 gracias a su notable superioridad gráfica. También es cierto que llegó al mercado más tarde, concretamente en 1982, de la mano de la juguetera Coleco (la creadora de las populares Muñecas Repollo), aunque en Europa fue distribuida por CBS.

Stranger Things ColecoVision

La ColecoVision incluso disponía de un adaptador para utilizar los juegos de la 2600, lo que animó a muchos usuarios a dar el salto de la consola de Atari, aunque el principal atractivo de la máquina era poder disfrutar en casa de los portentosos ports de Donkey Kong o Zaxxon.

Relojes Casio

Y nos vamos a despedir con otra joya de la tecnología de principios de los 80. Tras el éxito de las Game & Watch, Casio lanzó sus propias “maquinitas” LCD, pero incluso fue más allá aprovechando su liderazgo en el negocio de los relojes digitales.

Stranger Things Reloj Casio

Casio lanzó una serie de relojes que integraban sus propios videojuegos, que acabaron convirtiéndose en el regalo estrella de muchas primeras comuniones. La mecánica de los juegos era bastante básica, y los botones eran minúsculos, pero nos daba igual: conducir un bólido de Fórmula Uno en plena clase sin llamar la atención del profesor nos convirtió en objeto de envidia por parte de muchos compañeros.



Hobby Consolas para Netflix
 

Lecturas recomendadas