Ir al contenido principal
Biomutant análisis
Análisis

Análisis Biomutant, un pastiche de ideas que no termina de convencer

Versión comentada: PC

Análisis de Biomutant, action RPG de mundo abierto desarrollado por los suecos Experiment 101 para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC. Os contamos si esta aventura de animales, mutantes y kung-fu merece la pena.

Gracias a su curiosa propuesta, Biomutant ha conseguido llamar la atención de propios y extraños desde que fue anunciado, en 2017. Porque estamos hartos de escuchar las palabras "action RPG de mundo abierto", pero... ¿con animales como protagonistas? ¿Con criaturas mutantes como dueñas de un mundo post-apocalítico? ¿Y con el kung-fu como base estética y argumental? Eso no se ve todos los días.

Biomutant es el primer trabajo de Experiment 101, un estudio sueco que fue creado por antiguos miembros de Avalanche Studios, responsables de la saga Just Cause y esa joya a menudo infravalorada llamada Mad Max. Esas raíces "open world" son claramente apreciables desde el momento en que ponemos un pie sobre el hermoso mundo de Biomutant, pero no hay que olvidar que aquí estamos hablando de un estudio pequeño, formado por apenas 20 personas. Un estudio que cuenta con el apoyo de THQ para lanzar el juego en PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC, pero pequeño al fin y al cabo.

Y Biomutant, al contrario que los animales que lo protagonizan, no es un juego pequeño. Todo lo contrario: es un juego de envergadura colosal, la clase de juego que sólo compañías como Ubisoft se pueden permitir. Un juego con un mundo enorme que se puede explorar por tierra, mar y aire, con un detallado editor de personajes, con estadísticas, clases, diferentes tipos de arma y estilos de combate, incontables piezas de equipo, crafting...

Pero eso no es necesariamente algo bueno; porque como reza el dicho: "quien mucho abarca, poco aprieta". Os contamos a qué nos referimos con esto en nuestro análisis de Biomutant para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC.

Kung-furry

Como decíamos, Biomutant es un juego inmenso. Es obvio desde el momento en que iniciamos partida, al encontrarnos con un elaborado editor de personajes que nos permite elegir entre seis razas diferentes o determinar nuestras aptitudes, con un slider que afecta tanto a los parámetros (fuerza, agilidad, ki, etc.) como al aspecto físico (cuanta más fuerza más robusto es el cuerpo, y cuanta más inteligencia mayor es el tamaño de la cabeza).

Pero una vez pasada esa impresión inicial, y tras superar un pequeño tutorial para entender los aspectos más básicos del combate y la exploración, se empiezan a ver todas las costuras.

Biomutant

Tomemos el sistema de combate, por ejemplo. Al crear a nuestro "animalillo" podemos elegir entre lo habitual: dar prioridad a las armas cuerpo a cuerpo, ser hábiles con las armas de fuego, tener grandes aptitudes para usar psipoderes (la magia de Biomutant)... Ya sabéis.

Y luego, fuera de las estadísticas, tenemos un buen puñado de armas cuerpo a cuerpo, otro buen puñado de armas de fuego, una lista de habilidades de Biogenética y Psipoderes, movimientos desbloqueables para cada tipo de arma...

Biomutant

Sobre el papel suena muy completo, pero en la práctica... no lo es. Porque el combate de Biomutant, como el propio Biomutant, intenta abarcar muchas ideas sin desarrollar ninguna. Han mezclado un poco de hack 'n' slash a lo Devil May Cry, con el "magnetismo" al atacar de la saga Batman: Arkham, con disparos en tercera persona, con cuatro habilidades asociadas a accesos directos, con un poco de gestión de energía al esquivar, con movimientos a cámara lenta hasta el hartazgo... 

El resultado de todo esto es que, al final, pese a toda la supuesta variedad y posibilidades, las sensaciones al combatir son siempre las mismas... Y no son especialmente buenas. Porque profundidad como tal tampoco tiene tanta (los ataques que desbloqueamos con los puntos obtenidos al subir de nivel, por ejemplo, son los mismos para todos los tipos de armas). Incluso el tema del kung-fu, que parecía tener tanta importancia, acaba resultando ser algo muy básico.

Biomutant

Lo único que se salva son las habilidades de Biogénetica y Psipoderes, pues hay algunas bastante originales y le dan algo de emoción a los enfrentamientos, y el Wung-Fu, que es el nombre que recibe el habitual estado en el que nuestro personaje se hace más fuerte durante un breve período de tiempo, y que sólo es posible alcanzar variando a la hora de atacar.

El sistema de crafting también es interesante (porque, por supuesto, también hay crafting), pues consiste en unir piezas de todos los tipos, tamaños y formas que se os ocurran hasta formar un arma, consiguiendo a veces resultados muy llamativos. Y en general, la variedad de objetos de equipo que podemos encontrar es muy elevada, así que estamos constantemente cambiando de vestimenta.

Un yermo muy vivo

Este pastiche de ideas también se puede ver con claridad en el mundo abierto de Biomutant: misiones principales y secundarias, marcadores, toma de puestos, alianzas con diferentes facciones, desbloqueo de puntos de viaje rápido, puzles ocasionales que siempre proponen la misma mecánica (nodos, ugh), coleccionables hasta el infinito y más allá... No hay nada que no hayamos visto antes en cientos de juegos. 

Lo único en lo que intenta "salirse" del esquema es en la libertad a la hora de ir a por los cuatro objetivos principales de la historia, los apodados "devoramundos", dándonos la posibilidad de enfrentarnos a ellos en el orden que queramos de una manera recuerda ligerísimamente a The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Y decimos ligerísimamante porque, pese a esto, sigue habiendo un hilo de misiones que hay que seguir. Por no hablar de que las primeras horas de juego están muy encorsetadas y apenas nos dejan libertad de acción.

Biomutant

Sí nos gustaría destacar la variedad de estas misiones principales, pues acabar con los devoramundos requiere una preparación que, en cada caso, implica mecánicas jugables diferentes y bastante entretenidas.

Y pese a que no hace nada particularmente original, hay que reconocer que el mundo de Biomutant se presta muchísimo a ser explorado. Aquí es donde más se aprecia que detrás de este juego se encuentra la gente de Mad Max, porque estamos ante un enorme mapa de corte post-apocalíptico... con la diferencia de que en lugar del habitual páramo desértico, Biomutant destaca por sus colores vibrantes, naturaleza desbocada y formas de vida imposibles.

Biomutant

La variedad de localizaciones que componen el mapa es muy elevada, y cuesta cansarse de explorar porque siempre estamos descubriendo algo que no habíamos visto antes o deleitándonos con las hermosas vistas. Muchas ubicaciones cuentan además con objetivos de exploración, lo que potencia aún más esa "ansia" por no dejar ni una piedra sin remover.

Idioma animal

Todo lo que os hemos contado hasta ahora, pese a los evidentes problemas, tiene un pase. Porque Biomutant no deja de ser un juego de mundo abierto simplemente correcto, como tanto otros que se pueden encontrar en el mercado, con la particularidad de que su ambientación y propuesta son muy llamativas.

Biomutant

Pero desgraciadamente el aspecto menos trabajado, y el que más puede tirar para atrás, es el narrativo. Hablamos de un juego en el que cada diálogo con cada personaje es una sucesión de frases inconexas, lo que provoca que rápidamente perdamos el hilo y no tengamos ni idea de lo que nos están contando. No somos la clase de jugadores que se saltan los diálogos... pero con Biomutant hemos estado muy tentados de hacerlo.

Por supuesto, en su afán por acapararlo todo, Biomutant también nos permite tomar decisiones durante las conversaciones (y por supuesto también hay un sistema de karma) de una manera muy básica y con resultados mediocres. Muchas veces respondemos una cosa y nos contestan con otra, dando lugar a conversaciones sin ningún sentido. Y todo esto para contar una historia bastante sencilla, sin demasiadas sorpresas.

Biomutant

Pero eso no es lo peor. Lo peor es que los personajes de Biomutant hablan con gruñidos (o algo parecido a gruñidos), y a continuación el narrador -el único que hay- se encarga de realizar la traducción en español. La idea puede parecer divertida, pero ya os aseguramos que a las pocas horas resulta agotador, porque esto significa que estamos escuchando la misma voz durante toooodo el juego. Suponemos que han tomado esta decisión para evitar los costes de tener que contratar a un gran número de actores y actrices de doblaje, pero visto el resultado... No tenemos claro que haya sido una buena idea.

Porque además la narración tiene un tono bastante desganado, lo que unido al sinsentido que son las conversaciones, puede causar algo de tirria. La misma voz se utiliza para anunciar determinados acontecimientos: cuando amanece, cuando anochece, cuando empieza a llover... Así que escuchamos  las mismas frases una y otra vez (por suerte, se puede desactivar desde las opciones).

Biomutant

Tenemos la teoría de que todo esto se debe, en parte, a una traducción un tanto deficiente, pues al cambiar el idioma de texto y audio a inglés, algunos de los problemas son menos evidentes (pero no desaparecen).

En cuanto al apartado audiovisual, Biomutant no destaca por ser un portento gráfico. La genial ambientación y variedad de escenarios consiguen que nos paremos a contemplar las hermosas vistas, pero desde un punto de vista técnico es un juego bastante justito (y sí, hemos jugado en PC con todos los ajustes al máximo). La banda sonora, por su parte, no es la más memorable que hemos escuchado, pero hay varios temas de corte épico y estilo asiático que casan muy bien con la propuesta.

Biomutant

Nos da un poco de pena ser tan duros, porque se nota que detrás de Biomutant hay muy buenas intenciones y mucho esfuerzo... Pero es bastante evidente que en Experiment 101 se han pasado de ambiciosos. Algo más centrado, y no tan disperso y obsesionado por incluirlo absolutamente todo, habría funcionado infinitamente mejor.

Valoración

Biomutant abarca por encima de sus posibilidades, provocando que todas las mecánicas sean muy básicas o estén a medio cocer, y que no podamos quitarnos de encima la sensación de "esto ya lo he visto antes". Una lástima, porque la propuesta es realmente refrescante y se nota que había muy buenas intenciones.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La originalidad de su propuesta y ambientación. Un mundo enorme y muy variado que nos invita constantemente a explorar.

Lo peor

No destaca en nada y, en muchos casos, se queda por debajo de la media. Abarca demasiadas ideas y no las desarrolla. Un desastre narrativo. 

Y además