Shadow_of_the_colossus_analisis_principal3
Análisis

Análisis de Shadow of the Colossus para PS4 y PS4 Pro

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PS4

Ya tenemos nuestro análisis de Shadow of the Colossus para PS4, una joya que 13 años atrás diluyó la barrera entre arte y videojuego y que ahora regresa con un renovado apartado técnico. La obra maestra del Team ICO nunca había sido tan impresionante como en este "remake"...

Dicen que los clásicos son clásicos porque perduran en el tiempo y siguen siendo obras vigentes, independientemente del tiempo que pase. En el cine, la literatura o la música, hay ejemplos a patadas. Pero, ¿y en los videojuegos? Pues también. Hay juegos, como Shadow of the Colossus (la obra maestra del Team ICO que ahora regresa a PS4) cuyo concepto es tan único y su ejecución tan brillante, que ya pueden pasar 100 años y seguirá siendo una obra maestra, un clásico...

Por eso, hace apenas una semana os ofrecimos un completo avance del remake de Shadow of the Colossus para PS4 que se lanzará el próximo 6 de febrero, en el que adelantamos muchas de las características, novedades y cambios que introducirá esta nueva versión. Ahora, con nuestro análisis, ha llegado la hora de contaros si todos esos cambios han sido para bien, y si ayudan a engordar la leyenda de uno de los mejores juegos de la historia... o no.

La misma aventura, doce años después

Lo más "fácil" sería decir que Shadow of the Colossus para PS4 es exactamente el mismo juego que disfrutamos en PS2 hace más de una década. Ofrece los mismos 16 Colosos, la forma de derrotarlos no ha cambiado y el mundo que exploramos para localizarlos es prácticamente el mismo, como las sensaciones que deja tras terminar el juego. 

Pero, afirmar algo tan rotundo, dejaría al margen el gran trabajo que ha realizado Bluepoint Games a la hora de "remakear" el juego y hacer que siga vigente hoy día. En 2005, cuando se lanzó en PS2, era un juego demasiado ambicioso, y la consola tenía problemas para mover algo así, que jugara con la escala y nos enfrentara a criaturas muchísimo más grandes que nosotros. Fue uno de los mejores juegos de PS2, a pesar de los petardeos y ralentizaciones.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_1
Shadow of the Colossus en PS4 nos enfrenta a los mismos 16 colosos del original de PS2, pero su puesta en escena es simplemente muy, muy superior.

La tecnología actual elimina de un plumazo esa barrera, y permite plasmar en todo su esplendor el fabuloso mundo que ideó el Team ICO. La tierra prohibida que sirve de escenario al juego y sus criaturas son las mismas, pero nunca habían ofrecido tanto detalle y un acabado tan impresionante, sin que por ello el juego se resienta.

Si jugaste al original de PS2, o al remaster de PS3, seguro que recordarás cómo llegar hasta cada Coloso o cómo derrotarlos. Eso, salvo por ligeros cambios y novedades que comentaremos más adelante, permanece inalterable. Pero "el viaje", lo que vemos, no tiene nada que ver.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_2
En Shadow of the Colossus no todos los colosos son gigantescos son enormes. Los hay más pequeños, pero igual de peligrosos, como esta especie de toro, que embiste y se sacude con muchísima más frecuencia.

El mundo de Shadow of the Colossus en PS4 está infinitamente más sobrecargado, no sólo de árboles y vegetación, sino de detalle en general. Las paredes rocosas de las montañas, las ruinas, el propio suelo que pisamos, las texturas cambiantes según la zona del mapa en la que estemos... todo desprende un nivel de detalle infinitamente superior, que ayuda a crear un convincente mundo olvidado, con una trabajada atmósfera en el que la sensación de "soledad" campa a sus anchas y cala en el jugador

Y si ya en PS2 la iluminación jugaba un papel central, aquí todavía más. Adentrarse en algunas de sus zonas boscosas o cuevas deja alguna de las estampas más bellas que hayáis visto jamás en vuestra PS4 (espectaculares contraluces, rayos que se cuelan entre las ramas...). Es un juego que busca la belleza plástica y la encuentra muy a menudo, y en muchos más rincones de lo que pudiera parecer.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_3
Shadow of the Colossus en PS4 gana muchísimos enteros en espectacularidad. Su mundo es muchísimo más detallado, y la iluminación, mucho más realista.

En este sentido, algunos argumentarán que su mundo está vacío... cosa que no es del todo cierta. Si bien no es un GTA5 con miles de tareas opcionales, si hay cosas para hacer, desde encontrar unos pequeños santuarios donde rezar a recolectar fruta (que nos aumenta la barra de vida) o cazar lagartijas, que aumentan nuestra resistencia al trepar. Hay más cosas, pero de eso hablaremos más adelante...

En estas tareas opcionales, o incluso llegar hasta el punto donde se encuentra cada Coloso (se juegan en un orden determinado, no hay libertad para elegir el siguiente) confluyen distintas acciones, desde montar en nuestra fiel yegua Agro a utilizar nuestra espada (y la luz del sol), para encontrar la ubicación de los Colosos, sin olvidar que hay zonas de saltos y plataformeo, natación... No todo se limita a "correr".

Combates difíciles de olvidar

Si seguimos con la verdadera esencia del juego, los Colosos, siguen sorprendiendo como el primer día... o quizá más, gracias a su remozado aspecto gráfico. Si la sensación de ser inmensamente más grandes que nosotros ya estaba clavada en PS2, aquí se potencia con un nivel de detalle mucho mayor, no sólo de ellos mismos, sino del propio entorno que les rodea.

Pezuñas, pelaje, pliegues en las manos... incluso las polvaredas que levantan: todo desprende un detalle infinitamente mayor, incluidas las animaciones, y logra hacernos pensar que estamos combatiendo contra una criatura "viva". Los puntos débiles (o sellos) siguen estando en los mismos sitios, y las rutinas y patrones para derrotarlos son los mismos que en PS2, y a menudo consisten en usar nuestro escaso arsenal (arco y espada) para que se desestabilicen y así poder trepar por su cuerpo y alcanzar esos puntos débiles con nuestro acero.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_4
El nivel de detalle de Shadow of the Colossus en PS4 es infinitamente superior. Sirva como ejemplo el pelaje de los Colosos, que se comporta de manera más natural y realista ante embestidas, nuestro agarre, etc.

Mientras estamos colgados de ellos nuestra resistencia no es infinita, y tenemos un indicador a tal efecto (que ha cambiado de forma en esta nueva versión, como el resto de la interfaz), por lo que es recomendable descansar en las improvisadas plataformas de los cuerpos de los Colosos sin perder de vista su comportamiento (sacudidas, por ejemplo), para evitar caer y tener que repetir el proceso. 

Para quien no haya jugado a las anteriores versiones, no está de más recordar que hay colosos de todo tipo y tamaño, desde gigantescos homínidos armados a pequeñas aves, serpientes que emergen de la arena o incluso "kilométricas" criaturas voladoras o pequeños toros que embisten a todo lo que se ponga por delante. Algunas son más ingeniosas que otras, pero ninguna os dejará indiferentes, ya que en el fondo son puzles únicos. Puede que se repita algún patrón, pero todos os invitarán a pensar y estudiar el entorno para poder derrotarlos.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_5
Los Colosos de Shadow of the Colossus son en realidad puzzles únicos e invitan a descubrir, por ejemplo, como subir al lomo de una criatura voladora.

Por suerte, Bluepoint Games ha aprovechado la ocasión para corregir muchos de los fallos que estaban presentes en el original o que se agravaron con el remaster HD de PS3. Así, por ejemplo, en Shadow of the Colossus para PS4 se han eliminado los molestos temblores de cámara que sucedían cuando estábamos colgados de algunos colosos o, por ejemplo, los fallos de IA que, en otros casos, hacían que los Colosos tardaran demasiado en adoptaran la postura correcta. Y no sólo en uno o dos casos... El juego está muy, muy pulido a todos los niveles.

Descubre la historia del Team ICO y sus juegos con el libro De Sombras y Bestias

Novedades y sorpresas inesperadas

Como decíamos al principio, el juego es el mismo, e incluso todas las opciones del Shadow of the Colossus original están presentes. Así, no faltan opciones como el modo reminiscencia, que nos permite volver a enfrentarnos a los Colosos que hayamos derrotado (rezando en sus restos) sin mayor desafío o dificultad que revivir el momento, aunque con más grano y suciedad en la imagen, algo que nos ha recordado aún más a la versión de PS2.

Tampoco falta el modo Contrarreloj, el gran desafío "postgame", que nos invita a volver a enfrentarnos a los Colosos y derrotarlos dentro de un límite de tiempo y sin mejoras de ningún tipo, por ejemplo, en la resistencia (se activa rezando en la estatua de cada Coloso, dentro en el templo).

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_6
El modo contrarreloj de Shadow of the Colossus nos invita a volver a enfrentarnos a los Colosos, pero con límite de tiempo y sin mejoras de resistencia o vida para Wander.

Este modo Contrarreloj conserva también todos los objetos desbloqueables, como distintos tipos de flecha, espada o extras de equipo para Wander. La única diferencia aquí está en que el nivel de dificultad "difícil" está disponible desde el principio, con todo lo que ello conlleva (como Colosos más duros y con más puntos débiles), mientras que en PS2 se desbloqueaba tras terminar la aventura por primera vez.

A partir de aquí, este remake, que ha sido realizado bajo la supervisión del Team ICO, no ha dudado en incluir novedades de otro tipo que terminan de hacerlo mucho más apetecible incluso para quienes se lo conozcan al dedillo.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_9
Shadow of the Colossus en PS4 también ofrece otro tipo de extras, como un modo Espejo o la opción Nuevo Juego +, en el que conservamos las mejoras de vida y resistencia acumuladas.

Quizá, la novedad menos "contundende" reside en los distintos filtros que podemos activar mientras jugamos, y que afectan al colorido de la imagen (hay filtros para que los colores sean más vivos, fríos, sepia...), opciones que también están en el modo foto que, una vez activado, permite detener la acción pulsando abajo en la cruceta para inmortalizar aquello que estemos viendo.

Si bien el modo foto es interesante y ofrece variadas opciones (como poder cambiar el foco entre Agro o Wander, el protagonista), se echan en falta opciones "menores" como marcos. Al menos permite poner la cámara totalmente vertical y hacer nuestros propios fondos para el móvil, por ejemplo.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_7
El modo Foto de Shadow of the Colossus nos permite inmortalizar cualquier momento, vídeos incluidos, y toquetear variables como el campo de visión, el zoom, o juguetear con distintos filtros.

Si empezamos a hablar de novedades de mayor peso, Shadow of the Colossus para PS4 también ofrece galerías de arte desbloqueable (por conseguir hitos como matar X Colosos en dificultad difícil, o en Contrarreloj en nivel difícil). Todo este material visual pertenece al desarrollo del "remake", no al del juego original, pero hay cosas muy interesantes, como imágenes comparativas entre el juego de PS2 y esta nueva versión de PS4.

También hay otro tipo de añadidos, como un modo Espejo (como su nombre indica, muestra el mundo "al revés", como si se reflejara en un espejo, poniendo a la izquierda todo aquello que se mostraba a la derecha) y opciones como Nuevo Juego +, que retiene todo lo que hayamos conseguido (lagartijas, frutas, etc.) para volver a empezar la aventura desde el principio.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_8
Los extras de Shadow of the Colossus en PS4 son muy jugosos. Entre ellos, una galería de arte con distintos tipos de diseños, incluida una comparación entre el juego original de PS2 y esta nueva versión.

Pero lo mejor lo hemos dejado para el final. Shadow of the Colossus para PS4 también a introducido pequeños cambios en el mapa para rendir homenaje, y atar cabos, con los otros dos juegos del Team ICO, The Last Guardian e ICO. Son guiños menores, pero los fans de los juegos de este estudio saltarán como posesos al encontrar un barril y una sandía... que remiten a los juegos antes mencionados.

Pero, sin ningún tipo de duda, la palma se la lleva un nuevo tipo de coleccionable, una especie de moneda que en el escenario luce como una espiral dorada que emite un cautivador sonido por el altavoz del Dual Shock 4. Estas espirales suelen estar bien escondidas, como en zonas a las que aparentemente no deberías poder llegar o zonas por las que no tendrías que pasar.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_10
Shadow of the Colossus añade un nuevo tipo de coleccionable, una moneda especial (hay más de 20), que probablemente desbloqueará algo especial...

¿Y para qué sirven? Pues he ahí el gran interrogante. Sabemos que hay más de 25, y que a medida que las recogemos, un indicador en el mapa va aumentando de número, quizá ocultando una nueva zona del mapa. ¿Esconderán algún extra más? Pues no nos extrañaría. Sabemos que en el tintero del Team ICO se quedaron algunos colosos, y esta sería una ocasión inmejorable para añadir alguno más. En breve se descubrirá el enigma... pero de lo que no hay duda es que es otro extra más con el que no contábamos.

Diferencias entre PS4 Slim (o estándar) y PS4 Pro

Para realizar este análisis, hemos probado Shadow of the Colossus tanto en PS4 como en PS4 Pro, y hay diferencias. Con el modelo básico, el juego corre a 1080p y 30 frames por segundo estables, mientras que en PS4 Pro, ofrece dos modos distintos.

Por un lado está el modo cinemático, cuya resolución nativa es de 1440p, pero que gracias a las técnicas de reescalado, consigue un convincente efecto 4K, si dispones de un televisor con esa resolución. Eso sí, en este modo cinemático, la tasa de frames se mantiene también fija a 30 fps.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_12
Shadow of the Colossus consigue correr a 60 fps constantes y fluidos en PS4 Pro (30 fps en PS4 Slim). Aunque el entorno esté sobrecargado, como en esta escena lluviosa, rara vez la tasa de fps cae por debajo de los límites fijados.

Y, aunque el juego francamente bien en la resolución más alta, debemos reconocer que nos ha gustado mucho más en el modo "rendimiento". La resolución no llega a 4K, pero consigue mantener unos estables 60 fps durante el 99% del juego. Y se nota. Y le sientan de maravilla al juego, sobre todo a la hora de explorar el mundo del juego (sobra decir que en combate también se agradecen). 

Eso sí, indistintamente de la consola en la que juegues es posible apreciar el esfuerzo de Bluepoint Games por no excederse en "arreglar" el juego. Como en el original, el control sigue siendo algo duro en algunos momentos (por ejemplo, al manejar a Agro por zonas relativamente estrechas o que limitan nuestra movilidad), e incluso algunas animaciones de Wander, como rodar por el suelo, que resultan bastante toscas para los estándares actuales.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_12
El control de Shadow of the Colossus puede resultar algo durillo en algunos momentos, pero sus creadores han optado por ese acercamiento para que la experiencia sea lo más fiel posible a lo que recordamos los que lo jugamos en PS2.

Ellos mismos han afirmado, y es muy respetable, que no quieren alterar el recuerdo del juego original, las sensaciones que transmitía. Y eso, lo cumplen con creces. Pero, al igual que hay distintas opciones de configuración del control (desde el modo clásico a un modo nuevo, con opciones intermedias para cada uno), quizá también se podría haber implementado un nuevo modo de juego que limara todas estas asperezas, y que fuera el jugador el que decidiera si quiere la experiencia más fiel al original, o la mejor posible. Sobre todo, de cara a los nuevos jugadores.

En ningún caso estos "defectillos" de control y animaciones son graves, y menos aún si jugaste al original de PS2... Pero, si no es el caso, no está de más advertir que su control puede chocar algo de primeras, aunque pronto te harás a él. El único defecto "real" de esta versión es el popping de elementos como los arbustos, que surgen muy cerca de nosotros (sobre todo cuando cabalgamos a toda pastilla). No es nada grave, pero afea un poco el resultado final.

Conclusiones finales

Siempre que tengo que analizar la "revisión" de un juego tengo el mismo problema, porque realmente ¿a quién va dirigido un lanzamiento de este tipo? ¿A los que disfrutaron del juego original y quieren rejugarlo o los que se lo perdieron en su día? En el caso de Shadow of the Colossus para PS4 esa duda es menor, al tratarse de un remake, más que un remaster y porque las diferencias y añadidos son de peso.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_13
El mundo de Shadow of the Colossus ofrece distintos tipos de coleccionable, como las colas de estas lagartijas (que mejoran nuestro agarre), frutas (aumentan nuestra vida) o unos pequeños altares para guardar la partida y recuperar la vida.

Dicho esto, y sabiendo que Shadow of the Colossus es uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, no puedo si no recomendarlo a todo el mundo, lo hayas jugado o no. Si lo conoces, con las mejoras técnicas el espectáculo se dispara hasta nuevas cotas, pero haciendo un más que notable esfuerzo en no destrozar los recuerdos que ya tenías del juego. Y, eso, tratándose de un clásico imperecedero, ya es de nota.

Si, por el contrario, no lo jugaste en su día o en PS3, tienes ante ti la mejor versión posible del juego, la que mejor recrea la visión original que tenía el estudio. Un título mucho más pulido tanto en lo visual como en lo técnico, y a un precio realmente competitivo. Un juego que tiene todas las papeletas de grabarse a fuego en tus recuerdos porque, aunque ha pasado más de una década, sigue sin haber nada igual, y no porque otros títulos no lo hayan intentado imitar.

Shadow_of_the_Colossus_Analisis_14
Shadow of the Colossus muestra su mejor cara posible en PS4, pero bajo esta fachada sigue latiendo el corazón de una aventura tan única como irrepetible, una obra maestra que pueden pasar mil años, y seguirá sorprendiendo como el primer día.

Castlevania Lords of Shadows, God of War o Dragon's Dogma, todos han intentado implementar con mayor o menor acierto las mecánicas de los combates contra los Colosos (subirnos a sus cuerpos, golpear zonas débiles...), pero ninguno ha logrado acariciar los satisfactorios resultados de la obra maestra del Team ICO, que sigue siendo un juego único en su especie, tanto por su puesta en escena, sus mecánicas jugables, como por su sensibilidad o inolvidable banda sonora (una genialidad de Kō Ōtani, que potencia la epicidad del juego hasta niveles estratosféricos).

Todo esto hace que Shadow of the Colossus en PS4 sea una joya de valor incalculable, que nadie en su sano juicio debería perderse (sobre todo aquellos que aún no lo han jugado). Porque, a pesar de todas las mejoras técnicas y gráficas, bajo esa preciosa cara sigue latiendo el pulso de una aventura única e irrepetible, que te tocará el alma y te emocionará como pocas han hecho. Una obra maestra que 12 años atrás nos dejó sin palabras, y que ahora, lo ha vuelto a conseguir.

Valoración

SotC es una de las mejores aventuras de todos los tiempos, y con este remake se reafirma como una joya atemporal, que con PS4 muestra su mejor cara posible. Por si fuera poco, Bluepoint no sólo ha dado una lección de cómo hacer un remake en lo técnico, si no también a la hora de añadir extras que enriquecen la experiencia. Imprescindible.

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

Las mejoras técnicas y visuales elevan aún más la calidad de este clásico. Todos los añadidos y novedades. La banda sonora sigue siendo magistral.

Lo peor

Si conoces el juego original al dedillo, pierde parte de su gracia. Que sólo se mueva a 60 fps en PS4 Pro. El apreciable "popping".