Doom VFR Principal
Análisis

Análisis de Doom VFR en realidad virtual para PSVR y HTC Vive

Por David Martínez

Versión comentada: PS4

Doom VFR (siglas de "virtual fucking reality") llega a lo grande a PlayStation VR y HTC Vive. Nuestra fantasía de vivir este FPS en realidad virtual y enfrentarnos a oleadas de demonios se ha hecho realidad. No es el mismo juego del año pasado, que acaba de aparecer en Nintendo Switch, pero no tiene nada que envidiarle.

Bethesda ha hecho más por la realidad virtual en las últimas semanas que Sony desde que salió PSVR. De acuerdo, puede parecer una exageración, pero después de ver nuestro análisis de Skyrim VR -que ya nos dejó una gran sensación- vais a descubrir por qué estamos entusiasmados en nuestro análisis de Doom VFR. ¿Es demasiado pretencioso llamarlo "Virtual Fucking Realiy" (jodida realidad virtual)? Pues no, porque aunque se trata de un juego completamente nuevo, la verdad es que consigue recuperar los frenéticos combates que vivimos en el original (hace un año para PS4, Xbox One y PC, y hace sólo unas semanas en Nintendo Switch).

La historia de Doom VFR es nueva, aunque los monstruos, armas y escenarios se han conservado. En este caso no encarnamos al "doom guy" (nuestro querido marine espacial) sino al Dr. Peters... que sobrevive apenas unos segundos. Por fortuna, después de ser descuartizado, su conciencia se traslada a un robot de seguridad; un cuerpo artificial que le permite recorrer las instalaciones de Marte y el Infierno aniquilando a cuantos bichos se le pongan por delante: imps, cacodemonios, mancubus, caballeros del infierno... los "viejos conocidos" pero con un aspecto mucho más impresionante. El desarrollo alterna tiroteos en arenas cerradas con niveles de exploración y puzles testimoniales. Y eso lo convierte en una montaña rusa: los combates nos aceleran el pulso (puede que hasta hayamos lanzado algún grito de guerra) mientras que las partes más lentas nos permiten recuperarnos. 

Doom vfr

Jugando en el Infierno

Esta estructura hace que volvamos varias veces a las mismas zonas (en particular la sala de control desde la que nos teleportamos) pero no llega a cansarnos. De hecho agradecemos el poder tomarnos un respiro tras tanta acción. Las llaves de colores, los multiplicadores de daño, los coleccionables en forma de muñeco y los portales de teletransporte, elementos típicos de Doom están de vuelta, junto con los generadores de enemigos, la música rockera y muchos litros de sangre. Pero este título, al contrario que ocurría con Skyrim VR, es más corto y no es tan complejo como el juego original.

Todo está en Doom VFR, pero "reducido". Así que podéis esperar las mejoras de personaje y los "upgrades" en las armas, o la posibilidad de ejecutar movimientos finales para acabar con los demonios... simplificados, para que no emborronen lo importante: la inmersión con las gafas de realidad virtual. Porque la sensación de "estar ahí" es algo sensacional. En parte por el gran apartado visual del juego (uno de los más cuidados que hemos visto en PlayStation VR) y en parte porque podemos configurar todos los elementos para que no haya mareo. La primera vez que nos plantamos delante de un mancubus es algo memorable.

Doom vfr 2

El sistema de control también es plenamente configurable. Y quizá el mayor logro del juego, ya que consigue que -con muy poca práctica- seamos capaces de jugar a Doom VFR a la misma velocidad que lo haríamos en el FPS original. Lo primero que nos llama la atención es que el protagonista empuña dos armas, una con cada mano. En la derecha está nuestra opción principal, y en la izquierda un lanzagranadas. El movimiento puede ejecutarse de tres maneras distintas: por teleportación -indicando con un cursor el lugar al que queremos viajar- de modo tradicional, con los sticks del Dual Shock 4 o con el de el VR Aim Controller (el mando de Farpoint, que también es compatible con este juego) y también mediante pequeños deslizamientos. 

Doom vfr 5

Por su parte, la cámara se gira "a golpes" (en ángulos de unos 30º) como en otros juegos de realidad virtual. Para que no estemos en desventaja en medio de un enfrentamiento, también se ha incluido un botón que nos permite girar 180º de forma inmediata, y un escudo de fuerza, que repele a los enemigos que tengamos más cerca. 

Doom vfr 8

En general, Doom cumple lo prometido. Se conservan los tiroteos del juego original, su aterradora ambientación y un ritmo "pasado de vueltas", y todo funciona a las mil maravillas en VR, pero el juego no es tan largo y profundo como el que apareció en 2016. Es, sin duda, uno de los mejores juegos para PSVR

Valoración

Técnicamente, es de lo mejor que hemos visto en PSVR, y las sensaciones son tan frenéticas como en el DOOM original, aunque no se conserva el argumento,y el desarrollo se ha simplificado y acortado considerablemente. Mejor si se juega con el VR Aim Controller.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Refleja la sensación de DOOM en 360º, con un sistema de control plenamente configurable. Técnicamente está en la cima de los juegos en PSVR.

Lo peor

No es tan largo, ni tiene un argumento tan elaborado como el original que apareció en 2016 en PS4, PC y Xbox One, o este año en Nintendo Switch.