Reportaje

Con el ritmo en las venas gracias a Beatmania - Las historias del Tío Bruno

Por Bruno Sol

En la anterior entrega os mostramos Mallet Legend, el juego de cascar topos de Mega Drive, y esta semana la cosa también va de aporrear teclas, aunque en este caso con ritmo. Aunque el gran público apenas se acuerde de él, Beatmania fue todo un pionero en el género de los juegos musicales, y supuso el pistoletazo de salida a todo un subgénero Made in Konami que nos daría otras joyas como GuitarFreaks, Drum Mania o el exigente Keybordmania. Guitar Hero se acabó llevando casi toda la gloria (y montañas de dólares), pero ya sabe que llegar el primero no siempre garantiza la fama y la fortuna.

Conoce mejor la historia de los videojuegos con este libro

Beatmania debutó en los salones recreativos a finales de 1997 y un año más tarde daría el salto a PlayStation en una entrega que contaría con multitud de secuelas, tanto en forma de discos Appendix (que se cargaban desde el juego original, precursores de los actuales DLC), como en versiones para otros sistemas, como Game Boy y WonderSwan. La división europea de Konami adaptó el juego a las PlayStation Occidentales en el año 2000, incorporando música licenciada de Moloko y Skank, entre otros artistas, aunque no cosecharon el mismo éxito que en Japón.

En el vídeo de arriba os mostramos cómo era el primer Beatmania (en su versión original japonesa), a través de dos de los periféricos que se fabricaron para él. El espectacular DJ Station PRO de Konami incorporaba salida de cascos y selector parar ajustar el volumen de cada canal estéreo, además de un acabado realmente espectacular. La elegancia del DJ Station PRO contrasta con el aspecto deliciosamente verbenero del DJ Man, fabricado por Joytech. A pesar de tener unos acabados menos elegantes, incorporaba iluminación alrededor del plato de DJ, como la recreativa original y, lo que es mejor, incluía dos muñequeras con un poderoso rumble que convertía cada partida de Beatmania en una experiencia difícil de olvidar.

Por último, os presentamos tres de los 18 modelos de BEMANI Pocket que Konami lanzó al mercado japonés. Estas handheld LCD adaptaban con mucho salero la mecánica de Beatmania y otras recreativas rítmicas de la casa, como GuitarFreaks, Dance Dance Revolution, ParaParaParadise o Pop’n Music. Incluso tenían una entrada para auriculares (incluidos en cada consola), para disfrutar de su más que notable calidad sonora. En el vídeo os mostramos algunos de los temas incluidos en Bemani Pocket Konamix, que incluían remixes de melodías legendarias de Castlevania, Metal Gear Solid o Gradius.

Por supuesto, estamos deseando leer vuestros comentarios y sugerencia para próximas entregas. Menos bailar sobre la alfombra del Dance Dance Revolution, que ya no tenemos edad, nos atrevemos con todo.

Y además