Ir al contenido principal
SkateBIRD
Análisis

Análisis SkateBIRD, un pájaro que patina bajo

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de SkateBIRD, un juego desarrollado por Glass Bottom Games para Xbox One, Nintendo Switch, Amazon Luna y PC que nos invita a convertirnos en los amos (emplumados) del monopatín.

Desde hoy está disponible en Xbox One (¡también en Game Pass!), Nintendo Switch, Amazon Luna y PC SkateBIRD, una curiosa propuesta dentro de los juegos de skateboarding que desarrolla el estudio independiente Glass Bottom Games.

Y cuando decimos "curiosa propuesta dentro de los juegos de skateboarding", más bien deberíamos decir "la más curiosa que hay", porque... ¿¡En cuántos juegos se puede patinar controlando a un pájaro!? Vale, técnicamente Tony Hawk es el hombre pájaro, pero... Ya nos habéis entendido.

Es curioso, pues parece que tras estar de capa caída, los juegos de skateboarding están viviendo una suerte de renacimiento: hace unos meses probamos el realismo de Skater XL y gozamos como enanos con la remasterización Tony Hawk's Pro Skater 1 + 2, dentro de poco llega el prometedor OllieOllie World (tiene una pinta fabulosa)... Y eso por no hablar de que Skate 4 está en camino.

Dentro de los juegos de patín, SkateBIRD se engloba dentro de los que inclinan la balanza hacia el control arcade en lugar de la simulación. Vamos, a grandes rasos se lo podría describir como un Tony Hawk protagonizado por pequeños amigos emplumados. Pero... ¿vuela alto o se cae del nido? Os lo contamos en nuestro análisis de SkateBIRD.

Más vale pájaro en tabla...

La primera impresión al empezar a jugar a SkateBIRD es muy buena: al iniciar una partida nueva, nos encontramos ante un completo editor de personajes que nos permite crear al "birb" (una forma cariñosa de referirse a los pájaros en inglés) de nuestros sueños

La selección de razas es sorprendentemente elevada, casi tanto como su recreación: periquito, cacatúa ninfa, gorrión, cuervo, paloma, carpintero, cacatúa, cotorra, martín pescador... Incluso aves más grandes, como lechuzas, águilas y halcones. Vamos, que los ornitólogos no van a quedar decepcionados.

SkateBIRD

La cosa no acaba ahí, pues el editor de SkateBIRD también nos permite añadir complementos, como gorras, gafas, cinturones, collares, capas... Y dado que estamos ante un juego de patín, tampoco faltan opciones de personalización de la tabla y las ruedas.

Desgraciadamente, esa primera impresión es todo lo bueno que os podemos contar de SkateBIRD. Nunca nos habíamos parado a pensar en lo importante que es el control en un juego de skateboarding hasta que nos hemos puesto a los mandos de la obra Glass Bottom Games.

SkateBIRD

Porque las cosas como son: el control es nefasto. Tanto, que elimina cualquier atisbo de diversión y quita las ganas de seguir jugando. No tenemos muy claro si se trata de algo relativo a la versión de Nintendo Switch (que es la única que hemos podido probar), pero hay un retraso muy molesto al realizar cualquier acción, especialmente evidente cuando queremos hacer giros.

¿Quizás es algo deliberado, con el objetivo de representar que un pájaro no puede girar sobre una tabla con la misma "facilidad" que un humano? Sea un problema técnico o una cuestión de diseño, el caso es que afecta muy negativamente al control.

SkateBIRD

Para que os hagáis una idea, algo tan sencillo como un grind, que no debería llevar más de dos pulsaciones de botón, aquí es una misión imposible. Entre que debemos anticiparnos al retraso del control para hacer el ollie y que el sistema de colisiones es tremendamente estricto y nos obliga a colocar la tabla EXACTAMENTE sobre la barandilla... Las ganas de intentarlo se esfuman.

Además, la originalidad de la propuesta está muy desaprovechada, pues al final lo único que tiene de especial de controlar a un pájaro skater es... que puede batir las alas en mitad del aire para realizar un segundo salto. Por lo demás, SkateBIRD no deja de ser una copia (mala) de Tony Hawk.

SkateBIRD

Y mala no sólo por el control, también por lo limitado que está en el resto de apartados: los trucos a nuestra disposición están bastante limitados, sólo hay un modo de juego y sólo hay cinco mapas, que debemos desbloquear mediante un proceso bastante tedioso: completando las misiones que nos proponen una serie de pájaros.

Y diréis: "¿qué tiene eso de tedioso?" Para empezar que debemos dar con ellos y no siempre es fácil; no es agradable querer realizar una misión principal y no ser capaces porque no damos con el pájaro en cuestión. Y para continuar, que los objetivos deben ser completados dentro de un límite de tiempo, y entre los problemas de control y de cámara... Se convierte en un proceso muy frustrante.

SkateBIRD

Al menos, los escenarios sí son bastante originales, pues juegan con el pequeño tamaño de los pájaros para permitirnos patinar objetos cotidianos como una pajita, un bol de sopa, libros... Estos son los 4 skates más baratos para principiantes, por cierto.

Siempre es doloroso hablar mal de un juego, más cuando se trata de un título pequeño, realizado por un estudio pequeño, que probablemente le ha puesto mucha ilusión y se ha esforzado al máximo para que su pequeñín llegue a consolas. Desgraciadamente, SkateBIRD es una simple curiosidad que sólo os podemos recomendar si sois amantes del patín... y la ornitología

Valoración

Los problemas de control y cámara, unidos a un desarrollo tedioso y lo limitado que está en todos los aspectos (trucos, mapas, modos de juego, etc.), hacen que la original propuesta de SkateBIRD caiga en saco roto. Una verdadera lástima.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Las números opciones de personalización de nuestro "birb". La originalidad de la propuesta.

Lo peor

El control es un desastre. La cámara. El desarrollo es tedioso y está muy limitado en todos los frentes.

Y además