Ir al contenido principal
Análisis Planet Coaster Console Edition PS4 Xbox One PS5 Xbox Series X
Análisis

Análisis Planet Coaster Console Edition. La magia de los parques temáticos en nuestro hogar

Versión comentada: PS4

Planet Coaster Console Edition lleva a PlayStation y Xbox (incluyendo PS5 y Series X) la magia de los parques temáticos y de atracciones con una adaptación del simulador de gestión y construcción más completo hasta la fecha.

Este año no ha sido amable para ningún sector, especialmente para los negocios de ocio y entretenimiento. Afortunadamente, los videojuegos, la forma de entretenimiento en casa por excelencia (como demuestran las cifras de ventas de este año) permite evadirnos y emular de forma segura todo lo que la pandemia nos impide hacer (y mucho, mucho más, claro). Eso incluye algo tan aparentemente imposible de replicar como visitar parques de atracciones

El género de la simulación y la estrategia no conoce límites: hay juegos en los que emular a un emperador romano, un constructor de cohetes a Marte o incluso a un líder de un cartel de narcotráfico. Pero más allá de las extravagancias de los últimos “juego Tycoon”, pocas cosas hay más características en este género que la construcción y gestión de los parques de atracciones. 

Nombres como Theme Park, RollerCoaster Tycoon o Thrillville seguro que te suenan. Aunque esas IP están prácticamente desaparecidas, ahora hay un nuevo líder del género. Es Planet Coaster, y acaba de llegar a PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X/S.

El género que une simulación, construcción y gestión es común en PC, debido a que la ingente cantidad de información, elementos y menús sobre menús pide a gritos un teclado y ratón. Sin embargo, este Planet Coaster Console Edition llega adaptado a consolas PlayStation y Xbox, con algunos retoques y limitaciones menores, pero que por lo demás se mantiene intacto.

planet coaster console edition

Planet Coaster salió originalmente en 2016, y es obra de Frontier Developments, responsables de quizás el juego más afamado de este género: RollerCoaster Tycoon 3. Si jugaste a aquél título lanzado en 2004 (y que acaba de ser relanzado para PC y Nintendo Switch), tendrás mucho camino recorrido, pues este Planet Coaster es una evolución en todos los sentidos. De hecho, podría haber sido RollerCoaster Tycoon 4 perfectamente… si no fuera porque la licencia pertenece a Atari. 

Frontier y Atari se desligaron por desavenencias económicas, y Atari siguió explotando la IP con una ristra de productos mediocres, entre los que se encuentran RollerCoaster Tycoon Adventures (una infame protoversión para Switch que se vendió a precio completo, y que ha quedado completamente desfasada con el lanzamiento de RCT3 –que fue cosa de Frontier y no de Atari-) y RollerCoaster Tycoon World. Este último era básicamente RCT 4, y fue lanzado también en 2016, cara a cara con Planet Coaster, pero palideció frente al de Frontier.

Planet Coaster fue un gran éxito en crítica y público, y subió el listón de lo que pueden ofrecer estos juegos, con opciones de creación prácticamente ilimitadas en su modo sandbox, que cobraba nueva vida gracias a las posibilidades de Steam Workshop

Como curiosidad, dio lugar a un juego "hermano", Planet Zoo, lanzado en PC en 2019. La adaptación a consolas de Planet Coaster trae algunas novedades, especialmente en el modo carrera, pero pierde el acceso al enorme catálogo de Steam, y también carece de cross-saves respecto a la versión de PC.

Análisis Planet Coaster Console Edition

Poco de esto te importará si entras desde cero con esta versión, que es probablemente lo que Frontier espera. Por ello, han reforzado el modo campaña para hacer el aprendizaje más suave a nuevos jugadores, comenzando con un extenso tutorial que va paso por paso explicando los conceptos básicos del juego. 

Al estilo de Jurassic World Evolution, se han incorporado simpáticos personajes (el gerente del parque, el ingeniero de montañas rusas, la encargada de las finanzas y una influencer) que te explican con voces en castellano los fundamentos del juego, y que reaparecen en todos los escenarios de la campaña para hacer de hilo conductor (no estaban en PC).

Por lo demás, el modo se mantiene igual, y nos presenta una serie de escenarios, parques ya creados y que debemos ayudar a sacar de la ruina cumpliendo diferentes objetivos. Es el grueso del juego, aunque también se incluyen una serie de desafíos más concretos y por supuesto el modo sandbox, en el que podemos crear sin restricciones presupuestarias.

Aunque las estrellas del juego son las montañas rusas, pasarás la mayor parte del tiempo realizando otras tareas, menos vistosas pero igual de importantes. La parte de construcción nos permite comprar montañas rusas y atracciones planas, diseñar el trazado de los caminos, colocar instalaciones como tiendas, restaurantes, aseos, primeros auxilios, edificios para los empleados, bancos, papeleras, jardines, elementos decorativos, carteles… Los controles son intuitivos, pero hay tal cantidad de menús y submenús y combinaciones de botones que es fácil agobiarse.

Análisis Planet Coaster Console Edition

Es mejor no querer abarcarlo todo al principio e ir aprendiendo poco a poco a través de la campaña. Y es que no podemos volvernos locos colocando atracciones o haciendo montañas rusas kilométricas: hay que estar pendientes de que los visitantes tengan cubiertas todas sus necesidades (variedad de atracciones, hambre, aseos, comodidad…), a la vez que mantenemos nuestras cuentas en verde. 

Debemos asegurarnos de que los ingresos de las atracciones superan los gastos de mantenimiento. Podemos subir el precio de las entradas, pero eso hará que muchos visitantes no quieran subir. Sin embargo, si tematizamos la atracción con decoración alrededor (podemos hasta programar el movimiento de animatronics y efectos especiales), estarán más dispuestos a pagar un extra… aunque cuando pase el tiempo la atracción pasará de moda y será menos rentable. 

Análisis Planet Coaster Console Edition

Podemos ir más allá y hacer por ejemplo que los viajes duren menos para que tengan más afluencia o lanzar campañas de publicidad para atraer visitantes a la atracción. Incluso podemos crear colas con pase prioritario (los famosos "Fast Pass" de muchos parques) para que los visitantes paguen un extra ahorrándose las colas.

Planet Coaster tiene todas las opciones que quieras para dejar libres tus instintos capitalistas, aunque requiere de mucho ensayo y error, y probablemente tengas que reiniciar los escenarios si tus deudas se hunden sin remedio. No te olvides de tratar a tus empleados de forma humana: tener buenos sueldos es importante, pero también debes asegurarte de que estén satisfechos. Invierte en formarles para que sean más efectivos en sus trabajos, asegúrate que tengan acceso a edificios de descanso, y contrata suficientes vendedores para que no dejen desatendidas las tiendas.

La creación de montañas rusas puede ser un buen momento para desestresarse de todas tus obligaciones como empresario y manager. Pero no olvides que aquí también hay limitaciones. No solo no debes pasarte de tu presupuesto, también tienes que mantener un buen equilibrio entre los tres medidores del juego: emoción, miedo y nauseas. Que los tramos de mayor intensidad estén repartidos por el trazado o que las fuerzas gravitacionales no causen dolor a tus visitantes (peraltando las curvas, por ejemplo).

Análisis Planet Coaster Console Edition

El mayor peligro de Planet Coaster y otros juegos de este estilo es la pronunciada curva de aprendizaje. Es fácil volverse loco con tantos menús y tantos desplegables (incluyendo notificaciones cuando se averían las atracciones o los visitantes están hambrientos). 

También es frustrante empezar a palmar dinero por todas partes sin saber muy bien qué hacer, porque a veces da la impresión de que la lógica del juego funciona de formas caprichosas. Al intentar montar una montaña rusa que no sobrepasara el nivel de miedo, por ejemplo, el juego me decía que alcanzaba un pico de miedo y naúseas en una sección completamente suave, con el tren ya frenado a punto de entrar en la estación.

Análisis Planet Coaster Console Edition

También hemos encontrado algunos bugs y problemas técnicos difícilmente explicables. Por ejemplo, en un mapa nuestros empleados tenían la energía por los suelos porque no había edificio de empleados… ¡pero sí había, estaba abierto, simplemente no sabían llegar! Se formó un pelotón de visitantes que impedía que nadie pudiera pasar al edificio de empleados ni a las atracciones más lejanas. Se solucionó al cambiar de escenario y volver luego.

Por otro lado, el sistema de construcción de caminos es especialmente engorroso. En lugar de poder “dibujar” el trazado, construimos pieza por pieza. Es un método más lento y seguro, pero que da lugar a auténticos despropósitos al intentar crear espacios más abiertos, como esta zona de picnic. Es cuestión de habituarse y saber cómo solventar las manías del juego.

Análisis Planet Coaster Console Edition

Un editor de construcción, por muy refinado que esté, nunca se va a acomodar como un guante a todos los jugadores. Eso incluye la construcción de montañas rusas. Planet Coaster también usa un sistema de construcción tramo por tramo, como puedes ver con detalle en este vídeo tutorial

Otros juegos del género, incluyendo RollerCoaster Tycoon World, usan otro sistema basado en "moldear" el trazado. Cuestión de preferencias, aunque como con los caminos, diríamos que el de Planet Coaster es más seguro pero más lento.

Esta clase de baches pueden hacer que jugadores con poca experiencia en estos juegos (y sin un interés especial en los parques de atracciones) puedan perder la paciencia fácilmente. Los gráficos son muy atractivos, la variedad de atracciones y temáticas es considerable, y las posibilidades creativas son enormes, pero es un juego denso y cuyos nuevos tutoriales solo cubren lo básico.

No obstante, los que de verdad quieran dedicarle tiempo y esfuerzo, se habituarán rápidamente a su interfaz y sus controles y sabrán pasar por alto sus problemas. El siguiente paso será dominar las herramientas de creación que permiten construir edificios combinando piezas prefabricadas o formas poligonales básicas que luego podemos editar. 

Análisis Planet Coaster Console Edition

El resultado es que, si le echas muchísima paciencia, puedes crear reconstrucciones casi perfectas de edificios y parques reales. El inconveniente es que no podemos tematizar las atracciones en sí, lo que hace que parezcan atracciones de feria en medio de un poblado del Oeste...

En este caso, el componente social del juego es esencial. Si queremos, podemos echar la tarde (o la semana entera) modelando el edificio de Space Mountain de Disneyland Paris para luego subirlo a una red donde todos los jugadores podrán descargarlo e incorporarlo a sus parques. El catálogo de Planet Coaster en Steam Workshop tras más de cuatro años es asombroso, con reproducciones fidedignas de parques de todo el mundo, incluyendo sitios como PortAventura, Isla Mágica o el Parque de Atracciones de Madrid, que podemos visitar de forma virtual o estudiar para crear nuestra propia réplica.

En Planet Coaster para consolas se pierde el acceso al taller de Steam, aunque incluye su propio Frontier Workshop con las creaciones que suban los usuarios. El juego lleva solo unos días a la venta y ya hemos encontrados cosas interesantes, pero es improbable que llegue a los niveles de PC, especialmente porque las herramientas más avanzadas de construcción no son tan precisas en consola, con los joystick. Además, Frontier Workshop no permite compartir contenido entre PlayStation y Xbox (aunque sí entre PS4-PS5 y One-Series X).

Otra cosa que lamentamos es que Planet Coaster Console Edition no incluya la mayoría de los DLCs que hay en PC. La versión estándar llega “pelada”, y la Deluxe incluye dos packs, Atracciones Magníficas y Clásicas. Ni rastro de momento de expansiones tan interesantes como la que permitía crear nuestros “Studio Tour” con escenas de películas, o el crossover con Cazafantasmas que incluía su propia minicampaña con voces de los actores. Aun así, el contenido del juego base ya de por sí es muy generoso.

Cabe destacar una última limitación: se ha incorporado un límite de elementos que podemos incluir en el parque sin que afecte el rendimiento del juego. Se llama el Contador Oswald-Eugene, y naturalmente, es más restrictivo en las consolas old gen, PS4 y Xbox One. Tranquilos, el límite es muy amplio en ambos casos.

planet coaster console edition

Llevamos un rato mencionando limitaciones de Planet Coaster Console Edition frente a la versión original en PC, pero realmente se trata de minucias. Es el mismo juego con las mismas opciones y posibilidades lo juegues donde lo juegues. La adaptación de los controles a consola es muy acertada, y además se incluye un nuevo tutorial que suaviza la entrada a un juego denso y complejo, pero lleno de posibilidades... y sobre todo, lleno de la magia y el atractivo de los parques de atracciones.

Si te gustan los juegos de gestión y construcción, o simplemente has echado de menos visitar parques y montar en montañas rusas, Planet Coaster es la mejor alternativa "casera". No es un portento gráfico, pero todas las atracciones lucen (y suenan) de maravilla. Aunque montar en ellas desde casa no es lo mismo que en la vida real, la satisfacción de que todos esos loopings, sacacorchos y tirabuzones varios los has construido tú compensa. Cuando vuelvas a un parque, ¡no los verás igual!

Valoración

Planet Coaster Console Edition adapta bien los controles de PC a consolas, e incluye un nuevo tutorial. Todo se mantiene intacto, incluyendo las extensas opciones gestión y las casi infinitas posibilidades creativas en montañas rusas y edificios. Requiere tiempo y paciencia acostumbrarse, pero si eres fan de los parques te compensará el esfuerzo.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Buena adaptación de los controles de PC a consolas. Infinitas opciones de creación, los gráficos transmiten la magia de los parques temáticos.

Lo peor

Algunos problemas técnicos. Limitaciones frente al PC (sin DLC ni Steam Workshop). La curva de aprendizaje es exigente.

Y además