Rogue Legacy
Análisis

Análisis de Rogue Legacy para Nintendo Switch, PS4, Xbox One, Vita y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Rogue Legacy, el éxito de Cellar Door Games que ahora aterriza en Nintendo Switch con su jugabilidad y planteamiento intactos: un "rogue lite" que nos invita a adentrarnos en un castillo maldito para restaurar el honor de nuestra familia familia... pero conseguirlo nos va a llevar varias generaciones.

No lo voy a ocultar: Rogue Legacy, la ópera prima de Cellar Door Games es para mi uno de los mejores juegos de PS Vita. Aunque el juego se lanzó originalmente en PC en 2013, fue en la portátil de Sony donde lo pude disfrutar un año más tarde, y se convirtió en mi juego del verano de 2014. Un "pequeño" indie maravilloso a todas luces, y adictivo como pocos, que hoy en día, cuatro años después, me sigue pareciendo tan fascinante y único como divertido. 

La buena nueva es que mañana día 6 llega a Nintendo Switch. Hablamos de un "rogue lite" o versión reducida de los "rogue like", juegos en los que suelen confluir tres características: la muerte es permanente, los escenarios se generan de forma aleatoria o procedural en cada partida y hay elementos de RPG. Todas esas características están en Rogue Legacy, aunque algunas diluidas para alcanzar su estatus "lite", como vamos a ver más adelante.

Rogue Legacy nos cuenta la historia de una familia caída en desgracia, que debe conquistar un castillo maldito para recuperar su buen nombre. Un castillo, junto a sus bosques, catacumbas y otras zonas, que han caído bajo el dominio del mal, y ahora están pobladas por todo tipo de espectros, desde zombis a hostiles caballeros o magos. Descubrir la historia es parte de la gracia, leyendo distintos diarios diseminados por el mapeado.

El desarrollo es el propio de un "metroidvania": recorremos el castillo con libertad, saltando y acabando con los enemigos, al tiempo que abrimos cofres y destrozamos el mobiliario para conseguir monedas, e incluso derrotamos a jefes finales y conseguimos nuevas piezas de equipo, hechizos y runas con las que mejorar a nuestro personaje. 

Rogue Legacy 1

Eso sí, como hemos dicho al principio, al morir la disposición del castillo cambia por completo, y no jugarás dos partidas con un castillo idéntico... salvo que contrates los servicios de un personaje secundario, el arquitecto, que se lleva su tajada para que el castillo no cambie.

Pero, lo que hace especialmente original a Rogue Legacy es que, aunque la muerte es permanente, en cada partida empezamos a jugar con un descendiente de nuestro personaje, cada uno con sus pros y sus contras, haciendo que cada caballero sea único.

Rogue Legacy 10

En la fórmula intervienen todo tipo de rasgos genéticos, que por supuesto, tienen sus efectos en el juego: desde el daltonismo (vemos la acción en blanco y negro) a la miopía (lo que está lejos se emborrona), pasando por raras enfermedades que invierten el control del personaje, sin olvidar otros rasgos que afectan al tamaño, salud o edad del sucesor.

Antes de elegir al heredero con el que jugaremos, podemos leer sus características, en las que siempre destaca una cosa: el ENORME sentido del humor del juego, que además cuenta con una traducción brillante y que, por suerte, en modo portátil, sus textos se leen mejor que en PS Vita.

Rogue Legacy 3

Con el sucesor elegido, nos internamos en el castillo, intentando sobrevivir a todas las trampas (cuadros que cobran vida, armas lanzaproyectiles, libros fantasma...) y salas especiales, que nos invitan a superar una zona sin sufrir daños, acabar con todos los enemigos...

Sobrevivir a todos estos retos nos permitirá conseguir oro, así como planos para crear un equipo mejor (yelmos, corazas, espadas...). Pero claro: todo lo que consigamos, lo heredarán nuestros descendientes, y serán ellos quienes elijan qué hacer.

Rogue Legacy 10

El oro podemos usarlo para desbloquear nuevas clases de caballero (shinobi, minero...), mejorar las clases que ya hemos desbloqueado, o desbloquear personajes que nos ayudarán en nuestra aventura, como el mencionado arquitecto, o un herrero y una encantadora.

Estos personajes, tras encontrar los planos y objetos necesarios, nos permitirán (previo pago), equipar desde mejores petos o cascos a runas que nos confieren habilidades como saltos múltiples o varios acelerones en el aire. Todo, limitado además, por un sistema de peso, al estilo Fallout, que nos impide cargar con más de lo que nuestro personaje puede.

Rogue Legacy 7

Y ahí no acaba el uso del oro: también podemos emplearlo para adquirir mejoras en el nivel de daño de nuestro ataque, nuestra resistencia al daño o el consumo de maná que implica realizar nuestros ataques secundarios (al estilo Castlevania, con hachas, dagas... etc.), lo que también afecta al nivel de nuestro personaje.

Como podéis ver, el tono RPG es bastante "ligerito", pero eso no impide que el juego sea difícil: de primeras, un simple golpe de un enemigo menor puede suponer que tu caballero muera, o quede muy maltrecho. Es algo que durante las primeras horas de juego pasa bastante, y que puede "frustrar" a los jugadores menos pacientes, o a los que canse la repetición (aunque la disposición de salas, peligros, ítems y enemigos, cambia en cada partida).

Rogue Legacy 5

Pero, si le dedicas tiempo, vas comprando poco a poco las mejoras que harán más fuertes y resistentes a tus herederos, irás descubriendo un desafío repleto, pero repleto de cosas por hacer, en el que incluso hay muchas tareas y cosas para hacer que son completamente opcionales (puedes terminar el juego sin verlas, como una serie de jefes finales bastante más duros).

Un desafío y planteamiento del que han bebido, a su manera, éxitos más recientes como Dead Cells, con el que comparte muchos elementos, aunque también hay numerosas cosas que los hacen diferentes (sin quitarle el mérito al juego de Motion Twin, que ha sido uno de los éxitos de 2018).

Rogue Legacy 4

Todo, además, con un exquisito pixel art, detallado, colorido, bello y bien animado, en el que destacan sobre todo los diseños de los enemigos y los jefes finales. Sobrada calidad también en la parcela sonora, donde destacan unas pegajosísimas melodías y los variados efectos de sonido.

Pero, sin duda, brilla especialmente el trabajo de los barceloneses Blitworks, que una vez más han demostrado que son unos verdaderos hachas a la hora de portar un juego a cualquier plataforma. Aquí no encontraréis las ralentizaciones puntuales de la versión de PS Vita ni ningún otro defecto: el juego está superpulido, se mueve a velocidad constante sin petarderos y los efectos, como la mencionada miopía, están francamente bien logrados. El juego luce de fábula en modo portátil, todo sea dicho. 

Rogue Legacy 8

Todo esto hace que Rogue Legacy siga siendo una experiencia fresca a pesar de los 4 años que han pasado. Si lo jugaste en su día, parte de la sorpresa se habrá difuminado, pero si no lo hiciste, prepárate para uno de esos juegos que recordarás durante mucho, mucho tiempo, si le das una oportunidad.

Eso sí, ármate de paciencia, sobre todo al principio, porque no es un juego asequible desde el primer minuto. Pero una vez dominados sus rudimentos, estarás ante uno de esos juegos que resulta imposible soltar. Ya conquisté ese castillo hace 4 años, y saben bien mis antepasados caídos que un par de vueltas más le acabaré dando...

Valoración

Un divertidísimo "rogue lite" que ha sido magistralmente portado a Switch por las siempre hábiles manos de Blitworks. Un entretenido juego que, si bien no añade nada nuevo en este port de Switch, sigue deslumbrando con su originalidad, jugabilidad y simpatía. Si tras Dead Cells quieres algo más en esa línea, esto es lo más parecido (y divertido).

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Un desarrollo que pica: sencillo de coger, "difícil" de soltar/dominar. El estilo gráfico. La banda sonora.

Lo peor

La repetición puede echar para atrás de primeras. Si lo jugaste en 2013-2014, no hay nada nuevo.