Iron Man VR
Análisis

Análisis de Iron Man VR, la aventura de Tony Stark para PlayStation VR

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

El nuevo juego de superhéroes para PlayStation VR te hace convertirte en Tony Stark para que sepas qué siente como Iron Man. En este análisis te contamos si funciona.

La realidad virtual de plataformas como PlayStation VR ofrece oportunidades únicas para vivir aventuras "desde dentro" que no tendrían el mismo efecto con una dinámica más al uso. Y, desde luego, se nos ocurren pocas fantasías más chulas que convertirnos en un super héroe como Iron Man. Después de algún que otro retraso, por fin llega a PSVR el nuevo juego de Camouflaj, llamado Marvel's Iron Man VR. Su planteamiento es justo el que pensáis: gozar como enanos con la armadura de Tony Stark mientras surcamos los cielos y hacemos "piun-piun" con nuestros repulsores.

Consigue la primera película de Iron Man en Blu-Ray

Debido a la particular dinámica del juego, el uso de dos mandos Move es obligatorio, no podéis usar el DualShock. Y es que, a la hora de volar, más importante que mover la cabeza es colocar las manos en la posición correcta, pues de ellas sale el "chorrazo" que nos impulsa. Así, si las colocamos mirando hacia abajo ascenderemos, mientras que si las colocamos hacia atrás "a lo Naruto" saldremos disparados hacia delante.

Por supuesto, de las palmas de nuestras manos salen también los disparos que acaban con los enemigos, así que hemos de estar atentos para desplazarnos con ellas a la vez que las usamos para atacar. En este vídeo os mostramos cómo funciona el invento:

El botón Move sirve para disparar, mientras que el gatillo sirve para desplazarnos. Pero los 4 botones frontales también tienen su uso: con los dos superiores nos movemos giramos lateralmente, mientras que los de abajo sirven para pararnos y quedarnos flotando en el aire y para cargar un superpuñetazo que afecte a los enemigos cercanos.

Por supuesto, en Iron Man VR no podían faltar las armas secundarias. Podemos tener una en cada brazo y se activan doblando la muñeca hacia abajo, igual que en las películas. Estas armas son mucho más dañinas (misiles dirigidos, bombas de racimo, etc.), pero tardan mucho en recargarse. Suelen dar algún problema, porque el movimiento para desplegarlas es tan sutil, que podemos mostrarlas u ocultarlas sin querer, solo por el hecho de mover las manos para desplazarnos. Además, en mitad de todo el "fregao" de vuelo, enemigos por doquier y disparos, cuesta identificar qué modo de disparo tenemos activo en ese momento.

Cuando eliminamos suficientes enemigos, también podemos pulsar dos botones para desencadenar el devastador Unibeam, que durante unos segundos puede aniquilar a todo lo que se cruce en su haz.

Con todos estos ingredientes, ¿es convincente la sensación de convertirnos en Iron Man? La verdad es que, los primeros segundos en los que despegamos y comenzamos a movernos son una pasada. No hay sensación de vértigo (ni del mareo propio de otros juegos de PSVR), pero sí de estar ascendiendo y moviéndonos por el aire como verdaderos superhéroes.

Iron Man VR

Más adelante, cuando nos toca hacer movimientos más precisos y rápidos la cosa se complica y puede resultar frustrante por momentos, porque la inercia de nuestro impulso hace que sea difícil colocarnos justo donde queremos en todo momento. Es importante acostumbrarnos a usar los botones superiores de Move para girar lateralmente y seguir la trayectoria que nos interese, pero tardaréis varios minutos en cogerle el truco.

Iron Man VR solo tiene modo historia, pero es uno bastante largo, dividido en 12 capítulos con sus interludios, que nos pueden llevar más de 8 horas, lo que no está nada mal para un juego de realidad virtual. En él, vemos los primeros compases de Tony Stark como Iron Man, pero rápidamente pasamos a una etapa posterior en la que, ya como superhéroes establecidos, hemos de enfrentarnos a la villana del juego: Fantasma, una misteriosa terrorista (que os sonará de Ant-Man y la Avispa, si visteis la película) que tiene algún tipo de cuenta pendiente con Tony Stark.

Iron Man VR

También vemos a otros personajes secundarios del universo de Iron Man, como Pepper Potts o las IAs Gunsmith y FRIDAY, que conversan mucho con nosotros durante la partida. También hay referencias a Marvel en general, desde enormes carteles de Oscorp hasta el Helitransporte de SHIELD, con Nick Furia al mando. Así, la sensación de estar viviendo una aventura recién extraída de un cómic es total.

De hecho, uno de los puntos fuertes del juego es la representación del propio Tony Stark (no, no esperéis que tenga la cara de Robert Downey Jr.), que no para de lanzar comentarios socarrones y de burlarse de sus enemigos con bastante gracia. Las voces, como suele ser habitual en los juegos de PlayStation, están perfectamente dobladas al castellano.

Iron Man VR

Para alargar la aventura, los interludios tienen lugar en la mansión Stark y podemos recorrerla (a base de dirigir la mirada hacia puntos clave y tocar un botón para "teletransportarnos") para ver algunos detalles de la vida de Tony, participar en sencillos minijuegos como uno de baloncesto o acceder al puesto de mando, desde el que podemos mejorar la armadura, consultar las fichas de los enemigos o ver el globo terráqueo, desde el que podemos ir a la siguiente misión, revisitar las ya superadas o entrar en carreras contra reloj en los mapas que ya hayamos visitado (además de activar un "modo libre" para volar en ellos por mero placer).

A medida que superamos desafíos, ganamos puntos de investigación, que nos sirven para conseguir mejoras en la armadura, desde una regeneración más rápida de nuestros escudos (sí, nos "curamos" automáticamente si no recibimos impactos), nuevos disparos secundarios o más velocidad. También podemos desbloquear nuevos patrones de color para la armadura a base de superar retos concretos, para darle un nuevo look, como el de Iron Patriot, por ejemplo. Esto no afecta a su rendimiento... Pero oye, mola.

Iron Man VR

A nivel técnico, Iron Man VR cumple sobradamente. Ya se sabe que los juegos de PlayStation VR no suelen alcanzar el mismo nivel de detalle que los de PS4 "a secas" pero, dentro de eso, tanto escenarios como personajes mantienen el tipo. Es cierto que los escenarios se "reciclan" en algunas misiones y que la expresividad de los personajes es solo cumplidora, pero a la hora de volar y enfrentarnos a miríadas de drones "achechinos" todo se mueve con soltura y una notoria espectacularidad, que es lo que importa.

En conjunto, Iron Man VR es uno de esos juegos que justifican la compra de PlayStation VR. Por historia y nivel audiovisual, nunca podrá competir de tú a tú contra un juego AAA de la consola, pero como experiencia de realidad virtual supone una de las apuestas más sólidas de la plataforma. No solo os servirá para convertiros en el Hombre de Hierro... También os hará creer que, por unos momentos, habéis tenido una pedazo de mansión en Malibú.

Valoración

Una muy loable representación de Iron Man y su universo, que os hará sentir como héroes voladores. El control es un poco puñetero en ocasiones, pero merece la pena.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La sensación de volar como todo un superhéroe. La personalidad de Tony y sus chascarrillos.

Lo peor

La inercia hace que a veces sea complicado moverse con precisión.

Y además