Gran Turismo Sport
Análisis

Análisis con nota de Gran Turismo Sport para PS4

Por José L. Ortega

Versión comentada: PS4

Ha sido largo el proceso para los fans de la saga Gran Turismo. Cuatro años de generación sin poder pisar a fondo en una de las franquicias de conducción más célebres de la historia. Una espera que se agravó el año pasado, cuando se retrasó el lanzamiento de Gran Turismo Sport, que inicialmente estaba previsto para finales de 2016. Tras pasar por boxes, y casi 365 días más tarde, ya podemos acelerar a fondo con una nueva entrega de la marca liderada por el concienzudo Kazunori Yamauchi.

El bueno de Yamauchi es piloto profesional, y eso se nota en el amor que lleva profesando a una serie con veinte años de historia. Pero también ejerce a las mil maravillas su función como CEO en Polyphony Digital, tratando de adelantarse a los acontecimientos de un mercado en constante evolución como es el de los videojuegos. Y precisamente, si una palabra define a Gran Turismo Sport, es evolución. Ya os dejamos unas pistas sobre ello en nuestro análisis en progreso.

Innovación persistente

No es óbice que la industria del ocio electrónico ha cambiado radicalmente desde que en 1997 llegara a las tiendas el primer Gran Turismo. Aquel título revolucionó los simuladores de conducción. Ahora, Gran Turismo Sport pretende hacer lo propio, pero no en el trasfondo, que no deja de ser el mismo de siempre, sino en el concepto.  

Esto puede ser uno de los puntos de Gran Turismo Sport que más debate generen. Ahora, la experiencia está totalmente enfocada al apartado online, dejando en testimoniales y un tanto insípidas las modalidades para el disfrute individual.

Gran Turismo Sport

Tanto es así que el juego carece prácticamente de funciones si la consola no está conectada a la red. No podemos hacer nada más que echar unas carreras en el Modo Arcade o disfrutar de competiciones a pantalla dividida. Pero no podremos guardar la partida, por lo que los créditos que obtengamos se irán al limbo. Esto, consecuencia fehaciente de que los tiempos cambian, puede echar para atrás, y con razón, a muchos usuarios.

Yamauchi ya dijo que no era ni una nueva entrega ni un spin-off. Gran Turismo Sport es una apuesta diferente. A pesar de ello, sí tiene bastante contenido como para ser disfrutado de forma individual durante muchas horas, pero es obvio que le falta el atractivo que tenían anteriores iteraciones.

Gran Turismo Sport

¿Te gusta conducir... en solitario?

Olvidad las competiciones contra la IA de antaño. Obviamente podemos disputar carreras contra la máquina, pero las recompensas del juego llegan por parte del Modo Campaña, que incluye tres apartados que ofrecen una serie de retos que, principalmente, ejercen como calentamiento antes de competir contra otros usuarios y como telón de fondo para conocer los 19 circuitos y 27 trazados que engloban el producto. No son muchos, están viejos conocidos como Suzuka o Nürburgring y otros especialmente inventados para la ocasión por Polyphony, como Lago Maggiore o Dragon Trail, los cuáles demuestran que hay un laborioso trabajo detrás ya que las carreras bajo su asfalto resultan verdaderamente emocionantes.

El Modo Campaña tiene tres vertientes: Escuela de conducción, Reto de Misión y Experiencia en circuitos. El primero de ellos, Escuela de Conducción, ofrece un total de 48 retos que nos instan a llegar al punto de llegada en el tiempo estipulado mientras, por el camino, nos enseñan cómo ejecutar las diferentes técnicas de conducción que nos ayudan a cruzar en primer lugar la línea de meta. Reto de Misión, por su parte, ofrece variedad en cuanto a pruebas que pueden ser contrarreloj o tratar de remontar desde la última posición en tan solo una vuelta, entra otras. Por último, Experiencia en circuitos nos pone a prueba primero en los tramos de los diferentes trazados y luego en una vuelta entera, resultando ideal para conocernos al dedillo cada una de las curvas.

Los tres apartados del Modo Campaña tienen un denominador común, y es que saben enganchar a pesar de ser tan solo simples mini-retos. Y lo hacen no solo porque saben ponernos a prueba de forma constante, instándonos a tratar de conseguir el oro –con su consiguiente recompensa económica- en todas las pruebas. Además, se registran los tiempos logrados por nuestros amigos en un marcador online, por lo que irremediablemente nos ‘picaremos’ para quedar encima de ellos en todos y cada uno de los desafíos.

Recompensas a la par que progresamos

El componente social, por tanto, es uno de los principales elementos distintivos de Gran Turismo Sport, hecho que se mide por diversas vertientes. A medida que vamos ganando carreras o superando retos vamos subiendo nuestro nivel de piloto, por lo que se nos premia con recompensas variables –coches de regalo, circuitos, etc-.

Gran Turismo Sport

Dentro del juego también están incorporados una serie de trofeos que nos desbloquean nuevas recompensas en función del tiempo que le dediquemos, de los kilómetros realizados, el combustible consumido o incluso los ‘likes’ que reciban las capturas que realicemos de nuestros bólidos dentro del apartado Paisajes, que permite editar fotografías con escenarios de todo el mundo –hay 917 estampas diferentes, representadas en España con localizaciones de Andalucía y Castilla la Mancha- y filtros propios de Instagram. Una gran cantidad de herramientas para diseñar fotos espectaculares y compartirlas con el fin de que los demás usuarios nos inunden –o no, de likes-. Hemos visto verdaderas maravillas.

También es destacable el intercambio de kilometraje, que permite desbloquear objetos como cascos, monos para el piloto o vinilos (se ha introducido un editor de diseños, que permite aplicar cualquier color de pintura a la carrocería o las llantas, con diferentes efectos, así como vinilos y publicidades de marcas asociadas al juego) para nuestros bólidos en función de la distancia que hayamos recorrido en carretera.

Gran Turismo Sport

Carreras online frenéticas para 24 jugadores. ¡Cuidado con la curva!

Tras haber repasado todos los apartados de juego adyacentes de Gran Turismo Sport, que si bien aportan ciertas horas de juego puede que se antojen escasos, toca repasar su verdadera columna vertebral.

En primer lugar, toca hablar de los protagonistas del juego: los coches. Hay 140 en total, con escuderías icónicas como Ferrari, Ford, Infiniti o Lamborghini entra otras, que se desbloquean –o compran- de forma progresiva, tal y como hemos contado con anterioridad. Escuderías que, por cierto, cuentan con una especie de museo virtual en el que se nos cuenta la historia de cada una de ellas desde sus inicios. Una carta de amor al mundo del motor.

Trucos y consejos para ganar carreras online en Gran Turismo Sport

La cifra de vehículos se antoja algo escasa, sobre todo si la comparamos con otros títulos de la competencia, pero es justo reconocer el espectacular acabado de todos y cada uno de los vehículos, recreados hasta el más mínimo detalle, tanto en su interior como en su exterior.

Aunque en su contra juega la implícita ausencia de daños que resta una parte del componente realista que pretende transmitir. Con sus puntos positivos y negativos, Gran Turismo Sport es un juego muy bueno a nivel técnico, que tanto en el apartado online como en el offline rinde a un gran nivel.

Competencia feroz... y veloz.

Un realismo que muchos discutirán y compararán con títulos como Forza MotorSport, Asseto Corsa o Project Cars 2. El estilo de conducción de Gran Turismo Sport no muestra demasiadas diferencias con cualquier otra iteración de la serie, por lo que no esperéis demasiadas novedades al respecto. Lo cuál no es malo por un lado, ya que lo convierte en un título accesible para todos los públicos, pero también juega en su contra.

La competencia es grande y a su márketing le sigue la frase "The Real Driving Simulator", pero es obvio que hay títulos como los mencionados Assetto Corsa o Project Cars 2 que ofrecen una simulación bastante más realista que la del juego de Polyphony. Las físicas de los coches son verdaderamente buenas, pero los coches de tracción delantera no sufren sobreviraje. Los coches de rallies, por su parte, tienen un control arcade muy complicado de manejar.

GT Sport pantalla interior

Hay numerosas ayudas opcionales para activar o desactivar al gusto de cada uno, con lo que se consigue que la experiencia sea más simulación o más arcade según el piloto. Y desde el garaje se pueden ajustar diversos parámetros del vehículo, modificando el control de tracción o la estabilidad del freno según los gustos de cada uno para tratar de ofrecer una experiencia más personal. El juego está dirigido para el disfrute de todo tipo de públicos, haciendo que sea una opción atractiva tanto para los devotos de la velocidad como para los que no lo son tanto. Una ambigüedad que puede jugar en su contra a la hora de atraer al público más exigente.

Una vez más, las comparaciones son tan odiosas como inevitables. Y ahí es donde entran en juego la inexistente variedad en las condiciones climatológicas. Sólo cambia el aspecto en función de la hora del día en la que tenga lugar la competición, y solo unos pocos trazados permiten carreras en horario nocturno. No hay visos de lluvia, ni mucho menos de nieve, cuando precisamente son algunos de los aspectos más divertidos en el mundo de la conducción y uno de los mayores atractivos a la hora de aportar emoción a la competición.

Con todo eso, el apartado Sport es el más interesante y profundo de este nuevo Gran Turismo. Es un juego destinado al juego en red y todos sabemos la jungla que es. Por eso, antes de poder acceder a la red tenemos que visionar de forma obligatoria dos vídeos que ahondan en las prácticas de deportividad necesarias para poder competir contra otros adversarios a través de la red.

Ya en liza, las carreras resultan de lo más emocionantes. Para participar hay que realizar una inscripción previa, que suele activarse quince minutos antes del comienzo de la competición. Tiempo que podremos aprovechar para realizar unas vueltas de calentamiento para conocer el circuito y para determinar nuestro puesto en la parrilla de salida, hecho que puede ser vital para, a la postre, ser el ganador de la competición.

GT Sport Carrera

Con los aceleradores pisados a fondo, el juego sabe transmitir como pocos la emoción de la competición en sus pruebas para un máximo de 24 jugadores en red. Competir contra rivales humanos aporta a las carreras de una índole en la que gobierna lo imprevisible. Cualquiera puede cometer un fallo que le haga salirse de la trazada o realizar un trompo, proporcionando sensaciones de lo más intensas debido a que cualquier cosa puede ocurrir. Este sentimiento de saber qué todo puede cambiar en tan solo un segundo es, junto a la estabilidad a nivel técnico de las carreras, uno de los aspectos más positivos de Gran Turismo Sport.

Hay que aplaudir a Polyphony por cómo han trabajado el aspecto de inculcar a los usuarios a ser deportivos. Cierto es que no estaremos exentos de encontrarnos con algún desalmado cuya única diversión sea la de tratar de chocarnos o sacarnos de la carrera, pero en las carreras que hemos disputado no nos hemos topado a muchos de estos cafres. En situaciones delicadas, los coches se vuelven “fantasmas” durante unos segundos para restar el efecto de impactos que puedan sacarnos de la carretera y destrozar nuestras aspiraciones.

Los volantes compatibles con PS4 más populares en Amazon

Además, el juego castiga a quien realice acciones antideportivas, tanto imponiéndole una sanción de segundos que se suman al cruzar la meta como bajándoles los Puntos de Deportividad, lo que a la postre determina nuestra reputación en el mundo del pilotaje virtual que ofrece el juego. Un sistema bastante interesante y efectivo en la mayor parte de ocasiones, aunque nos ha ocurrido que en alguna acción concreta hemos sido los damnificados cuando hemos sido víctimas de las imprudencias de otros.

Pero también caen sanciones desmesuradas por el simple hecho de rozar un muro. En más de una ocasión las sanciones son bastante arbitrarias, consiguiendo que probablemente esputéis algún improperio cuando os resten segundos cuando la culpa no ha sido vuestra. La culpa siempre es de otros. También hay que ser comprensivos con este punto. Si ya les cuesta tomar una decisión a los comisarios en la vida real, en un juego con miles de partidas al minuto no debe ser sencillo de gestionar. Gran Turismo Sport es un proyecto a largo plazo y seguro que se irán puliendo estos detalles con el paso del tiempo.

Gran Turismo Sport

Gran Turismo Sport nace también con las intenciones de que a sus pilotos les entre el gusanillo de los eSports. El juego tendrá dos grandes competiciones Copa de Fabricantes y la Copa de Naciones. Cualquiera puede jugar –las primeras competiciones de este estilo serán en noviembre- y correr contra gente de su nivel, ya que el juego incluye un sistema de progresión con seis niveles (E, D, C, B, A y S) en función del nivel que se haya demostrado hasta entonces en las carreras. Los mejores pilotos tendrán que verse los retrovisores en carreras que se retransmitirán en directo. Desde luego, es obvio que el título de Polyphony se postula como uno de los referentes del deporte electrónico, tanto a nivel presencial como online. Uno de esos juegos que irán cambiando a lo largo de los meses gracias al feedback de los usuarios.

Valoración

Gran Turismo Sport es una evolución de la franquicia que se adapta a nuestros tiempos instándonos a demostrar nuestro talento en trepidantes competiciones online, que son las que desprenden la verdadera esencia de la saga. Eso provoca que se haya desatendido el disfrute individual y que no tengamos todos los coches y circuitos que nos gustaría.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La emoción que se vive en las carreras online para 24 jugadores. Técnicamente cumple, y el realismo de los coches es espectacular. Carreras estables.

Lo peor

La práctica necesidad de conexión permanente es una de las mayores mermas del juego. Ausencia de climatología variable. Pocos coches y circuitos.