Análisis de Monster Hunter World Iceborne
Análisis

Análisis de Monster Hunter World: Iceborne, la gélida expansión del juego de Capcom para PS4 y Xbox One

Por Martín Amechazurra Falagán

Versión comentada: PS4

Analizamos Monster Hunter World: Iceborne, la gélida expansión del juego de Capcom que llega a PS4 y Xbox One, y llegará a PC en 2020, con una tonelada de contenidos en la forma de nuevos monstruos que cazar, nuevas regiones que explorar, un nuevo Rango Maestro con mayor dificultad y mucho más.

Los últimos años han visto el resurgir de Capcom como una de las compañías punteras en el mundo de los videojuegos, una nueva edad de oro que nos ha dejado con grandes éxitos en sagas como Devil May Cry o Resident Evil. Pero de entre todos ellos su mayor éxito fue Monster Hunter World, el cual es ya el juego más vendido de la historia de la compañía con más de 13 millones de copias en todo el mundo.

La última entrega de Monster Hunter para sobremesas llegaba a las tiendas en enero de 2018 con una propuesta innovadora y accesible, aunque puede que le faltara un puntito de dificultad para los más veteranos. Por suerte para ellos, Monster Hunter World: Iceborne llega dispuesto a ofrecer una experiencia tan desafiante como emocionante, con multitud de añadidos que alargan aún más la vida de un juego de por sí inacabable.

Análisis de Monster Hunter World para PS4 y Xbox One

Hablamos de la llegada de nuevos monstruos y viejos conocidos, de nuevos territorios abiertos por explorar, de nuevos rangos de dificultad, de nuevas mecánicas jugables, de nuevos movimientos de combate, de nuevos… En definitiva, de una verdadera montaña de contenidos y novedades que le dan un soplo de aire fresco (o gélido en este caso) a Monster Hunter World ¿Queréis conocerlas todas? ¡Pues vamos a ello!

Un nuevo continente, una nueva aventura

Monster Hunter World: Iceborne arranca después del final de la historia del juego base, con la inesperada migración de los legianas a través del océano. En busca de una explicación, los cazadores se embarcan en un viaje a la estela de estas criaturas, el cual les llevará hasta un nuevo continente helado con nuevos misterios que desentrañar, y toda una aventura por delante.

Monster Hunter World Iceborne

De esta manera, nos adentramos en una nueva zona conocida como Arroyo de Escarcha, una región cubierta por la nieve y el hielo con multitud de criaturas y de recursos por descubrir. Se trata del mapa más extenso de Monster Hunter World con zonas de nieve que dificultan el movimiento, cuevas heladas cristalinas, gélidos riscos en zonas elevadas, aguas termales para entrar en calor… En definitiva, todo un ecosistema nuevo con sus propias cualidades y particularidades.

Aquí entran en juego las temperaturas extremas de esta región, que irán mermando nuestra resistencia sin parar salvo que tomemos una bebida caliente, o nos demos un bañito en alguna fuente natural de aguas termales. Y también hay que tener en cuenta la nieve en sí, en la que se van formando surcos y huellas en tiempo real, y que nos puede ralentizar más o menos en función de su profundidad.

Monster Hunter World Iceborne

También existen riesgos ambientales de todo tipo en esta región, a los que se les puede sacar partido si se está atento. Hay geiseres que pueden golpear a los monstruos, estalactitas que lanzar sobre sus cabezas, se pueden provocar avalanchas como trampa en algunos puntos, algunos riscos pueden venirse abajo con el peso de los monstruos… En definitiva, la nueva región de Iceborne es un entorno muy dinámico, con multitud de oportunidades para los cazadores.

Además de esta región, el continente de Monster Hunter World: Iceborne cuenta también con un nuevo enclave conocido como Seliana. Se trata de una ciudad invernal con todas las instalaciones de las que dispone Astera en el juego base, e incluso con alguna que otra novedad bastante agradecida.

Monster Hunter World Iceborne

Por una parte, la nueva sala de reunión cuenta con acceso a todos los servicios que podamos necesitar, desde los más básicos, como la cantina o el baúl, hasta el jardín ecológico o incluso la forja. Todo sin salir de ella, claro, por si necesitamos fabricar cualquier cosa cuando ya estamos en espera para una cacería.

Por otra parte, Seliana cuenta con una instalación conocida como “fábrica de vapor” que suministra de energía a la ciudad, y ya de paso nos aporta un nuevo minijuego con grandes recompensas. Se trata de un juego simple, en el que debemos acertar una combinación aleatoria de botones para ir aumentando la presión de la fábrica, y con ello obtener premios que abarcan desde objetos consumibles y útiles como bombas o trampas, hasta esferas de armadura de gran nivel para mejorar nuestro equipo, todo ello sin coste alguno.

Monster Hunter World Iceborne

Así mismo, la ciudad cuenta con una vivienda completamente personalizable para nosotros, con multitud de muebles y decoraciones desbloqueables durante la aventura, para darle nuestro toque personal. Y desde ella se puede acceder a la vieja zona de entrenamiento, la cual tiene ahora más opciones para probar los nuevos movimientos de las armas y de la eslinga.

Ya que hablamos de esto, la llegada de Iceborne viene acompañada por nuevos movimientos de combate en cada arma. Algunos permiten extender los combos, otros son devastadores y, en definitiva, todos ayudan a ampliar nuestro repertorio de ataques sea cual sea nuestro estilo de juego. Se trata de un pequeño añadido que tampoco cambia mucho los combates, pero que igualmente se agradece. Eso sí, este no es el añadido más destacado en cuanto a las mecánicas de combate.

Y es que la eslinga ha pasado de ser una herramienta de apoyo a convertirse en un elemento clave de los combates. Ahora podemos disparar la eslinga con el arma desenfundada, así como hacer una especie de disparo rápido en medio de los combos para que el monstruo retroceda y no nos corte el ritmo. Pero lo más llamativo es la posibilidad de engancharse a los monstruos con la garra de la eslinga.

Monster Hunter World Iceborne

Si apuntamos a un monstruo con la eslinga y pulsamos el botón correspondiente, podemos engancharnos a cualquiera de sus partes para liberar un poderoso ataque a corta distancia, el cual puede debilitar sus partes y soltar munición para la eslinga. Además, si nos enganchamos a su cabeza y detonamos toda la munición de nuestra eslinga, haremos lo que se conoce como un “tiro proyector”, el cual provoca que el monstruo salga despedido hacia delante sin control alguno.

De lograr que se estampe de cabeza contra un obstáculo, sufrirá graves daños y se quedará en el suelo expuesto a más ataques. Puede parecer poca cosa, pero si se ejecuta bien, este ataque puede provocar cifras de daño superiores a los mil y los dos mil puntos (o más incluso), que son muy agradecidas en los combates de mayor dificultad. Más todo el daño que le hagamos en el suelo, claro. Y además te llevas la satisfacción de haber tumbado a ese monstruo pesado que no ha parado de embestirte durante media hora.

Monster Hunter World Iceborne

En cuanto al resto de novedades jugables que debutan junto con esta expansión, ahora podemos emplear monturas para desplazarnos por el mapa, si desbloqueamos esa habilidad, claro. De esta manera podemos seguir a nuestra presa sin perder tiempo, mientras afilamos el arma sobre la marcha y, para qué engañarnos, presumimos de ir cabalgando en lugar de movernos a dos patas.

También se ha introducido un ajuste de dificultad dinámico, que regula la dificultad de la misión (la vida de los monstruos, el daño, los objetos gratuitos, etc…) en base al número de jugadores que haya en la partida. De esta manera, si se va un cazador de la misión, por el motivo que sea, la dificultad se baja de acorde al número de jugadores, y viceversa.

Nuevos desafíos con el Rango Maestro

Más allá de estos temas, con la llegada de esta expansión también se introduce un nuevo rango de dificultar: el Rango Maestro. Este rango es el equivalente al “Rango G” de las anteriores entregas, con una subida de dificultad considerable ya desde el inicio, que hace necesario prepararse a conciencia antes de las cacerías, y que requiere de buenas habilidades y de un equipamiento adecuado para salir adelante.

Monster Hunter World Iceborne

Como bien sabrán los más veteranos de la saga, un nuevo rango conlleva la llegada de nuevos monstruos al juego, algunos de ellos ya conocidas en la saga, como Tigrex, Glavenus o Barioth, y otros nuevos como Velkhana, el monstruo insignia de esta expansión, aunque ya os adelantamos que no es la única criatura nueva que introduce Iceborne. Además de éstas, también se presentan nuevas subespecies de monstruos, algunas de ellas verdaderamente impresionantes, para un total de monstruos que supera el medio centenar con facilidad, junto con los del juego base.

La mayoría de estas criaturas las vamos conociendo a lo largo de la historia principal de Iceborne, aunque otras se reservan para el endgame, y en total, completar la historia principal de esta expansión nos ha llevado en torno a las 35 horas, a un buen ritmo y sin haber gastado demasiadas horas en farmear y hacer misiones secundarias. Una duración muy considerable, vamos.

Monster Hunter World Iceborne

Aquí cabe hacer un apunte para hablar del tramo final de la historia. Y es que, sin entrar en detalles (para no fastidiar la sorpresa), el último tercio de Iceborne logra enlazar varios combates de alta tensión uno tras otro para culminar en uno de los enfrentamientos más emocionantes e intensos del juego, un jefe final desafiante e imponente, a diferencia de lo que ocurría con el juego base, que supone el colofón ideal para la aventura.

Y después de terminarla es cuando comienza el reto de verdad. El endgame de Monster Hunter World Iceborne no se limita a ofrecer nuevos desafíos para los cazadores, sino que introduce todavía más mecánicas en el juego que hacen de él una propuesta fresca, incluso después de todas las horas que hay que echarle al juego para llegar hasta él.

Monster Hunter World Iceborne

De hecho, se podría decir que el endgame de Iceborne supone la progresión natural de las ideas que dieron origen a Monster Hunter World, con unos ecosistemas vivos y abiertos, en constante evolución, y que ofrecen horas y horas de juego más allá de la historia principal. No podemos revelar muchos detalles sobre su funcionamiento, pero os aseguramos que se trata de una experiencia de lo más completa, que nos ha dejado realmente satisfechos.

Eso sí, ya sea en la historia principal y en el endgame, en las misiones secundarias o en las expediciones, Iceborne supone un reto considerable, que eleva gratamente la dificultad con respecto al juego base. Hablamos de monstruos más rápidos y feroces, con mayor aguante y con unas habilidades realmente mortíferas que te pueden aniquilar incluso si vas con buen equipo.

Monster Hunter World Iceborne

En definitiva, Iceborne es una propuesta mucho más exigente que la del juego base, donde es necesario prepararse a conciencia antes de cada cacería, y compenetrarse con el resto de los cazadores para salir adelante en los combates. Se trata de una subida de dificultad muy agradecida, que hace de cada enfrentamiento una experiencia intensa, y de cada victoria un motivo para celebrar.

Mejores monstruos, mejor equipo

Con esta subida de dificultad es necesario darle un empujón a nuestro equipamiento, aunque solo sea para no caer a la primera de cambios. El Rango Maestro amplía los árboles de armas y los niveles de las armaduras hasta la Rareza 12, con un aumento muy considerable en sus características y habilidades (y en su precio, claro). Y con nuevos monstruos que cazar, llegan nuevas armas y nuevas armaduras para la forja.

Monster Hunter World Iceborne

Pero no todo es cuestión de estadísticas. Las nuevas piezas cuentan también con más huecos para adornos (gemas) y de mayor nivel, algo que se antoja de vital importancia en Iceborne. Ahora disponemos de adornos de nivel 4, que potencian varias habilidades a la vez, o una sola pero a mayor nivel. Y es que la subida de dificultad trae consigo situaciones de combate muy peliagudas, en las que disponer de los adornos adecuados puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

Así mismo, las herramientas de cazador, como los mantos, potenciadores y demás, también se pueden mejorar para aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir, y para desbloquear la capacidad de añadirles adornos con efecto para cuando estén activos. Pero a diferencia del resto de cosas, sus mejoras se desbloquean al completar determinadas misiones secundarias.

Y también se han introducido algunos elementos decorativos como armaduras superpuestas, que cambian nuestro aspecto exterior sin alterar las estadísticas y cualidades de nuestra armadura; y los colgantes, que no son más que una decoración que se puede añadir en la funda de las armas para darle un toque más personal.

Monster Hunter World Iceborne

Pero de vuelta a las piezas no decorativas… Una vez completada la historia principal de Iceborne, podremos seguir mejorando nuestra armadura y nuestras armas más allá de su límite, con materiales que solo se pueden obtener en el endgame. De esta manera, si mejoramos al máximo una armadura, o tenemos un arma de rareza máxima, podemos mejorar sus estadísticas, como su daño o defensa base, el daño elemental, etc… Para crear equipo cada vez más poderoso y especializado con el redondear nuestra build de cara a los desafíos más complejos.

Toda una montaña de contenidos

Como podéis ver, Monster Hunter World: Iceborne llega con contenidos como para parar a un Deviljho o dos. Tenemos nuevas regiones que explorar, un montón de monstruos por cazar, más armas y armaduras que fabricar, y un endgame que ofrece horas y horas de juego más allá de su historia principal.

Monster Hunter World Iceborne

Y todavía queda alguna cosilla más de la que hablar. Se ha introducido un nuevo modo foto el cual, si bien es algo limitadillo (y el juego no se para al activarlo), nos permite sacar buenas capturas de su mundo y sus criaturas. Y con ello, se presentan varios desafíos de fotografía que nos llevan a sacar capturas de los lynian que habitan por los mapas en diversas situaciones. También hay algunas mejoras a la hora de crear brigadas, con la posibilidad de designar a un sublíder de brigada con las mismas capacidades que el jefe, entre otras cosas.

Pero en definitiva, Iceborne ofrece tal volumen de contenidos y tantas novedades que bien podría considerarse como un juego completo en sí mismo. Con un montón de criaturas añadidas, una nueva aventura que completar, horas y horas de contenidos para disfrutar y un nuevo rango de dificultad para el juego, Monster Hunter World: Iceborne es una expansión imprescindible para los jugadores de esta entrega, y bien puede ser una de las mejores experiencias del año.

Valoración

Monster Hunter World: Iceborne ofrece una aventura completa con nuevos monstruos que cazar, nuevas regiones que explorar, nuevos movimientos y mecánicas de combate, un nuevo rango de dificultad, y en definitiva, toda una montaña de contenidos por disfrutar. Una expansión imprescindible para los jugadores de Monster Hunter World.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Combates desafiantes e intensos con mayor grado de dificultad, el diseño de las nuevas criaturas, las mejoras en la eslinga, los contenidos de endgame

Lo peor

Tiempos de carga muy elevados, especialmente en las nuevas áreas

Y además