Predator Hunting Grounds
Análisis

Análisis Predator: Hunting Grounds para PS4 y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Predator: Hunting Grounds, el nuevo juego para PS4 y PC desarrollado por los responsables de Friday the 13th: The Game. Con un enfoque puramente multijugador, nos ponemos la máscara de la letal criatura... O hacemos todo lo posible para huir de la jungla con vida.

Predator llevaba bastante tiempo sin dejarse caer por el mundo de los videojuegos, aunque en los últimos años hemos visto a esta letal criatura alienígena hacer cameos en títulos como Mortal Kombat X (2005) y protagonizar un evento especial en Ghost Recon: Wildlands (2017).

Y ahora, quizás aprovechando el tirón de la última (y no demasiado bien recibida por la crítica) película, Illfonic nos trae un nuevo juego en el que el Depredador es la estrella de la película: Predator: Hunting Grounds, que ya está disponible para PS4 y PC con juego cruzado entre ambas plataformas.

Porque Predator: Hunting Grounds es un juego enfocado al multijugador online. Multijugador asimétrico, para ser más precisos, una propuesta muy similar a la de Friday the 13th: The Game, anterior juego de Illfonic. ¿Han logrado en esta ocasión estar a la altura de las circunstancias y hacer justicia a un personaje tan querido? La respuesta, en nuestro análisis de Predator: Hunting Grounds para PS4 y PC.

Esto hace que Vietnam parezca Kansas

Como multijugador asimétrico, tenemos dos opciones a la hora de jugar: ponernos en la piel del Depredador, que actúa en solitario, o formar escuadra junto a otros tres jugadores para cumplir varios objetivos y tratar de sobrevivir. Pero no nos vamos a engañar: todo el mundo quiere ponerse en la piel del alienígenea con tecnología letal para cazar a sus presas (el juego se llama Predator, al fin y al cabo).

Predator Hunting Grounds

Y ahí ya nos encontramos el primer gran problema de Predator: Hunting Grounds: los tiempos de espera. Al elegir partida rápida, podemos ver el tiempo estimado que vamos a tardar en encontrar partida, pudiendo elegir entre Escuadra Militar, Depredador o Sin preferencias. Y en el caso del Depredador la estimación suele rondar los cinco minutos... Pero la realidad es mucho peor. 

Hemos llegado a estar más de trece minutos esperando encontrar partida como el Depredador, y todo para que al final se nos metiese en una sala en la que no había nadie. Esto es un problema, además de por lo obvio, porque da muy poco margen para aprender a manejar a la criatura.

Predator Hunting Grounds

Existe un breve tutorial en el que se repasan sus mecánicas principales, pero poco o nada tiene que ver con la experiencia de enfrentarse a jugadores reales. El Depredaor es letal, sí, pero si no sabemos usar correctamente sus habilidades, cuatro jugadores bien organizados pueden convertirlo en un amasijo de carne y sangre verde en cuestión de segundos.

Además, jugar con el Predator es verdaderamente divertido: desde una perspectiva en tercera persona, contamos con todas sus habilidades características, como la visión termal (perfecta para localizar a los jugadores en espesura de la jungla), invisibilidad, la cuchilla de brazo, el láser de hombro... Además de una fuerza y agilidad sobrehumanas que le permiten desplazarse por los árboles.

Predator Hunting Grounds

Predator: Hunting Grounds cuenta con la licencia de 20th Century Studios, así que el nivel de fidelidad con el material original es muy elevado (incluso la banda sonora está extraída de la película), algo que se ha aprovechado muy bien a la hora de implementar mecánicas jugables. Por ejemplo, si el Depredador es herido, deja un rastro de sangre verdoso que puede ayudarnos a dar con su posición. Y cuando utiliza su jeringuilla de curación, profiere un grito que se escucha en toda la jungla... Y avisa a los jugadores humanos de que la criatura vuelve a estar lista para la acción.

Crítica de Predator (2018)

Pero quizás nuestra mecánica favorita sea la auto-destrucción, y es que si somos derrotados jugando con el Depredador, podemos activar esta explosión para llevarnos por delante a todo el mundo. En el caso del resto de jugadores, esto plantea una decisión muy interesante: salir corriendo para abandonar el radio de la explosión o jugárnosla tratando de desactivar el dispositivo de auto-destrucción resolviendo un pequeño puzle.

Predator Hunting Grounds

Como decimos, es una lástima que lograr jugar con el Predator sea tan complicado; muy pocos van a tener la paciencia para sentarse y esperar durante diez minutos o más entre partida y partida. Por suerte, la jugabilidad en el caso de la escuadra militar también está bien resuelta.

Es mucho más simple, claro, pues en esta caso abandonamos la tercera persona por los disparos en primera persona. Debemos completar una serie de objetivos que varían según la partida: localizar unos documentos, destruir señales de radio, volar por los aires un campamento, eliminar a un VIP... Los cuatro miembros de la escuadra militar también se enfrentan a enemigos controlador por I.A., aunque se nota que son carne de cañón y están ahí para que no nos aburramos mientras esperamos a que aparezca la verdadera amenaza.

Predator Hunting Grounds

Lo interesante al jugar con la escuadra militar es que se nos presentan varias decisiones a la hora de continuar o incluso para alcanzar la victoria: podemos seguir los objetivos y finalmente abandonar la selva vía helicóptero, pero también podemos pasar de los objetivos y tratar de dar caza al Depredador... Con todo el riesgo que esto conlleva.

En cierto momento se nos puede presentar un objetivo opcional que nos obligue a desviarnos del camino, y si uno o varios miembros del equipo caen, tenemos la posibilidad de traerlos de vuelta pidiendo refuerzos, lo que también nos obliga a salirnos de la misión principal. Constantemente nos enfrentamos a este tipo de decisiones, algo que aporta cierta aleatoriedad a cada partida y hace que la relación con el resto de jugadores sea bastante volátil (algunos no dudarán en marcharse en helicóptero mientras dejan que el resto se desangre en el suelo).

Predator Hunting Grounds

Ya veis que la experiencia de juego en Predator: Hunting Grounds, en ambos casos, nos ha parecido entretenida. Desgraciadamente, el título está plagado de problemas técnicos de todo tipo, como un framerate  inestable, una distancia de dibujado muy reducida... Así como varios bugs que empañan la experiencia. Además, en lo que a contenido se refiere es un juego muy escaso, ofreciendo únicamente un modo de juego y armas nuevas/objetos cosméticos como único incentivo para seguir jugando.

No creemos que Predator: Hunting Grounds sea un mal juego, pues hay buenas ideas y se nota el respeto hacia el material en el que se basa, pero la competencia en lo que a juegos online se refiere es hoy en día feroz, y se nos ocurren unos cuantos títulos que hacen las cosas mejor y presentan una oferta de contenido muy, muy superior.

Predator Hunting Grounds

Ahora bien, muchos de esos títulos empezaron en la posición en la que está hoy Predator: Hunting Grounds, y con el tiempo fueron creciendo, mejorando y ampliándose hasta alcanzar su actual éxito. Puede que dentro de unos años la obra de Illfonic también lo logré pero, hoy por hoy, solo podemos recomendárselo a fans de Depredador y los juegos multijugador.

Valoración

Una propuesta asimétrica que resulta entretenida ya seamos cazador o presa, con una serie de buenas ideas construidas sobre la fidelidad al material en el que se basa, pero que arrastra demasiados problemas como para poder disfrutarse en su totalidad.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Es entretenido independientemente de si jugamos con los humanos o con el Depredador. Cuando funciona, hay grandes momentos de tensión.

Lo peor

Multitud de problemas técnicos y bugs. Los tiempos de espera para entrar a una partida, sobre todo al jugar con Predator. Muy parco en contenido.

Y además