Ir al contenido principal
Necromunda: Hired Gun
Análisis

Análisis de Necromunda: Hired Gun, el nuevo y brutal FPS ambientado en el universo de Warhammer 40.000

Versión comentada: PS5

Coged vuestro Bólter y toda la munición que podáis, porque en nuestro análisis de Necromunda: Hired Gun nos vamos a repartir toneladas de plomo a las profundidades de Necromunda en el nuevo FPS ambientado en el universo de Warhammer 40.000.

El pasado 1 de junio se lanzó Necromunda: Hired Gun, (en formato físico no llegará hasta el 30 de junio), obra de Streum On Studio, quienes han desarrollado un sangriento FPS ambientado en el vasto universo de Warhammer 40.000

Focus Home Interactive (Vampyr, Farming Simulator) es la editora del título, que ya está disponible en PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox series X/S. Hechas las presentaciones, nos encontramos ante un FPS de corte clásico que nos va a recordar, salvando mucho las distancias, a DOOM  para lo bueno y para lo malo.

Más si cabe si tenemos en cuenta el reducido equipo de personas que hay tras Necromunda: Hired Gun, y que ha puesto todo su amor para que esté a la altura de una franquicia como Warhammer 40k, y para que cualquiera que haya conectado en algún momento con este universo, tanto en videojuegos o los juegos de mesa, se sienta identificado con una experiencia inmersiva y con mucha sangre.

No nos entretengamos más. Hoy en Hobby Consolas: os traemos nuestro análisis de Necromunda: Hired Gun, coged vuestro mejor equipo y preparaos para hordas de bandas criminales y de bestias mutantes que os arrancarán la cabeza si os despistáis... Y traed al perro.

Los bajos fondos de Necromunda

Empecemos por la premisa: eres un mercenario que se gana la vida en los bajos fondos de una de las ciudades colmena de Necromunda. Los créditos imperiales y el alcohol es lo único por lo que te levantas cada día. En Necromunda hay tres beligerantes Casas enfrentadas entre sí: Los Orlocks, los Goliaths y las Eschers, cada una de ellas engloba además varias sub-bandas que, bueno, digamos que en el juego su destino es convertirse en forraje para tus armas.

Sin embargo, este juego de poder ha traído a todo tipo de buscavidas que ven oportunidad de negocio en la contienda, y si te tienen que quitar del medio para conseguir sus objetivos, ten por seguro que lo van a intentar. Claro, que tú tienes todo un arsenal y un fiel amigo con el que responder a su atrevimiento...

Necromunda Hired Gun cuenta con un modo campaña dividido en 12 capítulos que pueden ser re-jugados para obtener experiencia, trofeos/logros o cofres del tesoro que nos hayamos podido dejar, además de sacar mejores puntuaciones. Estos 12 capítulos son el grueso de la historia, y seguirán a nuestro cazarrecompensas mientras trata de averiguar qué demonios está pasando en los bajos fondos de Necromunda (y sacando una pasta gansa, claro).

Necromunda: Hired Gun

Sin embargo, no solo de contratos importantes vive un mercenario. A veces vale la pena detenerse para tomarse un descanso de los objetivos de primer nivel y dedicarse a tareas más mundanas, como defender una posición o destruir una serie de objetivos menores para debilitar a las múltiples facciones del inframundo de Necromunda. En este punto entran en juego las misiones secundarias a las que podemos acceder desde Martyr's Edge, nuestra "base de operaciones".

Estas misiones, clasificadas por dificultad como B, A y S (de menos a más), sirven para pulir nuestra destreza mientras subimos nuestra reputación con las múltiples facciones que moran en Necromunda, además de reportarnos una buena cantidad de créditos para mejorar nuestro equipo (ahora hablaremos de ello). Hemos grabado un gameplay con una de estas misiones secundarias para que veáis un poco del juego, con muchas de las habilidades que más utilizaréis (no os riais mucho, que servidor es un mancazo con los FPS en consola).

Después de este bochornoso momento, del que jamás volveremos a hablar, nos centraremos en las habilidades que mejoraremos con las ganancias de las misiones. Por cierto, la cantidad de mapas en los que se desarrollan las misiones secundarias se va ampliando a medida que completamos capítulos de la historia principal.

Creando al mercenario perfecto

No vamos a tardar en descubrir que nuestra arma básica, el Iron Fist, no es suficiente para enfrentarnos a todos los peligros que abundan en las profundidades de Necromunda. Por ello, y gracias a inesperados aliados, tendremos a nuestro alcance un montón de mejoras, tanto en el catálogo de armas, con las que abrir agujeros en nuestros enemigos, como en los implantes biónicos de nuestro personaje, que nos permitirán realizar acciones especiales.

Necromunda: Hired Gun

Además, otra de las características más llamativas de Necromunda: Hired Gun es el "pequeño" mastín que nos acompaña y que podemos llamar en combate para que les dé las buenas noches a los enemigos que nos rodeen. Si el aspecto básico del mastín no basta para que manchen los gayumbos, las mejoras cibernéticas que le podemos comprar harán que huyan del sistema.

El repertorio de armas que tenemos a nuestro alcance es mejorable a través de mejoras tanto estéticas como funcionales, que harán que nuestro Bólter, que ya hacía que todo el mundo te prestase atención en una discusión, se convierta en un auténtico "fabricante de viudas".

Experiencia mejorable

A pesar de que, en términos generales, Necromunda: Hired Gun consigue cumplir con creces en su objetivo: entretener y poner a prueba nuestra destreza, hay muchos aspectos en los que el juego necesita mejorar. 

Durante nuestro tiempo jugando sufrimos algunos crasheos que nos devolvieron al menú de PS5, además de algunos problemas de rendimiento dentro del juego, como movimientos involuntarios del personaje al ejecutar un derribo o algún otro movimiento automático. Además, la opción de asistencia para apuntar no funciona, lo que hace que los que tenemos dos manos izquierdas cuando jugamos a algún FPS en consolas, lo tengamos bastante más complicado.

Necromunda: Hired Gun

Siguiendo con el apuntado, la sensibilidad al apuntar no está debidamente equilibrada, y no se ajusta especialmente bien en el menú de opciones, haciendo que en muchos casos sea casi recomendable arriesgarse al combate cuerpo a cuerpo antes que derrochar munición con objetivos lejanos. 

En principio nos han comentado que están trabajando para solucionar estos errores en un parche, pero si estáis jugando o vais a jugar estos días, aunque podréis disfrutar del título, tened claro que os podéis encontrar con alguno de estos problemas que, por un momento, ensombrecen la experiencia.

Un aspecto llamativo es que un FPS de este tipo no tenga modo multijugador, aunque es algo comprensible viniendo de un estudio indie, con un tamaño reducido de efectivos. Sin embargo, creemos que esta modalidad haría ganar muchos puntos al juego. 

De hecho, tiene todas las bases para poder contar con un modo multijugador o cooperativo; las propias misiones secundarias servirían perfectamente como escenarios para combates entre varios jugadores, o con varios jugadores contra la IA. 

Necromunda: Hired Gun

Por el momento no hay ninguna noticia sobre un modo multijugador de Necromunda: Hired Gun, pero sería un gran movimiento de cara a alargar el tiempo que le dediquemos al juego, y sin duda es la gran carencia de lo que nos hemos encontrado.

Si sois aficionados al universo de Warhammer 40.000 en general, y a la historia de Necromunda en particular, vais a disfrutar mucho del modo campaña de Necromunda: Hired Gun, pero evitad compararlo con títulos como DOOM u otros FPS frenéticos, aunque mira mucho en estos juegos clásicos en la mayoría de sus mecánicas, algo que no es malo, pero tampoco es novedoso.  Es un proyecto independiente muy osado, que consigue cumplir con sus objetivos, pero que echa en falta ese "empujón final" en algunos aspectos.

Valoración

Necromunda: Hired Gun nos mete de lleno en el submundo criminal del universo de Warhammer 40.000 con un FPS brutal y frenético de corte clásico que mejorará en cuanto pulan algunos problemas técnicos. Eso sí, echa en falta un modo multijugador que le dé más horas de vida en nuestra consola o PC.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Su ambientación y su interesante repertorio de armas y habilidades... ¡Oh, y el mastín!

Lo peor

En esta primera versión, le falta pulir técnicamente bastantes detalles que entorpecen la jugabilidad. Cuelgues. El multijugador alargaría su vida.

Y además