Ir al contenido principal
Destiny 2 Más Allá de la Luz
Análisis

Análisis Destiny 2: Más Allá de la Luz, la quinta expansión para el juego de Bungie

Versión comentada: PS4

La oscuridad ha llegado a Destiny 2, y con ella una nueva expansión: Más Allá de la Luz. Tras recorrer las heladas estepas de Europa y aceptar un nuevo poder, en este análisis os contamos qué nos ha parecido el nuevo DLC.

Desde el pasado 10 de noviembre está disponible Más Allá de la Luz, quinta gran expansión para Destiny 2 (tras La Maldición de Osiris, El Estratega, Los Renegados y Bastión de Sombras) y segunda que Bungie lanza de manera independiente, tras separarse de Activision en 2019. Como suele ser habitual en las expansiones de Destiny 2, Más Allá de la Luz incluye nuevas misiones de historia, nuevas armas, asaltos...

Pero su llegada también ha marcado el inicio del Año 4 de Destiny 2, que ha estado acompañado por un gran número de cambios muy significativos para el juego base, que como sabéis cuenta con una versión free-to-play apodada Nueva Luz desde 2019. Es por eso que a la hora de hacer el análisis de Destiny 2: Más Allá de la Luz, también es prácticamente una obligación hablar de estos cambios y, quizás más importante aún, entenderlos, pues son bastante drásticos.

El inicio de una nueva era

Si jugasteis a Destiny 2 cuando se lanzó, allá por 2017, y no habéis vuelto a tocarlo desde entonces, lo que os vais a encontrar ahora al iniciar partida puede descolocaros. Han desaparecido un gran número de Destinos (el nombre que reciben los planetas en Destiny) y, con ellos, algunas de las campañas. Concretamente, ya no es posible jugar a La Guerra Roja, la campaña principal de Destiny 2, ni a las dos posteriores expansiones, La Maldición de Osiris y El Estratega.

Ahora bien, ni los Destinos ni las campañas han desaparecido para siempre; en su lugar, Bungie las ha colocado en lo que han denominado el Almacén de Contenido de Destiny (o ACD). De esta forma, los Destinos y sus correspondientes actividades tendrán un carácter rotativo, entrando y saliendo del juego cada cierto tiempo. Además, las rotaciones siempre van a tener una justificación argumental: en esta primera, hemos visto cómo la llegada de la oscuridad cortaba la conexión con Marte, Ío, Titán, Mercurio y Leviatán, los Destinos que han ido al ACD.

El motivo de todo esto es muy sencillo: con el paso de los años, Destiny 2 se había convertido en un auténtico mastodonte, y era muy complicado para Bungie mantener al día todos los planetas y sus respectivas actividades. Lo que es peor: semejante cantidad de contenido suponía que el juego ocupase cientos de GB y unos tiempos de carga horrendos, algo que seguro que habréis notado si habéis jugado durante los últimos meses. 

Por ese lado es totalmente comprensible, y os aseguramos que la diferencia es más que notable: ahora, Destiny 2 carga a una velocidad infinitamente superior, especialmente a la hora de elegir personaje, donde antes nos podíamos tirar varios minutos esperando sin poder hacer nada. El hecho de que los Destinos vayan rotando también le da frescura al juego, y parece que los que vuelvan lo van a hacer cambiados para ajustarse a los acontecimientos de la historia, algo verdaderamente interesante.

Destiny 2 Más Allá de la Luz

Pero por otro lado, esto deja en un lugar un poco extraño a cualquiera que se comprase Destiny 2 de inicio. Es decir, lo que encontramos ahora, tras instalar el juego desde el disco, no es lo que promete la contraportada. Siempre se puede decir que si alguien hubiese querido jugar a la campaña de La Guerra Roja, ya lo habría hecho, pero no deja de ser una situación un tanto extraña. Con este cambio, Destiny 2 ha terminado de adoptar un modelo más parecido al de ese éxito que es Fortnite, que viene a ser algo así como: si quieres conseguir determinados objetos o asistir a determinados eventos, has de hacerlo cuando suceden.

No se puede culpar a Bungie por haber elegido esta vía, y si logran hacerlo bien, como han hecho hasta ahora, creemos honestamente que Destiny 2 puede mejorar mucho. Pero está por ver qué tal le sientan a la comunidad todos estos cambios, pues al final son ellos los que tienen la última palabra.

Y ahora sí, vamos al lío: hablemos de Destiny 2: Más Allá de la Luz.

Más Allá de la Luz... y la Oscuridad

Pese a que han desaparecido unos cuantos Destinos, también se han introducido varios nuevos, entre ellos uno muy familiar. La gran novedad es Europa, la luna helada de Jupiter donde se desarrolla prácticamente toda la historia de Más Allá de la Luz. Tras los acontecimientos de las últimas temporadas, la oscuridad ha llegado al Sistema Solar y los Guardianes deben hacer frente a la primera amenaza fruto de esta llegada: Eramis, Kell de la casa de la Salvación, quien ha aprendido a blandir el poder de la oscuridad y pretende destruir a todos los Guardianes.

Por suerte, para hacerle frente nuestro personaje no está solo. Contamos con la ayuda de dos viejos conocidos del primer Destiny: Variks, el caído a quien conocimos en La Casa de los Lobos y el culpable de cierto "acontecimiento" que tuvo lugar en Los Renegados, y La Desconocida, la misteriosa Exo que nos regaló un rifle y de la que no habíamos vuelto a saber nada (interpretada en la versión en español por la actriz Maggie Civantos).

Destiny 2 Más Allá de la Luz

Como os podéis imaginar, esto hace que Más Allá de la Luz tenga un carácter bastante nostálgico para los que jugaron al primer Destiny, y no solo por la presencia de estos dos personajes: otro de los Destinos que se han incluido es El Cosmódromo, una zona de la Tierra que recordaréis bien si jugasteis al original.

Si sois aficionados a la historia de Destiny, y en especial su apasionante trasfondo, con Más Allá de la Luz lo vais a gozar: gran parte de la historia gira alrededor de los caídos, o Elixni (el nombre con el que se denominan a sí mismos), de los que descubrimos aspectos súper interesantes a través del propio Variks que harán que no los volvamos a ver con los mismos ojos.

Y por supuesto por fin se responden numerosas preguntas sobre La Desconocida, con alguna revelación bastante inesperada. Su papel en la trama es algo menos relevante de lo que esperábamos, pero desde luego está claro que ha venido para quedarse y puede que gane protagonismo en las dos siguientes expansiones, The Witch Queen y Lightfall.

Destiny 2 Más Allá de la Luz

Europa, el nuevo Destino, también es muy relevante de cara al argumento: en sus heladas llanuras se encuentra la Exociencia de Bray, lugar de gran importancia en el universo Destiny por ser donde "nacieron" los Exo. Es también una de las localizaciones más interesantes que visitamos en la luna, pues han logrado que sea un lugar realmente tenso. Al recorrer los pasillos de estas instalaciones abandonadas que se conservan de manera impoluta, da la sensación de que alguien o algo puede atacarnos en cualquier momento.

La propia Europa también es un cambio de ambientación muy refrescante, comparado con lo que nos tenía acostumbrados hasta ahora Destiny 2. Además de nieve y hielo, en muchas ocasiones debemos hacer frente a ventiscas que dificultan enormemente la visión. 

Destiny 2 Más Allá de la Luz

Nos ha sorprendido bastante que las misiones principales de la historia de Más Allá de la Luz son bastante más difíciles de lo habitual: si empezamos a jugar exactamente tras el reinicio de la temporada, vamos a estar casi siempre unos cuantos niveles por debajo, lo que se traduce en un auténtico desafío. La única pega que le podemos poner a estas misiones es que hay algunas localizaciones que se repiten, llegando a visitar un mismo lugar en tres o más ocasiones. Es lo más normal del mundo revisitar zonas en Destiny, pero para la historia nos habría gustado contar con algo más de variedad.

Por otro lado, lo que hay que destacar de estas misiones es la estasis: como probablemente sabréis, en Más Allá de la Luz nuestro Guardián obtiene un nuevo poder nacido de la oscuridad que actúa como una nueva subclase. Sin embargo, en lugar de obtenerlo y poder usarlo desde el principio, su uso está limitado a momentos muy concretos durante las misiones principales de la historia, lo que da lugar a momentos realmente épicos y espectaculares.

Destiny 2 Más Allá de la Luz

La idea de aceptar la oscuridad es otro de los temas principales de esta expansión, pues hasta ahora siempre se la había visto como el gran enemigo. Sin embargo, y como nos contaba Guillaume Colomb, director narrativo de Más Allá de la Luz, la oscuridad resulta no ser tan "oscura" como esperábamos: no hay más que ver la estasis, un poder basado en habilidades de hielo que vienen dispuestas a cambiar por completo la forma de jugar de cada clase, empezando por el hecho de que representa un nuevo elemento (hasta ahora y desde que se lanzó el primer Destiny, sólo había tres elementos).

Como suele ser habitual, tras terminar las historia tenemos contenido para aburrir. Pero en Bungie han aprendido de anteriores expansiones y se han asegurado de que ese contenido sea lo suficientemente interesante y gratificante como para que no abandonemos el juego nadas más concluir la historia. Para que os hagáis una idea, tras terminar obtenemos al fin la subclase de estasis de forma permanente y debemos cumplir diversos objetivos para desbloquear nuevas habilidades. Y algunos de los detalles más interesantes sobre La Desconocida se revelan en este contenido post-juego.

Destiny 2 Más Allá de la Luz

A todo eso, que ya puede teneros enganchados durante horas, hay que sumar la Temporada de la Caza, que dio comienzo el pasado 17 de noviembre, y la Incursión Cripta de la Piedra Profunda, que se liberará el próximo día 21. La carrera por ver qué escuadra de Guardianes logra completarla primero promete ser tan emocionante como de costumbre.

Y aunque Bungie nos tiene ya "malacostumbrados" en estos aspectos, no podemos irnos sin destacar la magnífica ambientación, la sensacional banda sonora (es increíble cómo siguen superándose) y lo absurdamente satisfactorio que sigue siendo el gunplay de Destiny 2.

En definitiva, Más Allá de la Luz es una expansión muy completa, al nivel de las mejores. Nos quedamos con la sensación de que tras todas las novedades y cambios introducidos con el comienzo del Año 4, Bungie tiene cogido el juego por los cuernos y se avecinan grandes cosas. No hay mejor momento para ser un Guardián.

Valoración

Más Allá de la Luz es una expansión muy completa que brilla gracias a la introducción de la estasis, un nuevo poder que, además de divertido, promete cambiar por completo Destiny a todos los niveles. Si además sois de los que adoran el "lore" y saber más sobre el universo Destiny, esta expansión es para vosotros.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Como es ya costumbre: jugabilidad, ambientación y banda sonora del mejor nivel. La estasis. Todas las revelaciones a nivel argumental.

Lo peor

Cierta repetición de escenarios durante las misiones principales. 

Y además