Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Análisis Shin Megami Tensei V - El mejor JRPG del año es de Nintendo Switch

Shin Megami Tensei V

Shin Megami Tensei V desata el apocalipsis en Nintendo Switch, llevando la prestigiosa saga de Atlus hasta lo más alto. En nuestro análisis, os contamos por qué se trata de uno de los mejores juegos de rol de 2021.

Aunque la enorme popularidad de la que goza la saga Persona en la actualidad puede llevarnos a pensar lo contrario, toda la filosofía, los dramas de instituto y los enfrentamientos entre ángeles, demonios, dioses y criaturas mitológicas están derivados de Shin Megami Tensei (si nos ponemos estrictos la rama original es Megami Tensei, sin el "Shin", pero esa es una historia para otro día).

Y tras bastante tiempo sin una nueva entrega (la última, SMT IV: Apocalypse, se lanzó en 3DS), Nintendo Switch se prepara para recibir Shin Megami Tensei V. Un juego muy especial por varios motivos, entre ellos, que se trata del primero para una consola de sobremesa desde SMT III: Nocturne.

Y se puede apreciar que Atlus ha buscado capturar el estilo tan característico de la tercera entrega con este quinto capítulo, pues no en vano es la más popular en muchas partes del mundo (este mismo año hemos podido jugar a su remasterización, Shin Megami Tensei III: Nocturne HD Remaster).

Shin Megami Tensei V también es especial por ser uno de los primeros títulos anunciados para Nintendo Switch, en aquella recordada presentación... Emitida hace ya cuatro años. Por aquí os contamos 5 razones por las que merece la pena comprar Nintendo Switch OLED (y 3 por las que no).

La espera ha sido larga, sí, pero nos alegra poder decir que ha merecido la pena: SMTV no sólo está a la altura del resto de entregas de esta saga tan prestigiosa, sino que también se corona como el mejor JRPG de 2021. Os lo contamos en nuestro análisis de Shin Megami Tensei V para Nintendo Switch.

Pocket Monsters

Si nunca os habéis adentrado en el mundo apocalíptico de Megaten, una forma rápida de describirlo sería: "como Pokémon, pero con demonios". 

Estamos ante un JRPG con combates por turnos donde la mecánica principal gira en torno a conseguir que los demonios se unan a nuestras filas, usarlos en combate y hacer que suban de nivel para fortalecerlos y adquirir nuevas habilidades, para después fusionarlos y obtener demonios aún más poderosos.

Dicho así puede sonar sencillo, pero la realidad es que Shin Megami Tensei V es un juego muy profundo pensado especialmente para los fans más hardcore del género.

Para empezar, están los propios demonios: como su nombre indica, estas criaturas no se unen a nosotros por las buenas; debemos negociar con ellos mediante conversaciones en las que podemos elegir entre diferentes respuestas que pueden agradarles (o no) en base a su personalidad, satisfacer sus deseos entregándoles macca (dinero), objetos, salud...

Shin Megami Tensei V

Es un método bastante entretenido que da pie a situaciones muy divertidas, pues los demonios son unos auténticos capullos (la inmensa mayoría) y a menudo nos sorprenden con respuestas tronchates, largándose... o lanzando un ataque inesperado.

Hay que destacar el fantástico diseño de los demonios, todos ellos inspirados en criaturas de diferentes mitologías, deidades, seres del folclore... En Shin Megami Tensei V repiten los habituales de la saga, pero también se han sumado otros tantos nuevos.

Y pese a la comparación inicial con Pokémon, aquí hay literalmente de todo: desde simpáticos muñecos de nieve hasta grotescas aberraciones con el cuerpo cortado por la mitad.

Shin Megami Tensei V

Después tenemos los combates, que como suele ser costumbre en la saga Megaten hacen uso del conocido como "Turn Press Battle": se trata de un sistema en el que obtenemos turnos extra al explotar las debilidades de un enemigo, mientras que al fallar el ataque o usar un elemento afín, los perdemos. 

Lejos de invitarnos a sacar partido de este sistema, Shin Megami Tensei V nos obliga a hacerlo. ¿Por qué? Porque los rivales también pueden aprovecharlo. Incluso un grupo de enemigos normales puede pillarnos desprevenidos, mandándonos al otro barrio sin poder hacer nada para defendernos.

Shin Megami Tensei V

Porque si por algo son conocidos estos juegos es por lo desafiantes que pueden llegar a ser. Y con SMT V no se han cortado ni un pelo en ese sentido: hemos jugado en normal, que según el juego es "la dificultad recomendada para incondicionales de la serie Shin Megami Tensei", y os aseguramos que la descripción no miente.

Hemos muerto en incontables ocasiones, hemos evitado enfrentamientos por miedo a ser vapuleados, hemos "grindeado" para subir niveles y, sobre todo, hemos pasado largos ratos eligiendo cuidadosamente qué demonios fusionar, qué habilidades enseñarles y qué afinidades otorgarles para crear estrategias que nos permitiesen derrotar a los dificilísimos jefes.

Sobre estos últimos, destacar que Shin Megami Tensei V es la clase de juego que "obliga a usar todas las herramientas a nuestra disposición". Para que os hagáis una idea, ha habido enfrentamientos que se han alargado durante más de media hora, en los que hemos tenido que usar a gran parte de nuestro grupo de demonios, tirar de objetos... Vamos, que hemos terminado sudando.

Shin Megami Tensei V

Shin Megami Tensei V también nos ha recordado la importancia de guardar la partida, algo que cada vez se destila menos. Porque aquí no hay auto-guardado: si caemos en combate (es decir, si la salud del protagonista llega a 0), toca cargar la última partida guardada. Y si hacía tres horas que no guardábamos... Os podéis imaginar lo que eso significa.

Si os preocupa la dificultad, os alegrará saber que también hay un modo casual. Y que cuando el juego se ponga a la venta, se lanzará un parche del día uno que incluirá otro modo de dificultad aún más fácil, así como la posibilidad de seleccionar voces en japonés para los diálogos.

Entre los cambios más destacables dentro del sistema de combate encontramos las habilidades de Magatsuhi, que vienen a ser poderosos ataques especiales que consumen la barra de Magatsuhi al completo y que cambian dependiendo de la raza del demonio (aunque primero debemos obtenerlos).

Shin Megami Tensei V

La gracia está en que los enemigos también pueden hacer uso de este poder, potenciando sus habilidades durante un turno completo. Esto añade un punto extra de estrategia: ¿atacamos con todo para evitar que efectúen el ataque o usamos las herramientas a nuestra disposición para encajar el golpe?

La única "pega" que le podemos poner es que el ritmo de los combates es un poco lento, algo que en un JRPG puede suponer un problema, pues a la larga nos lleva a evitar los enfrentamientos. Tampoco lo podemos considerar una pega como tal, pues es fruto de un sistema donde ningún combate se puede tomar a la ligera. Pero es importante que lo tengáis en cuenta.

Esto se aplica también a la historia, especialmente durante las primeras horas, pues se toma su tiempo en arrancar. En definitiva: Shin Megami Tensei V no es un juego para impacientes.

Shin Megami Tensei V

Y hablando de la historia, sigue la estela de anteriores entregas (en especial la tercera, como decíamos al inicio), poniéndonos en el papel de un estudiante de instituto que, sin comerlo ni beberlo, acaba en un Tokyo postapocalíptico plagado de demonios. 

Por suerte, el misterioso Aogami le propone fusionarse con él, dando lugar al nacimiento del Nahobino, un ser blasfemo que no es ni humano, ni demonio. Hay que señalar que su diseño es absolutamente fabuloso y se postula como candidato al pelazo más envidiable de la historia de los videojuegos.

Shin Megami Tensei V

Como es habitual, la historia no se corta a la hora de meterse de lleno en temas como religión, filosofía o política, y a lo largo de la trama se presentan un buen número de decisiones que determinan la ruta que seguimos y el final de la aventura.

Hasta este punto, si habéis jugado a otros Megaten, es probable que estéis pensando que Shin Megami Tensei V no se diferencia demasiado del resto. Y estáis en lo cierto: se trata de un JRPG muy tradicional, muy clásico, con unos cuantos ajustes aquí y allá para hacerlo menos obtuso y más actual que sus predecesores. 

Pero todavía no hemos hablado del gran cambio.

Tokyo Inferno Orchestra

Shin Megami Tensei V cambia las mazmorras de anteriores entregas por escenarios abiertos. Puede que sea cosa nuestra, pero esto ha sido una auténtica sorpresa, pues ningún tráiler nos hacía sospechar que la exploración iba a tener tanta importancia.

Porque, para empezar, el tamaño del Da'at (el nombre que recibe el Inframundo en el que se ha convertido Tokyo) es enorme. No es un mundo abierto como tal, pues el juego está dividido en varios niveles, pero el tamaño de todos ellos es tan grande que hemos tenido la sensación de estar recorriendo un mundo abierto.

Pero más importante que su tamaño es su diseño, y en ese aspecto Shin Megami Tensei V también nos ha sorprendido con creces, más teniendo en cuenta que es la primera vez que Atlus apuesta por esta estructura dentro de la saga. 

Shin Megami Tensei V

Los escenarios están llenos de edificios en ruinas, atajos, diferentes alturas... Además de correr a gran velocidad, tenemos un botón de salto dedicado que nos permite alcanzar zonas elevadas. Hay mucha verticalidad y, pese al gran tamaño, jamás hemos tenido la sensación de estar recorriendo explanadas vacías.

Para terminar de redondearlo, Shin Megami Tensei V tiene un montón de trucos para fomentar la exploración: hay cofres, misiones secundarias... y unas criaturillas, conocidas como Miman, que nos aportan puntos de gloria.

La gloria es la "moneda" necesaria para desbloquear las habilidades del Nahobino; cosas tan útiles como aumentar el número de demonios que puede albergar nuestro equipo o la cantidad de ataques que pueden aprender (entre muchas otras cosas), lo que nos lleva a buscar a los Miman con ahínco. Son un coleccionable, sí, pero uno bien hecho.

Shin Megami Tensei V

Las misiones secundarias, por cierto, no suelen ser excesivamente complejas en lo que a mecánicas se refiere (salvo algunos casos, con diferente resultado en función del bando que elijamos), pero incluyen premios muy importantes, como nuevas habilidades de Magatsuhi para las diferentes razas o acceso a poderosas fusiones.

Otro cambio importante es que en Shin Megami Tensei V los enfrentamientos ya no son aleatorios: los demonios recorren los escenarios y el combate se activa al entrar en contacto con ellos. Nos parece un gran acierto, pues de esta manera se evita el tedio de otras entregas y podemos "elegir" la frecuencia con la que peleamos.

Los enemigos no dudan en lanzarse a por nosotros, claro, así que debemos ser hábiles esquivando sus acometidas si no queremos pelear. Esto da pie a situaciones muy chulas, como toparnos con demonios de gran poder (¡y tamaño!) al recorrer el mapa... Y salir por patas cuando empiezan a perseguirnos.

Shin Megami Tensei V

En cuanto al apartado audiovisual, Shin Megami Tensei V es un juego muy potente. Puede que no lo parezca si lo comparamos con otros títulos, pero hay que tener en cuenta la amplitud de sus escenarios y la gran cantidad de sistemas que hay en juego en los combates, en los que cada uno de los cientos de demonios cuenta con sus propias animaciones. 

Aquí hay que destacar las habilidades únicas que presentan ciertos demonios, acompañadas por una pequeña escena de vídeo específica, y en especial las del Nahobino; su nivel de espectacularidad es equiparable al de los ataques Límite de la saga Final Fantasy

Eso no quita que en la parcela técnica se hayan hecho ciertos sacrificios, como recurrir a un "popping" muy agresivo al recorrer los escenarios. También hemos visto algunas "rascadas" de framerate, aunque no son demasiado habituales. 

Shin Megami Tensei V

Y aunque esto no debería sorprender a ningún veterano, la banda sonora de Shin Megami Tensei V es sencillamente magnífica. Esta vez el aclamado compositor Shoji Meguro no está involucrado, pero es increíble cómo han logrado capturar la esencia clásica de la saga en cada melodía, con un sonido eléctrico y "sucio" que nos transporta de vuelta a los años 90.

Por último, pero no por ello menos importante, destacar que Shin Megami Tensei V llega traducido al castellano, algo que siempre aplaudiremos dada la cantidad de juegos de la saga (Megaten o Persona), que en el pasado no han contado con traducción a nuestro idioma.

Curiosamente, los elementos de la UI en combate y el menú se han mantenido en inglés; si bien no supone un gran problema, provoca un contraste extraño toparse con esa mezcla entre ambos idiomas, más si recordamos que en Persona 5 Royal se tradujeron hasta las onomatopeyas.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Shin Megami Tensei V logra alcanzar la divinidad manteniendo un equilibrio perfecto entre cielo e infierno: es una oda a los clásicos, a los JRPG que no temían abrumar al jugador con "numeritos" y una dificultad endiablada, pero también un juego moderno, que sabe adaptarse a los tiempos que corren. Imprescindible.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Un JRPG puro y duro, profundo y desafiante. El diseño de los escenarios, abiertos y de gran tamaño. A nivel gráfico es muy potente...
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

... pero presenta limitaciones, como un popping muy agresivo. El ritmo de combates e historia es lento; no es un juego apto para impacientes.

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

90

Excelente

Y además

Más artículos