Jump Force
Análisis

Análisis de Jump Force, el juego de lucha de Shonen Jump

Por Daniel Quesada

Si os van los saraos... ¡Aquí va uno muy salao! La legendaria revista de manga Shonen Jump celebra su 50 aniversario con Jump Force, un juego de lucha que reune a los luchadores, Caballeros, aprendices y espadachines más relevantes de todos estos años de viñetas.

¡Vamos con afán, todos a la vez! ¡Y tan a la vez! El juego de lucha Jump Force se pone por fin a la venta para celebrar el 50 aniversario de la revista Shonen Jump. Tan magno aniversario sirve como excusa para reunir a 40 personajes icónicos de los grandes mangas que hemos conocido a lo largo de estos años. Por supuesto, no faltan estrellas mundialmente conocidas como Dragon Ball, One Piece, Naruto o Saint Seiya, pero también hay representantes de mangas más recientes como My Hero Academia o clásicos como El Puño de la Estrella del Norte. El juego ha sido gestado por Spike Chunsoft, que se encargaron en su momento de los Budokai tenkaichi (cuando solo eran Spike) o del más reciente J-Stars Victory.

Conoce la historia de los videojuegos de Dragon Ball y los crossovers de Jump con este libro

El desarrollo de Jump Force recuerda al de títulos como Dragon Ball Xenoverse a varios niveles. Por un lado, no tenemos un menú de selección de modos al uso, sino que, tras unas escenas de introducción, hemos de crear a nuestro avatar (elegimos su sexo y aspecto físico y, de ahí en adelante, podremos ir modificando sus prendas de ropa y técnicas) y accedemos a un hub, el campamento base de la Jump Force.

Ahora entraremos en la historia de ese emplazamiento, pero es ahí donde corremos con nuestro avatar para hablar con personajes o acercarnos a mostradores, los cuales hacen las veces de modos de juego. En esencia, podemos ir a por las misiones clave para avanzar en la historia, otras secundarias, combates versus en modo local u online o entrar en tiendas para adquirir ropas y técnicas.

Jump Force

Este hub es bastante pequeño y bastante más parco en opciones que otros juegos, pero al menos nos permite correr y saltar libremente mientras hablamos con personajes secundarios y, si nos conectamos online, también con otros usuarios que estén echando unas partidillas en ese momento. Por supuesto, contamos con fases predefinidas y movimientos (bailes, saludos, afirmaciones) para usar en esos momentos.

Amenaza al cubo

¿Y cómo se las apaña Jump Force para fusionar universos tan diferentes como City Hunter o Jojo's Bizarre Adventure? La historia nos cuenta que una plaga de seres malignos, llamados los Venom, está utilizando unos misteriosos cubos para "poseer" a todo el que encuentran, de forma que los caen víctimas de ellos se vuelven malvados y pierden parte de su consciencia. Vamos, lo mismo que nos contaron en Dragon Ball FighterZ, Injustice o el propio Xenoverse... ¡A ver si pensamos algo nuevo, amiwitos!

Jump Force Akira Toriyama

La cuestión es que todo ello ha dado pie también a que los mundos del manga y el mundo real se colapsen, mientras un par de misteriosas figuras en la sombra, Galena y Kane, mueven los hilos. Por su parte, Glover, el director de la organización defensiva Jump Force (con la ayuda del robot Navegador), está reclutando a todos los héroes de manga que puede para hacer frente a la amenaza. Su incorporación más reciente... ¡Es nuestro avatar, que procede del mundo real! A partir de ahí, tenemos que colaborar con Goku, Luffy, Naruto, Kenshin o Seiya para liberar a los héroes poseídos y desvelar el misterio de los libros y cubos mágicos que están causando este caos.

Como veis, el argumento de Jump Force no es el colmo de la originalidad, que digamos, aunque sí queremos romper una lanza por uno de los personajes: Light Yagami, de Death Note. Él y Ryuk lógicamente no luchan, pero sí aparecen en muchas escenas de corte y se comportan de forma misteriosa, como en el manganime original. ¿Qué pretenden? ¿Van con los buenos o con los malos? Su figura añade algo de suspense a una trama que, por otra parte, se alarga durante 9 capítulos de forma totalmente innecesaria, con tramas redundantes y enemigos que se escapan (¡caminando!) una y otra vez sin que los héroes hagan nada por evitarlo.

Jump Force - seiya

A pesar de que la historia, la verdad, es bastante boba, sí se nota una preocupación por respetar la personalidad de los diferentes personajes. Así, tiene su gracia ver cómo Ryo de City Hunter intenta ligar con Robin de One Piece o cómo Freezer intenta aprovecharse de Kane para sus ansias de conquista.

¡Ah, un apunte friki importante: Glover, Navegador, Galena y Kane han sido creados para la ocasión por Akira Toriyama. No se ha devanado mucho los sesos imaginando, pero tienen esa limpieza tan atractiva de sus últimos diseños.

Aquí todo se arregla a host... Peleando

Bueno, vamos a la chicha del asunto, los combates. Como ya os contamos en nuestro avance de Jump Force, la lucha es en tres dimensiones y por equipos de tres. Eso sí, la gran mayoría del tiempo solo hay dos personajes en pantalla y la gracia está en ir turnando a los 3 miembros de nuestro equipo durante el combate. Una particularidad reside en que los 3 miembros comparten la misma barra de salud, así que, aunque cambiemos de uno a otro, no obtendremos ninguna ventaja en nuestra "barra de vida".

Jump Force

Además de esa barra, tenemos una que mide nuestra capacidad para ejecutar ciertos movimientos especiales, como las Huídas (si nos están golpeando, podemos escapar a unos metros de distancia) o el ataque más devastador de cada personaje. Además, junto al retrato de nuestro personaje tenemos el medidor del Despertar, que se va llenando a medida que recibimos golpes. Cuando esté suficientemente lleno, podemos activar ese modo, que nos vuelve más poderosos durante unos segundos.

Si hacemos un Despertar al 100%, nuestros personajes pasarán a sus transformaciones más potentes (no podemos transformarnos cuando queramos, solo en casos así o durante la ejecución de nuestra técnica más mortífera). También podemos aprovechar la barra de Despertar para lanzar un ataque puntual en el que los tres miembros de nuestro equipo golpean a la vez.

Dio y Jotaro en Jump Force

La ejecución de los golpes es muy sencilla. Con los botones principales podemos dar golpes normales o fuertes, saltar, cubrirnos, cargar energía, lanzarnos una acometida hacia nuestro rival, hacer que otro miembro lance un ataque puntual o cambiar el control a este último. En cuanto a los ataques especiales, tenemos cuatro a nuestra disposición para cada personaje. Los tres menos "fuertes" se ejecutan teniendo energía cargada, pulsando ese mismo botón de cargar más uno de los botones frontales del mando, al más puro estilo Xenoverse. Nuestra técnica más devastadora también se ejecuta igual pero, como decíamos, necesitamos tener no solo suficiente energía, sino también a punto la barra de movimientos especiales.

Si ya habéis probado otros juegos de este estilo, enseguida cogeréis el truco a un sistema de lucha sencillito y accesible. Hay cierto grado de profundidad (algunos ataques especiales solo se ejecutan si nos atacan primero, otros son de persecución, otros hacen más daño elemental a según qué personajes, etc.), pero en general se nos presenta un estilo muy directo y no tan complejo como el de otros títulos. Desde luego, es mucho más simple que el enrevesado sistema que proponía J-Stars Victory Vs+, el "antecesor espiritual" de este crossover de lucha.

Jump Force - Vegeta

Por supuesto, una de las gracias de la campaña consiste en ir adquiriendo nuevas prendas y movimientos para nuestro avatar, a base de gastar el dinero ganado en los combates. Podemos vestirlo como Célula, darle un movimiento de Kakashi y otro de Sanji, hacer que ejecute el devastador golpe final de Gon... Vamos, que podemos crear un héroe a nuestra medida e incluso asignar efectos secundarios a los ataques (mejorar nuestra fuerza, mermar la resistencia del rival, etc). De nuevo, no hay una profundidad tan grande en la personalización como en otros juegos, pero la variedad es bastante decente y todo esto supone la primera vez en la que es posible crear un personaje que mezcle atributos de series tan diferentes.

Así, la conclusión a la que podemos llegar es que lo fundamental del juego, la lucha, está bien diseñada y, de hecho, nosotros recomendamos Jump Force especialmente para unas partidillas Versus que funcionan y entretienen desde el primer minuto. Sin embargo, ahora nos toca pasar a la lista de defectos que acompañan al juego, que, lamentablemente, son varios.

Jump Force

Aún queda chakra por dominar

Ya hemos comentado que la historia es bastante regulera y eso en parte viene arrastrado por una experiencia de navegación por el hub algo torpe. Por un lado, resulta bastante rollo tener que correr de aquí para allá solo para pasar de una misión clave a otra (aunque, por suerte, podemos pulsar abajo en la cruceta para usar unos vehículos con los que movernos más rápido). Si por el camino hubiera actividades interesantes, podríamos entretenernos y disfrutar del entorno, pero todo está bastante encorsetado y no se ofrece mucho que hacer. Vamos, que con un sistema de menús todo habría sido más directo, pero entendemos que han querido presentarlo así para favorecer las interacciones sociales...

Por otro lado, incomprensiblemente, la fluidez cuando nos movemos en este hub es baja e irregular, con unos tirones de frame rate realmente bruscos. Para colmo, cada vez que se activa una escena o incluso cuando accedemos a ciertos menús, tenemos que aguantar unos tiempos de carga constantes y larguísimos, incluso en la PS4 Pro en la que hemos probado el juego. Lo peor llega cuando tenemos que ver algún diálogo de personajes.

Tenemos tiempos de carga antes y después de esas escenas, incluso aunque a continuación esos mismos personajes vayan a combatir en el mismo escenario en que estaban. ¿No se podía haber llevado a cabo una transición fluída desde la escena hasta el combate, como se hace en Injustice o Street Fighter V? Para colmo, en PlayStation 4 veréis cada dos por tres el mensajito de "se ha pausado la grabación porque has entrado en una escena bloqueada", algo de lo que suelen abusar mucho los juegos de Bandai Namco.

Todo esto nos lleva a lo que ha sido el aspecto más controvertido de este juego de lucha desde el principio: los gráficos. Suponemos que la idea es representar la fusión del mundo del manga con el real, pero la cuestión es que tanto escenarios como personajes tienen una pátina de "realismo" que resulta bastante chocante. La iluminación, las texturas de la ropa y la piel e incluso los modelados presentan un volumen extraño, que no casan con la estética de la mayoría de las series. Especialmente mal parados salen los personajes de Dragon Ball, que están "cheposos" y muestran un relieve en la cara desconcertante.

¡Pobrecito Trunks, lo que le han hecho en las cejas! Nos ha recordado a ese experimento (claramente fallido) que fue Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi. Además, las animaciones en las escenas de corte son tremendamente robóticas y simples, especialmente en lo referente a los rostros. Parece como si fueran personas con máscaras, que gesticulan como pueden. ¡Ah, por si os lo preguntabais! Los diálogos están en japonés (con los actores originales de las series) con subtítulos en castellano. También queremos señalar el uso abusivo del "motion blurring" (desdenfocar los objetos cuando hay movimiento) que más que dar espectacularidad, emborrona en exceso la acción. ¡Y es un calvario a la hora de sacar pantallazos para este análisis, todo sea dicho!

Jump Force

A cambio de estas chocantes decisiones gráficas, tenemos unos movimientos y efectos especiales absolutamente brutales durante los combates. Es una gozada ver la ejecución del Genkidama de Goku o las lluvias de puñetazos de Kenshiro, mientras efectos de partículas y llamativos giros de cámara acompañan a los impactos. Los escenarios también son interesantes. Se pueden destruir parcialmente y  presentan fusiones del mundo real con el de los mangas: París mezclado con Caballeros del Zodíaco, San Francisco con el de Naruto...

En definitiva, Jump Force es un juego de lucha que presenta unas cuantas luces (40 personajes icónicos disponibles de base en el juego, buen sistema de pelea) y quizá, demasiadas sombras (los tiempos de carga, la historia, falta de modos de juego, extraños gráficos) como para imponerse como un título puntero del género. Es indudable que mola  enfrentar a personajes con los que nos hemos emocionado tanto en el manga o la TV y tomar prestadas sus características de todos ellos para nuestro avatar, pero nunca dejamos de tener la sensación de que el juego está a medio cocinar, como hecho con prisas y por personas muy diferentes. ¡Ah! Y no está Arale en el plantel. Eso NO-PUEDE-SER.

Valoración

Tener reunidas a tantas estrellas del manga es sin duda el gran atractivo de un juego de lucha simplemente correcto, espectacular por momentos y algo irregular en su conjunto.

Hobby

71

Bueno

Lo mejor

El estupendo plantel de personajes. Los ataques especiales son brutales visualmente.

Lo peor

El apartado gráfico queda más raro que injertar pelo a Hilario Pino... Oh wait. El modo historia es bastante soso.

Y además