Shadow
Reportaje

Avance del remake de Shadow of the Colossus para PS4

Por Alberto Lloret

Shadow of the Colossus, la obra magna del irrepetible Fumito Ueda, vuelve a la vida con un "remake" completo para PS4 el próximo 6 de febrero. Nosotros ya lo hemos podido jugar a fondo y os adelantamos qué podéis esperar de esta nueva reencarnación de una de las obras maestras que ningún jugador debería perderse.

Muy pocos juegos, al menos de forma merecida, alcanzan el status de obra maestra y pasan a los anales de la historia dejando una huella imborrable en el tiempo. Shadow of the Colossus es uno de ellos, y no sin razón: como toda la obra de Fumito Ueda, ya en el lejano 2005, hace 13 años, destacó por ofrecer un planteamiento tan único como original dentro de las aventuras. Algo que hemos podido volver a ver, hace relativamente poco, con The Last Guardian.

Para aquellos que no tuvieron el placer de paladear el lanzamiento original de PS2, o en el posterior remaster HD para PS3, en Shadow of the Colossus encarnamos a Wander, un joven que se interna en una legendaria y misteriosa tierra con un único fin: traer de vuelta el alma de una joven inerte, pagando el precio que fuera necesario.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_1
Shadow of the Colossus para PS4 sigue siendo un juego único, en el que nos medimos a unas gigantescas criaturas que ni entran en pantalla... salvo que estemos lejos de ellas.

Tal y como le indica un misterioso ser conocido como Dormin, para traer el alma de vueltaes necesario derrotar a 16 enormes criaturas de piedra, los Colosos, que habitan esa misteriosa tierra... aunque el precio a pagar puede ser muy elevado. Así, armados únicamente con la llamada Espada Antigua, un arco, y nuestra yegua Agro, nos internamos en un paraje desconocido.

Así arrancaba Shadow of the Colossus, uno de los juegos de este milenio que más huella (y más profunda), me ha dejado. Intentar acotarlo con palabras es complicado, pero los tiros van porque, a pesar de correr en la ya "primitiva" tecnología de PS2, consiguió contar una historia repleta de sensibilidad, en la que era fácil empatizar con sus personajes (incluido la yegua Agro), al tiempo que ofrecía un espectáculo técnico y jugable como no habíamos visto antes. Era y es algo único.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_2
Shadow of the Colossus en PS4 sigue reteniendo su capacidad para dejar con la boca abierta. Subirnos al vuelo en este Coloso sigue siendo uno de los momentos que no se olvidan fácilmente...

Una obra que sigue siendo única en su especie...

De forma "reduccionista", se podría decir que su jugabilidad gira en torno a dos "fases" o momentos, que se repetían en cada uno de los 16 Colosos (los derrotamos en un orden concreto, no hay libertad en ese sentido). Primero exploramos el mundo en busca del Coloso y, después, nos enfrentamos a él para derrotarlo, en un combate que, por momentos, se asemeja más a un puzzle que a otra cosa (y contra un enemigo que en ocasiones ni entra en pantalla de lo grande que es). 

Dicho así, puede sonar super simple, por lo cierto es que no lo es tanto. En la parte de exploración, la única forma de saber dónde está cada Coloso es gracias a una breve pista que nos da Dormin y utilizando la Espada Antigua: si estamos en una zona con sol, podemos orientar los rayos solares hasta formar un único haz de luz que revela la dirección en la que ir.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_3
El remake de Shadow of the Colossus dejará unos entornos mucho más sobrecargados (árboles, flora, fauna...). Será mucho más impresionante.

Cómo llegar hasta esa zona es otra cosa, pero a menudo entran en juego zonas de plataformeo, escalada (o descenso), o incluso nadar. En unos tiempos en los que Internet no estaba tan asentada en nuestras vidas (y no había tantos vídeos ni guías sobre cómo llegar hasta los Colosos), eso era pura aventura.

Una vez localizado el Coloso, que podía incluso ser acuático o volador, empezaba lo bueno. Analizar sus patrones de ataque, descubrir sus puntos débiles o cómo subir a su cuerpo, era sólo parte de la diversión. Un espectáculo en el que una gigantesca criatura nos zarandeaba en un vano intento de deshacerse de nosotros.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_4
Para revelar las zonas débiles de los Colosos tendremos que hacer "de todo", incluso derribarlos para que nos enseñen la barriga o engancharnos a ellos en pleno vuelo...

Ver todo eso en pantalla, en PS2, era algo a lo que no estábamos acostumbrados. No es exagerado decir que Shadow of the Colossus era un juego adelantado a su tiempo, para un hardware que se las veía y deseaba para mover con soltura todo lo que pasaba en pantalla. Era una idea demasiado grande y ambiciosa, y se notó en defectos como las ralentizaciones, especialmente evidentes en algunos de los Colosos más grandes.

Tras pasar por un remaster para PS3 (que corregía y añadía algunas cosas, como trofeos, y empeoraba otras), llegamos a 2018, fecha en la que vamos a degustar de un "remake" completo, profundo y "de verdad", para PS4. ¿Qué quiere decir esto? Pues que el juego es el mismo, pero con todos los gráficos y efectos hechos de cero. ¿El resultado? Increíble.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_5
La Espada Antigua que porta Wander nos permite utilizar la luz para encontrar el lugar en el que se encuentra el siguiente Coloso. Apenas hay pistas y ayudas para encontrarlos.

 

Un "remake" a la altura de la obra original

No voy a negar que, en ocasiones, prefiero no volver a jugar a títulos que disfruté en una plataforma concreta: a veces la jugabilidad envejece mal. Pero no ha sido así como Shadow of the Colossus, quizá por el sobresaliente trabajo que han realizado con este remake y, por otro, porque es una obra atemporal y, como tal, no pasa el tiempo por ella. O, al menos, no le ha causado mella.

Hemos podido jugar la mitad de la aventura, los ocho primeros Colosos (es de lo que nos permiten hablar en este avance) y sólo podemos aplaudir el trabajo que ha realizado Bluepoint Games, los responsables del profundo lavado de cara. Para quien no lo sepa, en su haber tienen otros laureados remasters, como el de God of War Collection para PS3 o Uncharted The Nathan Collection para PS4. Vamos, que la joya estaba en buenas manos (en realidad, son ellos los quienes eligen en qué juegos trabajan).   

Shadow_of_the_Colossus_Avance_7
Wander sólo cuenta con una espada, un arco y su yegua Agro para derrotar a los 16 Colosos. David contra Goliath en estado puro (y jugable).

En esta ocasión, su trabajo ha sido mucho más profundo y no se ha limitado sólo a cambiar la resolución de las texturas o aumentar la tasa de fps: han rehecho el juego de cero, manteniendo su jugabilidad para que, a la hora de disfrutarlo, sea igual que lo recordamos. O incluso mejor.

Si empezamos por la parcela técnica, no exageramos al decir que Shadow of the Colossus nunca ha lucido mejor. ¿Qué menos, verdad? El original hizo un trabajo sobresaliente para que PS2 "cantase" la Traviata como pocos títulos... pero aquí el espectáculo va mucho más lejos. Está a otro nivel, en todos los sentidos.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_8
Shadow of the Colossus en PS4 ofrece un montón de mejoras visuales (luz, sombra, detalle...). Algunos parajes y planos siguen sorprendiendo como el primer día por su calidad.

El mundo está más vivo y sobrecargado que nunca, desde la vegetación, más abundante y presente en todas las zonas, a detalles menores como mariposas o luciérnagas revoloteando. Sólo hace falta internarse en sus zonas boscosas más densas para darse cuenta de ello. Mucho más en pantalla, para recrear un mundo infinitamente más rico y detallado. Y eso sin mencionar las texturas (hasta en 4K, si juegas en PS4 Pro), que también son clave para crear un mundo más contundente.

Como decíamos en el párrafo anterior, nosotros hemos jugado en PS4 Pro, en una tele 4K, y lo cierto es que el espectáculo se dispara hasta unas cotas impresionantes. Además, es posible elegir entre un modo "rendimiento" (el juego se mueve a 60 fps estables) y un modo "cinematográfico" (con texturas 4K y a 30 fps). Juegues con uno u otro, lo cierto es que el juego resulta espectacular... aunque nosotros preferimos los 60 fps que hacen que la experiencia sea mucho más fluida, sobre todo a la hora de combatir contra los Colosos.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_10
En el nivel de dificultad "difícil" los Colosos tienen más puntos débiles y causan más daño.

Jugar con un buen panel 4K (con HDR) también te permitirá disfrutar de otro de los elementos clave del juego: el uso de la luz. Ya en PS2 destacó por esta característica, pero en PS4 se multiplica por cien mil trillones, tirando por lo bajo. Sólo hace falta pararse unos instantes para ver cómo el sol se cuela entre las ramas de los árboles, o como afecta a las paredes, por no hablar de la iluminación de las antorchas, de los lugares cerrados o las sombras. Es un factor clave para la ambientación, y en PS4 alcanza todo su esplendor.

Y no, las mejoras no acaban ahí: podríamos tirarnos cientos de horas hablando de los propios Colosos, que ahora ofrecen un nivel de detalle infinitamente superior (pelaje, animaciones...), sin obviar detalles menores como las polvaredas que levantan sus golpes, embestidas o pisotones. Sigue sorprendiendo como algunos emergen del agua, o inician el vuelo, para atacarnos... Aunque lo hayas jugado, sigue teniendo ese factor "sorprendente" que te embobará frente a la tele.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_9
El "remake" de Shadow of the Colossus pone el foco y mucho en el detalle. El pelaje de los Colosos, sin ir más lejos, es impresionante.

 

Un trabajo a todas luces "Colosal"

Las mecánicas, puntos débiles y tácticas para derrotarlas son las mismas, e incluso podríamos decir que se han limado ciertas "durezas" de la que hacían gala algunos Colosos, como el cuarto, que en ocasiones costaba más de la cuenta que adoptara la posición correcta para poder encaramarnos a su cuerpo.

Con Wander y Agro pasa tres cuartos de lo mismo: ofrecen mucho más detalle en sus animaciones (la capa al viento, sus movimientos...), pero la respuesta y su control no han cambiado. En ocasiones sigue pareciendo algo tosco (ya lo era en PS2), tanto en la precisión a la hora de manejarlos como en ciertas animaciones o la detección de colisiones... pero la idea, como decíamos antes, es no alejarse de la obra original, para que las sensaciones sean las mismas.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_11
Shadow of the Colossus en PS4 mantiene todos los detalles, como la presencia de lagartijas. Si les cortas su cola, mejorarás tu resistencia al agarrarte a los Colosos...

En eso de las sensaciones también tiene que decir, y mucho, la banda sonora. No haber incluido en el remake la banda sonora original, obra del genial Kō Ōtani, hubiera sido un error garrafal, imperdonable, porque parte de la "epicidad", de la intensidad de Shadow of the Colossus, reside en su inolvidable banda sonora, capaz de poner los pelos de punta al más pintado. La música de los combates, sin ir más lejos, se os grabará a fuego en los tímpanos (si no lo ha hecho ya)... y eso que son sólo una parte de los temas. 

El único "pero" que se le puede reprochar ahora mismo al remake de Shadow of the Colossus es el evidente "popping" que aparece en pantalla en determinados momentos (como por ejemplo, al galopar con Agro en una pradera repleta de vegetación), en el que vemos claramente como las plantas aparecen muy cerca de nosotros, y no en el horizonte... Un fallo para mí mínimo, completamente perdonable, en un remake de esta escala y que hace tan bien demasiadas cosas.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_13
Los guiños y referencias a otros juegos del Team Ico están presentes. ¿Dónde habremos visto antes este tipo de cubos?

También hay otras pequeñas diferencias respecto al lanzamiento original de PS2. De primeras, Shadow of the Colossus para PS4 tiene los tres modos de dificultad desbloqueados de primeras (en el modo difícil, algunos Colosos tienen más puntos débiles, y todos nos quitan más vida con sus golpes). Quizá haya un nuevo modo de dificultad desbloqueable... También se han reasignado los controles (ahora, por ejemplo, nos agarramos al pelaje de los Colosos y salientes presionando R2).

El único añadido realmente "nuevo" es el ya imprescindible modo foto. Si lo activamos, sólo tenemos que pulsar abajo en la cruceta para parar la acción en cualquier momento e inmortalizar el momento. La novedad aquí es que, cuando es posible, podemos elegir el personaje de referencia, entre Wander y Agro, lo que deja algunas tomas más que interesantes (sin olvidar los filtros, ajustes de color, campo. y otros muchos parámetros más). Podemos incluso poner la cámara en vertical para crear nuestros propios fondos de pantalla para el móvil.

Shadow_of_the_Colossus_Avance_12
Shadow of the Colossus en PS4 cuenta con un modo foto que te permitirá inmortalizar tus mejores momentos, añadiendo filtros y otros efectos.

No quería terminar sin sincerarme: Shadow of the Colossus es uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos y me daba un poco de miedo que el remake estropeara los grandes recuerdos que me dejó en 2005. No por el trabajo de Bluepoint Games, si no porque el juego hubiera envejecido mal y reencontrarme con él me dejara mal sabor de boca. Pero... nada más lejos de la realidad. Fue un adelantado a su tiempo, y se nota.

El remake está hecho con tanta cabeza, cuidado y mimo que sólo se centra en mejorar aquello en lo que el juego original de PS2 renqueaba, culminando así la experiencia "Shadow of the Colossus" definitiva. Una obra maestra audiovisual que ningún amante de las aventuras, en su sano juicio, debería perderse. Un clásico de los que ya no hay, y que ahora vuelve con su mejor cara posible. Pero de eso ya hablaremos en el 30 de enero, cuando publiquemos el análisis...

Lecturas recomendadas