Mortal Kombat gore
Reportaje

Tiburones asesinos, sierras mecánicas, golpes explosivos, cuando el gore funciona en videojuegos

Por David Martínez

Un repaso a videojuegos tan sangrientos que resultaban cómicos. El gore como recurso humorístico en los juegos de PC y consolas.

La semana pasada Maneater nos sorprendió con una propuesta muy salvaje para PS4, Xbox One y PC; la de encarnar a un tiburón asesino que siembra el terror entre los bañistas de  playas, pantanos y estuarios. El juego muestra enormes cantidades de sangre, gritos y huidas desesperadas, y sin embargo, como pudisteis leer en nuestro análisis, lejos de parecer un desarrollo crudo, destacaba por el sentido del humor

Es la traducción a los videojuegos de un género el "fun gore" con que se inició Peter Jackson (El señor de los anillos) con películas como Bad Taste, Braindead (Tu madre se ha comido a mi perro) o Meet the Feebles, protagonizada por marionetas. Son obras violentas, sí, pero tan salvajes que rompen los límites de lo creíble y se convierten en una comedia. 

Cuando el "fun gore" se ha trasladado a los videojuegos, en algunos casos, incomprendido, funcionaba de maravilla. En este reportaje vamos a hacer un repaso de juegos tan salvajes que resultaban cómicos. 

Splatterhouse

En este caso, la clásica recreativa de 1988, un "beat´em up" de desarrollo horizontal que -para la época- también mostraba enormes dosis de sangre, tuvo un regreso en 2010 que sabía exagerar el planteamiento. Namco nos devolvió a Rick Taylor (el protagonista ataviado con una máscara de hockey, como Jason Vorhees) y le puso frente a oleadas de enemigos a los que triturar con las cuchillas insertadas en sus antebrazos. 

Splatterhouse

Cada muerte estaba acompañada de una explosión de sangre, la hemoglobina salpicaba suelos y paredes, incluso la pantalla (otro guiño al juego clásico)... hasta teníamos que rellenar un contenedor de sangre de nuestros enemigos. También son memorables esos golpes finales (que se ejecutaban con movimientos de los sticks, como si fueran QTE) en que Rick arrancaba los brazos de sus víctimas. 

Mortal Kombat

Es difícil describir la sensación de transgresión que daba acercarse a un salón recreativo en 1992 y disfrutar de este juego de lucha con personajes digitalizados y con salpicaduras de sangre... aún más si aprendíamos a realizar los "fatalities" para ejecutar a nuestro oponente de un modo salvaje. Pero las ejecuciones dieron un paso adelante con la inclusión de una cámara de rayos X (o fatal blow) que se introdujo en la entrega de 2011 y en que se podían apreciar los daños internos que causaba cada golpe.

La última entrega, Mortal Kombat 11 añade los brutalities (en el juego anterior llegaron a través de un DLC). Cada luchador tiene más de uno y estos se ejecutan justo antes del final del combate. No es necesario esperara al "Finish Him!": un golpe directo que revienta al rival de forma inesperada. Para que os hagáis una idea, el Brutality que poseen todos, llamado "El Klasico", se ejecuta pulsando abajo y puñetazo, para dar pie a un gancho que haga volar la cabeza del rival. 

En cualquier caso, Mortal Kombat 11 es un festival continuo de sangre, ojos atravesados, huesos partidos y, sí, bastante humor negro, gracias especialmente a unos Fatality bastante creativos. El premio del año, sin duda, es para el de Johnny Cage, absolutamente tronchante (y nunca mejor dicho). El nivel de salvajismo es tan elevado que se vuelve irónico, y es uno de los grandes atractivos de la saga. Podéis descubrirlo en nuestro análisis de Mortal Kombat 11.

Bulletstorm

People Can Fly (ahora inmersos en el desarrollo de Outriders, que llegará a PS5 y Xbox Series X) desarrolló junto con Epic Games un FPS basado en la "creatividad" de las eliminaciones. Argumentalmente, Bulletstorm se centra en las aventuras del pirata espacial Grayson Hunt y su compañero cyborg Ishi Sato. Dos soldados de la unidad élite de la Confederación de los Planetas a cargo del General Sarrano que los engaña y los traiciona haciendo sus vidas un infierno. Después de 10 años regresan para cobrar su venganza.

Bulletstorm Full Clip Edition

Pero su atractivo está en la posibilidad de alternar en el uso de armas de fuego, un garfio y ataques cuerpo a cuerpo (una patada tan poderosa que deja a los enemigos en el aire durante unos segundos). El juego recibió una edición remasterizada para PS4 y Xbox One, Full Clip Edition, en que se añadía un personaje a la altura de este desarrollo: Duke Nukem, que además de desplegar sus habilidades de destrucción, no paraba de soltar sus comentarios sacrásticos. "Groovy". Podéis descubrir mucho más sobre Bulletstorm en nuestro análisis de la Full Clip Edition.  

The Punisher

En su momento el juego del Castigador de 2005 para PS2, Xbox y PC (no la recreativa  de Capcom de 1993) estuvo a punto de recibir la calificación AO (Adults Only) por la ESRB, debido a que incluía torturas y desmembramientos. Estas secuencias eran "contextuales" de modo que Frank Castle podía utilizar elementos del escenario para acabar con sus enemigos. La famosa calavera del personaje aparecía junto a las víctimas potenciales, a las que se podía eliminar con taladros, trituradoras de leña, hornos... o sumergiéndolos en un acuario con anguilas eléctricas. Más fiel a los cómics que la película (o que la serie de Netflix). 

the punisher thq

Para reducir estos niveles de violencia, las muertes estaban recreadas en blanco y negro, a cámara lenta y con oportunos giros de cámara en los momentos más dramáticos.  En algunos casos eran tan exageradas que le añadían un toque de humor al desarrollo. 

the punisher thq

El enfrentamiento contra el ruso (que tenemos que combatir en dos ocasiones) es uno de los momentos más salvajes del juego de THQ; y durante el combate podemos ver cómo se destruye el apartamento de Frank, mientras los luchadores atraviesan paredes y rompen monitores de TV con la cabeza. 

My Friend Pedro

Comenzó siendo un juego flash, que se podía jugar en navegadores a través de Adult Swim Games, hasta que sus creadores que sus creadores, DeadTost Entertainment, decidieron ampliarlo y convertirlo en un auténtico videojuego para consolas y PC, con la ayuda de los editores Devolver Digital. Aquí los niveles de violencia llegan de la  mano de tiroteos coreografiados con un sabor inconfundible que recuerda a las películas de Hong Kong de John Woo.

La historia es lo de menos; de hecho seguimos las órdenes asesinas de un plátano, lo que importan son los tiros. My Friend Pedro es un juego de acción de scroll lateral con disparos, saltos y bullet time. Algo así como un Max Payne en 2D. La diferencia es que aquí se nos premia por matar con estilo y en rápida sucesión. La balística está muy cuidada, con proyectiles que atraviesan objetos y paredes, y hacen saltar la sangre de nuestros objetivos en cada impacto. 

My Friend Pedro Nintendo Switch

Podéis descubrir más en nuestro análisis de My Friend Pedro

Doom

Si el FPS más emblemático de todos los tiempos ya se caracterizaba por su desarrollo violento, con el reboot de 2016 y el reciente DOOM eternal, sus niveles han alcanzado un nivel superior. ¿La clave? Convertir al protagonista, el Doom Slayer, en una auténtica amenaza para los demonios que han abierto las puertas del Infierno en Phobos, una de las lunas de Marte. Nosotros somos el enemigo a batir, y no nos andamos con chiquitas -de ahí el famoso "rip and tear"- somos más temibles que cualquier imp, cacodemon o Hell baron.

Bethesda incluyó ejecuciones en las nuevas entregas de Doom, la posibilidad de acercarnos a un enemigo debilitado y hacerlo papilla con un ataque cuerpo a cuerpo. Y en este caso nos encontramos con un abanico de movimientos muy creativo que incluye ojos arrancados y cuerpos partidos por la mitad. En Doom Eternal subimos la apuesta con el uso de la cuchilla y el gancho de carne, que nos permite anclarnos a enemigos en el aire y enlazar combos más elaborados.  

DOOM Eternal Stadia captura de vídeo
"Ellos son furiosos, brutales y despiadados. Pero nosotros seremos peores" podéis comprobarlo en nuestro análisis de Doom Eternal para PS4, Xbox One y PC. 
 

Maneater

El ejemplo más reciente en esta lista de juegos es Maneater, del que ya os hemos hablado. En este caso, nosotros interpretamos el papel del "villano". El protagonista de Maneater es un tiburón lamia capaz de nadar en agua dulce y salada, y de evolucionar hasta convertirse en Megalodón. Sus habilidades van mucho más allá de lo que podría hacer cualquier escualo. Nada, muerde, da coletazos... pero también es capaz de hacer saltos acrobáticos y arrastrarse fuera del agua por unos segundos, y con la experiencia adecuada, realizar mordeduras eléctricas o utilizar un sónar para detectar los objetos de interés. 

Las claves son su nivel de violencia y el sentido del humor. En cuanto al primero, cada humano que devoramos está acompañado de un baño de sangre, gritos y animaciones de cómo entran en pánico. Cuando se trata de comernos a los peces más grandes, podemos ver cómo pierden las aletas y muestran daños... incluso podemos entrar en frenesí alimentario y zarandear a la presa mientras mordemos. 

maneater 4

Todo esto pondría los pelos de punta si no fuese tan exagerado, y estuviese narrado como un documental en tono irónico. Esta narración tienen bromas tan "tontas" como que el enemigo natural de los yates son las columnas en los amarraderos, y algunas críticas a la contaminación y la colonización de las playas. Incluso deja algunos detalles correctos sobre la morfología y el comportamiento de los tiburones.

Y además