Análisis Gotham Knights

Tras pasar cerca de 50 horas repartiendo justicia, en este análisis de Gotham Knights os contamos si el juego para PS5, Xbox Series X|S y PC protagonizado por Nightwing, Robin, Batgirl y Capucha Roja merece la pena.

¿Queréis saber si Gotham Knights merece la pena? Pues habéis venido al lugar indicado, pues ya le hemos dedicado casi cincuenta horas (cuarenta y nueve, para ser exactos) al nuevo juego protagonizado por los justicieros de DC, y os traemos el análisis de Gotham Knights para PS5, Xbox Series X|S y PC con nuestra experiencia de juego.

Gotham Knights ocupa una posición, cuando menos, curiosa entre los juegos de DC. Porque da la sensación de que sus responsables, Warner Bros. Games Montreal, han tratado de distanciarse todo lo posible de la saga Batman Arkham de Rocksteady... Empezando por quitar de en medio a Batman.

Y no sólo eso: la historia de Gotham Knights tiene lugar en una continuidad ajena a los eventos de la saga Arkham... cuando habría sido realmente fácil enlazarla con los acontecimientos de Batman: Arkham Knight. Y también hay pequeños detalles, como que Kevin Conroy, la voz habitual de Batman, no interpreta aquí al Caballero Oscuro. 

Es más, si querían asegurarse unas cuantas ventas, podían haber aprovechado sin ningún problema el tirón del personaje (y la marca) usando las palabras "Batman" o incluso "Arkham" en el título del juego. Pero no lo han hecho. 

VIDEO

Análisis de Gotham Knights

Y aunque es una decisión respetable y muy valiente, por mucho que se distancien, es un hecho innegable que en el pasado fueron los responsables de Batman: Arkham Origins, paradójicamente considerado uno de los mejores juegos de la saga... y el más injustamente olvidado. 

De igual manera, y pese a todos los cambios y novedades, es innegable que Gotham Knights está construido sobre los cimientos jugables de la saga Arkham. Así que, quieran o no, las comparaciones entre Gotham Knights y los Batman Arkham no son sólo inevitables; también son necesarias. 

Así que... ¿Puede un juego de Batman brillar sin Batman? Descubrámoslo en nuestro análisis de Gotham Knights.

Batman ha muerto... ¡Larga vida a la Batfamilia!

Batman ha muerto. Esta frase lapidaria (y nunca mejor dicho) es el punto de partida para la historia de Gotham Knights. Una historia que comienza dejando claro que estamos ante un juego con un enfoque narrativo tradicional, en el que no faltan diálogos y secuencias de vídeo muy espectaculares.

Es importante y hasta necesario que el juego empiece de esa manera, porque la presencia de cuatro personajes, modo multijugador online y elementos RPG podía suscitar dudas sobre su propuesta. Es más, hace tan sólo unos días Warner Bros. publicaba un vídeo titulado: "¿Qué es Gotham Knights?"

Pero podemos decir que nunca hemos sentido que la parte argumental esté descuidada como suele pasar en los juegos que ponen el foco sobre el componente online. La historia de Gotham Knights sigue la filosofía de juego single player, con la diferencia de que aquí podemos controlar a cuatro: Nightwing, Robin, Batgirl y Capucha Roja.

Gotham Knights

Antes de meternos de lleno a detallar sus diferencias, queremos destacar cómo se ha enfocado a nivel argumental la presencia de cuatro personajes entre los que podemos alternar en cualquier momento. Porque nos ha sorprendido descubrir que, dependiendo de a quién controlamos, las escenas de vídeo y los diálogos cambian para reflejarlo

Cada miembro de la Batfamilia tiene una personalidad muy marcada y responden de distinta manera a las mismas situaciones. El desarrollo del juego es el mismo para los cuatro, pero en ciertas partes hay cambios notorios y alguna secuencia exclusiva de cada personaje. Se podría decir que en Gotham Knights podemos vivir la misma historia desde cuatro perspectivas diferentes.

Gotham Knights

Y no nos queremos imaginar la cantidad de trabajo que ha supuesto eso a todos los niveles. Pero también significa que el argumento está desdibujado (cualquier personaje debe encajar como protagonista, al fin y al cabo) y eso ha hecho que nos deje un poco indiferentes; ni siquiera el ominoso Tribunal de los Búhos evita que la historia sea poco memorable.

Y no, la ausencia de Batman no tiene nada que ver, porque Dick, Tim, Barbara y Jason forman un grupo excepcional, como bien demuestran las pequeñas secuencias de vídeo opcionales que profundizan en las relaciones entre ellos y revelan su cara más humana al mostrarnos cómo está afrontando cada uno el duelo tras la muerte de Bruce.

Gotham Knights es un juego de mundo abierto

Gotham Knights tiene la estructura de un juego de mundo abierto, lo que significa que podemos recorrer la ciudad de Gotham con libertad, ya sea a pie, en Batmoto, impulsándonos hasta los tejados con el gancho o usando las habilidades de desplazamiento únicas de cada personaje (muy diferentes y originales, por cierto).

El juego está dividido en misiones, pero también tenemos un montón de tareas opcionales entre las que destacan los expedientes protagonizados por algunos de los antiguos villanos de Batman, pues son misiones bastante espectaculares que nos ponen en situaciones únicas... tanto a nosotros como a la ciudad.

La pega es que tanto las misiones principales como las secundarias nos llevan a localizaciones de diseño simple y desarrollo estrictamente lineal, algo que de nuevo contribuye a la sensación de juego poco memorable de la que hablábamos antes. Agradecemos, eso sí, que a menudo se presenten rompecabezas e investigaciones para darle vidilla al asunto.

Gotham Knights

Como suele ser habitual en todos los juegos de superhéroes, al movernos por Gotham es habitual toparse con delitos. Gotham Knights da una especial importancia a este aspecto y los divide en dos tipos: por un lado están los delitos improvisados, cosas sencillas como un par de criminales intentando abrir un coche.

Y por otro están los delitos premeditados, que proponen situaciones más trabajadas: salvar a unas víctimas de secuestro, perseguir un furgón que transporta cargamento ilegal, impedir una operación de tráfico de órganos, resolver una escena del crimen... La variedad es enorme, de lo mejorcito que se ha visto en el género superheroico.

Gotham Knights

Nos gusta el detalle de que tras completar un delito, la policía aparezca en el lugar de los hechos pasados unos minutos... Y abra fuego contra nuestro vigilante. Porque Gotham Knights va más allá que otros juegos y nos permite pelear contra las fuerzas de la ley. Eso sí, nos deja claro que no es recomendable... principalmente porque no obtenemos nada a cambio.

Además de todo esto, también hay varios tipos de coleccionable, desafíos de desplazamiento, circuitos contrarreloj con la Batmoto... Lo habitual en los juegos de mundo abierto, vaya.

El sistema de combate de Gotham Knights

A la hora de pelear es donde las cosas se ponen interesantes, porque Gotham Knights tiene un sistema de combate que a primera vista recuerda al Freeflow de la saga Arkham, pero que en realidad es bastante diferente. 

Por ejemplo, pese a que los ataques tienen cierto auto-apuntado, si no somos cuidadosos se pueden fallar los golpes, especialmente los de las armas a distancia; el útil contraataque ha sido sustituido por un movimiento de esquiva; y ha desaparecido la filosofía de mantener un único combo constante y fluido.

Gotham Knights

En su lugar, el sistema de combate de Gotham Knights se apoya sobre las marcadas diferencias entre los cuatro personajes, que ofrecen estilos de juego muy diferentes. Pero diferentes de verdad: no es lo mismo jugar con Nightwing, cuyo estilo se centra en las esquivas y en generar impulso, que hacerlo con Capucha Roja, que es muy lento en el cuerpo a cuerpo y causa cantidades ingentes de daño a distancia.

Para hacerlos aún más diferentes, cada personaje puede desbloquear una serie de habilidades únicas que requieren impulso para ser utilizadas. Estas habilidades son muy variadas y tienen efectos muy útiles, como romper la defensa, atravesar una cadena de ataques o poner en su sitio a los enemigos ágiles. 

Gotham Knights

Los enemigos son otro aspecto en el que el juego de WB Montreal vuelve a sorprender por su variedad, pues desde el principio y hasta el final no dejan de presentarse nuevos tipos que requieren estrategias diferentes. Tener que adaptarnos al enemigo al que nos enfrentamos usando las diferentes habilidades de impulso es lo que hace que los combates sean interesantes.

Por desgracia, y pese a que tiene cosas buenas, el sistema de combate de Gotham Knights queda empañado por sus múltiples problemas. Durante las primeras horas, cuando tenemos pocas habilidades y no hay muchos tipos de enemigos, la sensación de "machacabotones" resulta preocupante.

Gotham Knights

La cosa mejora pasado un tiempo... pero también vuelve a empeorar. Hay determinado tipo de enemigos -que no aparecen hasta cerca del final de la aventura- contra los que pelear, sencillamente, no es divertido. Porque más que desafiante resulta tedioso, especialmente cuando nos superan en nivel.

Además de esto, tenemos que añadir varios fallos de control: la cámara es un poco incordio y a menudo se sitúa en posiciones desde las que no podemos ver venir los golpes enemigos. Hay veces que al personaje le da por atacar en la dirección que le viene en gana. Y no entendemos por qué el botón X no se puede usar para escalar cornisas, no tiene sentido alguno.

El innecesario componente RPG de Gotham Knights

Gotham Knights se define como un action RPG. Y hasta ahora hemos evitado hablar de todo lo relativo a la faceta rolera porque requiere una explicación aparte. Lo diremos sin rodeos: creemos que es un añadido innecesario que no aporta prácticamente nada.

Es como si hubiesen pretendido hacer algo estilo Diablo, porque constantemente estamos amasando objetos y materiales con distintos colores para representar su rareza. Pero lejos de sentir que poco a poco nos hacemos poderosos o pensar "¡vaya suerte! Acabo de encontrar un arma superara", al final los cambios de equipo son un mero trámite para estar a la altura de los enemigos. 

Gotham Knights

Encima es un poco engorroso, porque por lo general no encontramos armas o armaduras, sino planos para crearlas. Y crear objetos es tan sencillo como mantener pulsado un botón, pero por algún motivo para equipar las nuevas creaciones se nos obliga a volver al Campanario, que es nuestra base de operaciones.

Así que durante prácticamente todo el juego hemos pasado de la faceta RPG, preocupándonos únicamente de crear y equipar el equipo con mejor nivel disponible en ese momento. Pero nunca nos hemos parado a comparar estadísticas o a comprobar si tenían algún efecto especial... Porque no ha sido necesario.

El único punto en el que se antoja necesario es cuando los enemigos nos superan en nivel, que es algo que no sucede hasta que terminamos la aventura. En ese momento empiezan a aparecer delitos de dificultad muy alta y enemigos muy poderosos que nos dan acceso a planos para crear equipo legendario.

Gotham Knights

Pero no podemos evitar preguntarnos... ¿Para qué? Gotham Knights no tiene un endgame como tal: no hay propósito más allá de conseguir armas y armaduras legendarias, no hay misiones especiales ni existe la posibilidad de rejugar las ya completadas con mayor nivel.

Lo único que se puede considerar endgame es el modo nueva partida plus, donde sube la dificultad y el nivel máximo del personaje aumenta a 40. Sobre esto: habría estado bien que en la partida normal se nos indicase que el nivel máximo era 30, porque hemos estado gastando puntos sin saberlo. Y no, no hay posibilidad de resetearlos.

El multijugador cooperativo online de Gotham Knights

El único aspecto impropio de un juego de este estilo que ha logrado convencernos es el multijugador cooperativo online. Y nos ha gustado precisamente porque no estamos obligados a hacer nada: en cualquier momento podemos unirnos a la partida de otro jugador (u otro jugador a la nuestra) y hacer cosas juntos... o ir cada uno a su bola, porque no existe una distancia límite de separación.

Además, el multijugador cuenta con detalles realmente trabajados, como que determinados jefes tienen ataques únicos que sólo utilizan cuando pelean contra dos personajes. Eso hace que tengamos grandes expectativas de cara a la incursión para hasta cuatro jugadores que llegará tras el lanzamiento.

No está exento de algún problemilla, como que unirnos a la partida de un amigo sea un proceso un tanto engorroso, pero al final nos quedamos con que es un apartado del juego por el que no dábamos ni un duro y nos ha terminado conquistando.

Gotham Knights no tiene modo rendimiento

Como ya sabréis a estas alturas, las versiones para consolas de Gotham Knights no incluyen un modo rendimiento. Esto significa que en PS5 y Xbox Series X|S, sólo se puede jugar a 30fps. Es una decisión un tanto extraña, pues si por algo se están caracterizando los juegos de esta generación es por permitir elegir las opciones de rendimiento y visualización. 

Y sí, cuesta lo suyo acostumbrarse a jugar así y estamos convencidos de que la acción se habría beneficiado de un modo rendimiento. La parte buena de todo esto es que Gotham Knights se muestra a resolución 4K con ray tracing activado, lo que significa que se ve bastante bien. La iluminación estilo neón de la ciudad y los reflejos de los charcos nos dejan estampas muy llamativas.

Gotham Knights

Pero sin duda lo que más nos ha llamado la atención del apartado gráfico son las animaciones de combate: están muy trabajadas y hay una grandísima cantidad de ellas; tras superar el juego todavía estábamos viendo nuevos finishers. Además, nos gusta mucho que las animaciones reflejen la personalidad de cada personaje.

Sobre la banda sonora no tenemos mucho que decir porque no tiene peso alguno. Simplemente... está ahí. Como acompañamiento vale, pero un juego de superhéroes pide a gritos composiciones épicas y melodías bombásticas. Y en Gotham Knights, las únicas canciones que se acercan a eso son las que suenan durante las carreras de Batmoto.

Gotham Knights

Como suele ser costumbre con los juegos de Warner Bros., Gotham Knights nos llega completamente traducido y doblado al castellano. Las voces están bien, creemos que tiene un buen doblaje, pero es uno de los juegos en los que más hemos notado que los actores y actrices tenían poco o ningún contexto a la hora de trabajar, pues hay muchos diálogos que no tienen el tono acorde a la situación.

Y hablando de esto, nos parece rarísimo que no se haya contado con Claudio Serrano para interpretar a Batman. Vale que en la versión original tampoco se ha contado con Kevin Conroy, pero se produjo una situación similar en Batman: Arkham Origins (que recordemos, es el Arkham de WB Montreal) y aun así Claudio le puso voz al Caballero Oscuro. Incomprensible.

Valoración final de Gotham Knights, ¿merece la pena?

Pese a que tiene muchas cosas que no nos convencen, no podemos decir que nos hayamos aburrido ni que sea un mal juego. Pero Gotham Knights está muy lejos de la excelencia de los Arkham o incluso de otros títulos del género superheroico.

En los Arkham se respiraba amor por Batman y por toda la historia del personaje; eran prácticamente un homenaje. Y aunque Gotham Knights también tiene referencias al universo DC y portadas de cómics coleccionables, aquí no se respira ese amor. Esperamos que nuestro análisis de Gotham Knights os haya servido para solucionar todas vuestras dudas sobre el juego.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Gotham Knights no tiene claro qué juego quiere ser. La carga narrativa y el desarrollo de un single player están ahí... Como también lo están los elementos RPG sin sentido y las listas de objetivos interminables propias de un MMO. No podemos decir que sea un mal juego porque nos lo hemos pasado bien, pero le falta algo. Y no es precisamente Batman.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Cuatro personajes muy diferentes a todos los niveles. Gran variedad de delitos y tipos de enemigos. El multi cooperativo.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Toda la faceta RPG es innecesaria y (durante gran parte del juego) irrelevante. Sin modo rendimiento en consolas. Poco memorable.

Plataformas:

PC,

PS4,

PS5,

Xbox One,

Xbox Series X

Versión comentada: PS5

Hobby

75

Bueno

Y además