Ir al contenido principal
Ori and the Blind Forest Definitive Edition Nintendo Switch análisis
Análisis

Análisis de Ori and the Blind Forest Definitive Edition para Nintendo Switch

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Ori and the Blind Forst Definitive Edition para Nintendo Switch. Moon Studios lleva a la consola híbrida su preciosa aventura, originaria de Xbox One y PC, añadiendo por el camino diversas mejoras que hacen que la historia de Ori en el bosque de Nibel sea aún más mágica.

"Ni siquiera ha empezado y ya estoy llorando" sería una buena forma de describir Ori and the Blind Forest. Antes incluso de que pulsemos el botón de salto por primera vez, el juego desarrollado por Moon Studios lanzado originalmente para Xbox One y PC en 2015 deja claro que estamos ante una historia preciosa y sensible, de esas que llegan al alma. Incluso aunque la obra consistiese únicamente en la secuencia de introducción, donde se nos presenta a Ori y a Naru, estaríamos en al obligación de recomendarlo.

Pero Ori and the Blind Forest es mucho, muchísimo más. Es una historia tierna y evocadora, sí, pero a su vez un plataformas brillante. Es también un 'metroidvania' diseñado con un gusto exquisito, así como una obra audiovisual a la que la palabra "preciosista" le queda pequeña.  Si jugasteis al original, no os estamos contando nada nuevo. Y si jugasteis al original, también sabéis que estamos ante la clase de título que todo amante del ocio electrónico, independientemente de sus gustos, debe tener a buen recaudo en su estantería (o biblioteca digital).

Análisis de Ori and the Blind Forest para Xbox One

Pero ahora, gracias a la recién lanzada versión para Nintendo Switch, Ori es también una experiencia que se puede disfrutar en el metro, en un viaje en coche o en mitad de un bosque, acompañados únicamente por el susurro de los hojas. Quizás fue como lo concibió Moon Studios desde el principio, y visto el cariño que le han puesto a esta versión, no nos extrañaría lo más mínimo. Os lo contamos en nuestro análisis de Ori and the Blind Forest Definitive Edition para Nintendo Switch.

Esta funda para Nintendo Switch es imprescindible

Los árboles no dejan ver el bosque

El tamaño es uno de los aspectos más interesantes de esta aventura: Ori es un ser pequeño. Muy pequeño. Y al principio, controlar a una minúscula mota de luz puede resultar chocante... Pero está hecho con un objetivo claro en mente: transmitirnos esa sensación de pequeñez, de que no somos más que un animalillo en mitad de un vasto bosque. Porque los escenarios son, efectivamente, enormes; existen pocos juegos 2D donde el tamaño que separa los límites horizontales de las "habitaciones" sea tan elevado.

Ori and the Blind Forest Definitive Edition Nintendo Switch

Por suerte, el tamaño de Ori también implica una gran velocidad. Con movimientos y agilidad simiesca, la pequeña criatura es capaz de recorrer el bosque de Nibel en un abrir y cerrar de ojos. Al principio sólo con saltos, pero no tardamos en obtener habilidades típicas de los 'metroidvania', como correr por las paredes o realizar un segundo salto en mitad del aire, reforzando aún más la velocidad de movimiento y su fluidez, y por supuesto abriendo las posibilidades de exploración. El control es sencillo pero muy preciso; cuando fallamos, sabemos que ha sido por nuestra culpa.

Ori tampoco es especialmente fuerte, pero eso no supone un problema cuando tienes como acompañante a Sein, un espíritu del árbol del bosque que le permite atacar a (cierta) distancia con latigazos de luz. Este sistema de combate tan atípico funciona a las mil maravillas gracias a que todo está medido al milímetro: los enemigos son muy agresivos y sus ataques, muy dañinos, suelen incluir proyectiles a distancia.

Esto nos obliga a hacer uso de la agilidad de Ori para esquivar, al tiempo que machacamos el botón de ataque a toda velocidad. Sobre el papel puede que no suene demasiado convincente, pero funciona a las mil maravillas y logra ser siempre desafiante gracias al aumento gradual de los desafíos. Además, Ori también tiene un as bajo la manga. 

Un árbol de habilidades, dividido en tres ramas enfocadas a áreas distintas (ataque, movimiento y exploración). De nuevo, nos encontramos con ideas que no es habitual ver combinadas (¿un árbol de habilidades? ¿En un plataformas?) pero cuya ejecución es tan brillante que consigue reforzar la ya de por sí magnífica sensación de progresión de la que hacen gala los 'metroidvania', añadiendo por el camino un toque de personalización para hacer la experiencia más "nuestra".

Ori and the Blind Forest Definitive Edition Nintendo Switch

Pese a la gran cantidad de títulos que hoy se definen como 'metroidvania', pocos logran estar a la altura del género y los juegos que le dieron nombre. Aspectos como el 'backtracking' o la libertad de exploración, mal ejecutados, pueden hacer que la casa entera se derrumbe... Pero Ori and the Blind Forest también logra brillar con fuerza en esta faceta, gracias un mundo muy bien diseñado que premia constantemente al jugador que está dispuestos a aventurarse, y que siempre esconde alguna recompensa para los más hábiles al mando

Pero basta de hablar del juego; es magnífico y probablemente no hace falta que os lo digamos (más). ¿Qué podemos decir de la versión de Ori and the Blind Forest para Nintendo Switch? Pues que dan ganas de ir en busca de los miembros de Moon Studios, uno por uno, para darles un beso. 

Ori and the Blind Forest Definitive Edition Nintendo Switch

Cuando se lanzan en Nintendo Switch juegos que previamente habían pasado por PS4 y Xbox One, es habitual que por el camino se vean comprometidos a nivel técnico. El hardware de la consola híbrida es el que es, así que es comprensible. Pero Moon Studios no sólo ha logrado lanzar una versión que está a la altura de la original: también han logrado mejorarlo, consiguiendo que Ori and the Blind Forest haga honor al nombre de 'Definitive Edition'. 

Thomas Mahler, director del juego, explicaba que en el original el personaje de Ori estaba animado a 30fps, mientras que en la versión de Nintendo Switch lo está a 60fps, logrando generar una mayor sensación de fluidez. A esto hay que sumarle que Ori and the Blind Forest Definitive Edition se mueve en todo momento a unos perfectos 60fps, y siempre a la máxima resolución que ofrecen los distintos modos (1080p en TV y 720p en portátil). Es, simple y llanamente, un port perfecto.

Ori and the Blind Forest Definitive Edition Nintendo Switch

Hay muchos juegos que "pegan" en Nintendo Switch, pero el caso de Ori and the Blind Forest podría ser uno de los más exagerados que nos hemos encontrado. Además de por ser un plataformas colorido y de excelente factura, porque algunas de sus mecánicas parecen haber sido diseñadas con el concepto de juego portátil en mente: la posibilidad de crear puntos de guardado en cualquier momento (siempre y cuando dispongamos de energía) es es el acompañante perfecto en modo portátil, donde las partidas suelen ser de menor duración.

Visto el cariño con el que han tratado Ori and the Blind Forest para Nintendo Switch, es inevitable emocionarse (más) con lo que Moon Studios tiene entre manos. Suerte que tenemos una forma magnífica de entretenernos mientras esperamos a que llegue el 11 de febrero de 2020.

Valoración

Una mezcla perfecta entre plataformas y 'metroidvania', con una historia evocadora y un apartado audiovisual al que la palabra "preciosista" le queda pequeña. Si no jugasteis en su momento (o incluso si lo hicisteis), Ori and the Blind Forest Definitive Edition es la forma ideal de experimentar un juego mágico.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Es el port perfecto. Lo bien que encajan sus mecánicas con la filosofía de Nintendo Switch. Las mejoras de esta versión, verdaderamente definitiva.

Lo peor

Que... ¿se acaba? Es difícil encontrarle alguna pega.

Y además