Doom Patrol
Análisis

Crítica de Doom Patrol temporada 2, así regresa "La Patrulla Condenada"

Por David Lorao

Ya hemos podido ver el comienzo de la temporada 2 de Doom Patrol (La Patrulla Condenada) y estas son las sensaciones que nos ha dejado el regreso de este grupo de superhéroes del DC Universe.

Cuando La Patrulla Condenada fue presentada en la primera temporada de Titans, muchos pensábamos que no iban a ir más allá de un grupo de personajes del DC Universe que podrían aportar decenas de momentos divertidos y que serían un alivio cómico entre series mientras los Jóvenes Titanes desplegaban toda la potencia visual y el poder de sus superhéroes en primer plano. Ninguno de nosotros creímos en un primer instante que la herencia de Grant Morrison con este grupo de extraños personajes iba a ser trasladado de esta manera, a pesar de que la comedia no la ha perdido en ningún momento. Y la segunda temporada de Doom Patrol vuelve a demostrar lo equivocados que estábamos.

Si la primera temporada de La Patrulla Condenada ya fue toda una sorpresa que combinaba comedia y drama en una coctelera que poco tenía que ver con los clichés del mundo de los superhéroes, esta segunda entrega que ya está disponible en HBO España recoge el testigo de su temporada predecesora y se mantiene intacta, con el mismo interés narrativa, las mismas inquietudes existenciales, la misma dimensión de miras y la misma ambición flexible. Y esa continuación tan orgánica, tan neutra, tan sincera se ha convertido en una de sus mayores virtudes.

La segunda temporada de La Patrulla Condenada vuelve a ofrecernos el mismo ritual que en la primera. Seguimos teniendo este desfile de elementos grotescos llenos de carácter y de alma, tipos simpáticos ajenos a las luces y las estrellas de las capas, los antifaces y las mallas. Todos ellos son tan firmemente imposibles en el mundo real estéticamente y tan sumamente empáticos con nosotros, los espectadores, en cuantos a los sentimientos, que el feeling viendo esta serie es una mezcla extraña, similar a la que ocasiona BoJack Horseman (Netflix): no podemos sentirnos identificados por cómo son físicamente, pero sí por lo que están sintiendo.

Una galería de los horrores que nos recuerda por qué es tan importante mirar en el interior de las personas y no en el exterior

Y es que la trama (ya sucedía en la primera temporada) es tan anecdótica frente a los sentimientos de los personajes que queda más como un motor de acción que mueve a todos ellos que como un bien de primera necesidad. La temporada 2 de Doom Patrol, en ese sentido, sigue siendo un producto audiovisual de superhéroes difícil de catalogar. Es complicado decir que éste es el mismo universo que el de Titans (que lo es) o que es el mismo género que Stargirl (que lo es). La Patrulla Condenada es algo más, va un paso más allá. Coge algún que otro cliché del medio, pone el foco de atención en alguna que otra trama que podría ser superheroica... Pero los personajes son tan importantes y tan diferentes a todo a lo que estamos acostumbrados que...

Doom Patrol

Es otra liga. Esta serie y este grupo de superhéroes juegan en otra liga. Una liga en la que lo humano se hace mucho más tangible en la figura de un robot, una mujer elástica o un hombre incorpóreo. Todos ellos son unos perdedores. Una competición por ver quién ha sufrido más que acaba dando como resultado una familia y traslada el esperanzador mensaje de que la felicidad y el amor también son posibles para aquellos que lo creían imposible, que habían bajado los brazos y que habían perdido la fe en la deriva de la existencia, dejándose llevar por el paso de los días hasta la más que necesaria desaparición final.

En ese sentido, el primer episodio (especialmente en su recta final) de la temporada 2 de La Patrulla Condenada es el mejor ejemplo de lo que aspira a ser esta serie de televisión. La comedia y el drama se dan un abrazo para ofrecerte, con una retahíla de tacos, insultos y escenas surrealistas y divertidas, un debate sobre la familia, el amor, la bondad, el futuro, la esperanza, la adicción a las drogas, el perdón, la redención, la muerte, la inocencia...

Doom Patrol

Muchos son los temas que en los tres primeros episodios de esta segunda temporada de la serie de DC Comics se tocan. Y, además, se tocan sin temor. No hay medias tintas o remilgos. La serie no tiene miedo por quién puede estar mirando detrás de la pequeña pantalla y se atreve con todo, dejándonos momentos verdaderamente delicados que rompen el hielo de la comedia con la punzante realidad de nuestros días. Golpes que el espectador va encajando como buenamente puede, consciente de lo difícil que es en algunos casos porque son demasiado parecidos a nuestras vidas.

Y es que esa, creemos, es la clave de La Patrulla Condenada. Tanto la primera como la segunda temporada de Doom Patrol han conseguido convertir el circo de los horrores que en realidad es su personaje en una amalgama de realidades objetivas simplificadas en todos estos engendros. Es así como lo grotesco se convierte en hermoso, la luz en oscuridad, lo antiheroico en heroico. Es casi paradójico que porten la bandera de la condena en su apellido con todo lo que nos están enseñando, pero es que eso es la vida: una dura prueba detrás de otra que tienes que pasar, no importa la mochila que lleves colgada a la espalda.

Doom Patrol Poster

En cuanto al apartado visual, la serie es igual de continuista. Continente y contenido se han dado la mano no para imitar lo logrado en la primera parte, sino para continuar por el sendero marcado desde el DC Universe. Siguen funcionando muy bien esos flashbacks que dan volumen a los personajes en el presente con esos tonos pastel tan naif, en contraposición a la realidad que viven los personajes en primer plano, ya convertidos en "monstruos". Es curioso como poco a poco esos flashbacks que eran "La Bella" se han ido convirtiendo en "La Bestia". Cómo funcionan los recuerdos, ¿verdad?

Puede que la serie haya ganado color en esta segunda temporada, aunque no recordamos particularmente oscura la primera. Hay momentos para todo, sí, pero quizás esta segunda entrega de Doom Patrol tenga un poquitín más de luz y color, respetando también el colorido y divertido marketing que ha llevado la serie a última hora. 

Doom Patrol

Y, por último, el apartado musical sigue siendo igual de potente. Nunca olvidaremos ese "People Like Us" de la primera entrega, pero la música sigue siendo muy importante para enfatizar y multiplicar todos esos sentimientos de los que hemos hablado en esta crítica sin spoilers. En el DC Universe han aprendido muy bien que la música puede ser clave en distintos momentos, como hemos visto en Stargirl, y en la segunda temporada de La Patrulla Condenada sigue sucediendo lo mismo que en la primera en ese apartado.

En definitiva, ha vuelto de la misma manera que se fue: arrancándonos una sonrisa con los ojos llenos de lágrimas y recordando que las mejores historias y los mejores personajes se pueden encontrar detrás de las máscaras que menos esperamos. En un momento como el que vivimos, no está de más recordar que, por muy diferentes que seamos por fuera, por dentro estamos hechos de la misma materia. Eso, más que nada, es lo que nos hace humanos.

Valoración

La comedia y el drama vuelven a darse la mano en la temporada 2 de Doom Patrol con un regreso continuista y muy respetuoso. Los personajes siguen haciendo gala de su extraordinario valor, haciendo que la humanidad que hay en su interior esté por encima de un exterior grotesco y difícil de digerir. Y es que, lo que importa está en el interior.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La humanidad que desprenden los personajes, la combinación de comedia y tragedia, la sensación continuista y el mensaje que esconde.

Lo peor

¿Tenemos que decir algo malo de esta serie? Bien. Parece que hay menos chistes. Pero sólo lo parece.

Y además