Doom Patrol
Análisis

Crítica de Doom Patrol (La Patrulla Condenada) temporada 1

Por Jesús Delgado

La temporada 1 de Doom Patrol (La Patrulla Condenada) ya está completa en HBO España. La hemos visto de principio a final y ahora pasamos a analizar este show, spin-off de Titans de la plataforma de streaming DC Universe de Warner.

Ya podemos decirlo. Nos hemos dado la paliza de ver de corrido la temporada 1 de Doom Patrol (La Patrulla Condenada), que HBO ESpaña ha añadido al catálogo el día 5 de junio. Doom Patrol es una serie de la plataforma DC Universe, responsable también del programa de Titans (Titanes), basado en los cómics de Jóvenes Titanes/ Teen Titans, y de la adaptación a serie, ya cancelada, de La Cosa del Pantano). Gracias ello, ya podemos ofreceros la crítica completa de esta nueva iteración de Doom Patrol en formato live action.

¿Por qué no apuntarte ya a Amazon Prime y sacar partido a las ventajas de la membresía?

La serie de La Patrulla Condenada se construye como un spin-off de Titanes, en la que los principales personajes de este show fueron introducidos. La acción sigue a un grupo de marginados, víctimas de accidentes, que ganaron una serie de poderes y habilidades especiales, pero cuyo aspecto o la manifestación de sus dones no es precisamente agradable.

Dicho grupo está formado por: Cliff SteeleRobotMan (cuya voz pertenece a Brendan Fraser y el cuerpo de Riley Shanahan), un piloto de carreras mujeriego y algo borrico del que solo queda un cerebro, atrapado en el cuerpo de un robot; Rita Farr Elasti-Girl (April Bowlby, de Dos Hombres y Medio), una diva del Hollywood cuyo cuerpo pierde consistencia cada vez que se estresa, convirtiéndose en una masa informe y vomitiva en el proceso; Larry Trainor Hombre Negativo (cuya voz la presta Matt Boomer, mientras que el cuerpo pertenece a Matthew Zuk), un piloto de pruebas que comparte cuerpo con una entidad alienígena y, como resultado del encuentro, sufrió quemaduras hasta quedar convertido en un churrasco radiactivo; y, finalmente Crazy Jane (Diane Guerrero, de Orange is the New Black y Jane The Virgin), una víctima de abusos que ha desarrollado más de medio centenar de personalidades distintas, cada una con un poder propio. 

Este equipo de deshechos metahumanos está apadrinado por el intrigante Niles Caulder "El Jefe" (Timothy Dalton), y cuenta con la colaboración estelar del reconocido y afamado héroe Cyborg (Joivan Wade, de La Primera Purga). Juntos, los miembros de la Patrulla deberán lidiar con un villano demente, venido a más, capaz de controlar el tejido mismo de la realidad: Míster Nobody (Señor Nadie), al que da vida un nada decepcionante Alan Tudyk. ¿Te ha convencido el cúmulo de grandes nombres del reparto? Pues sigue leyendo, que te vamos a dar más motivos para ver esta serie basada en un cómic de culto.

No son los héroes que esperáis...

No os vamos a dar nuevamente la barrila con que la Doom Patrol fue la inspiración del pastiche que fue X-Men. De eso ya os hablamos en al crítica del episodio 1 de La Patrulla Condenada, en donde os explicamos este matiz. Baste decir que si, de entrada, os encontráis con sospechosos parecidos entre los desastre metahumanos de Niles Caulder y los alumnos de Charles Xavier, no es casualidad. Los X-Men nacieron como copia de la Doom Patrol, aunque sendos grupos acabaron desarrollándose de forma distinta y con resultados muy diferentes. Los unos se convirtieron en personajes "molones" y mainstream, mientras que los otros son personajes de culto, que exhiben el lado más cutre y humillante de obtener poderes mediante un accidente.

Consigue los cómics de la Doom Patrol de Grant Morrison

Hecha esta distinción, hemos de advertiros de que la Doom Patrol está formada por los héroes más extraños del cómic, cita que, por cierto, definía a esta cabecera en los años 60. La serie es un producto surrealista, irreverente y gamberro, que se ríe de la concepciones propias de las series, películas y cómics originales de superhéroes. Pero no desde la parodia ni tampoco desde la negación de los principios sobre los que giran este tipo de personajes. 

La premisa es muy clara: La Doom Patrol se encuentra en las cloacas del superheroísmo. Sus personajes son juguetes rotos, gente muy tocada, que por su bien (y la del resto) no deberían dedicarse al negocio de los héroes. De ahí que las amenazas con las que se encuentran no son las típicas contra las que lucharían Superman, Wonder Woman, Batman o (llegado el caso) John Constantine. 

Doom Patrol

Sus enemigos son villanos de Tercera Regional, a los que les ha tocado la lotería de los superpoderes y se han convertido en dioses enloquecidos; sectarios zumbados y monjas con navajas, que viven en una realidad paralela; "hombres de negro" homófobos, transfobos y muchos fobos más; una cucaracha que profetiza el Apocalipsis y una rata de campo vengativa, que responde al nombre de Almirante Bigotes. 

Ojo, que los aliados no se quedan atrás. Salvo Cyborg, un recordatorio constante de que los héroes guays existen y la Patrulla Condenada no juega en dicha liga, el resto de amigos del grupo se las trae: Una calle con vida propia, de género fluido y con consciencia propia, capaz de teletransportarse; un mago del caos y caballero templario, borracho y mitómano de los clásicos musicales; un forzudo capaz de manipular el espacio y la realidad con la vibración producida al flexionar sus magníficos músculos (y cuidado con que no se equivoque de músculo)... Vamos, os hacéis una idea del variopinto carnaval en el que se mueve esta tropa.

¿Por qué existen múltiples versiones de DC Comics? Te contamos cómo funciona el Multiverso en el mundo de Batman y Superman

Todo esto, claro, no es casual. Dos de sus principales productores, Geoff Johns y Greg Berlanti, se han fijado en el trabajo de Grant Morrison (uno de los mayores guionistas de cómic en activo) frente a la obra original, entre 1989 y 93, que se ha convertido en material de cabecera y título de culto para lectores y creativos. Que Jeremy Carver (Sobrenatural, Frequency, Almost Human) sea además el creador de la serie también es importante, ya que debido a sus pasados trabajos, Carver está acostumbrado a tratar temas y enfoques similares a los que expone esta serie.

En muchos sentidos, la serie de The Doom Patrol mezcla muchas bases de producción de las otras series de DC del Arrowverso con elementos que series como Sobrenatural nos tiene acostumbrados. Esto se refleja en una una iluminación, planos y fotografía que recuerdan mucho a lo que hemos visto en series como The Flash o Legends of Tomorrow. Y, a su vez, esto se mezcla con planteamientos narrativos propios de la serie de los Winchester, de donde también vemos rescatados a actores de reparto tan solventes y cuya presencia es tan agradecida como son Curtis Armstrong o Mark Sheppard (Crowley, vaya).

Claro que el plan de Carver, Johns y Berlanti es demasiado ambicioso. La serie cuenta con un diseño de producción brutal, en aras de reflejar todo lo que el guionista Grant Morrison y su dibujante de entonces, Richard Case, plasmaban en el cómic. Sin ser una adaptación literal, sí que recoge el espíritu de la obra de referencia. Y esto implica tener que hacer algunas concesiones para que el producto funcione en formato serie. Empezando por apuntar más bajo a la hora de reflejar el irreal y dadaista planteamiento visual del cómic.

Debido a lo limitado del presupuesto, los efectos especiales son bastante flojos y el maquillaje deja bastante que desear. Aun así, los productores y directores utilizan el escenario, el guión, los actores y las propias convenciones del show de forma muy inteligente para hacer que el aspecto de serie-B sea coherente y consecuente.

Doom Patrol

En ninguna secuencia se ve al Cyborg de Joivan Wade en modo "superheroico total". En casi todas las secuencias en las que el personaje aparece, viste algo de ropa. Pantalones, al menos. Pero en las escenas que se quita el chandal (bajo el cual se adivinan las formas de las prótesis mecánicas), se muestran los reemplazos cibernéticos con los que cuenta y que nada tienen que envidiar a los de su versión de Liga de la Justicia en cuanto a diseño. Sin embargo, para poder currarse más otras secuencias, en aras de sacar partido a otros aspectos del show, Cyborg viste chandal de forma habitual, bajo la excusa de parecer normal en su día a día.

¿Veremos alguna vez estas obras maestras del cómic convertidas a serie de televisión? Ojalá

Esto, claro, permite a los productores y directores el poder centrarse en aspectos que no requieren una exhibición demasiado brutal de ciertos recursos, pero que son necesarios para ser fieles al espíritu del show y congruentes con la trama. Es decir, por ejemplo, el extenso rodaje en exteriores que se ha realizado: en montañas, en zonas urbanas, a plena luz del día y de noche... Vamos, que lo comido por servido. Perdemos calidad visual, a cambio de que la serie puede desarrollarse y explorar su potencial dramático y ampliar sus escenarios.

Además, el show cuenta con unos intérpretes de quitar el hipo, cuyo trabajo actoral es una delicia y también muy divertido (Brendan Fraser se lo tiene que estar pasando bomba con este papel) y una construcción de personajes que ya quisieran muchos shows para ellos, con secuencias de arrancas hasta un par de lagrimitas de emoción, entonces podemos decir que Doom Patrol no engaña y cumple, supliendo sus carencias visuales con un fondo y una base fuerte.

Con todo, hemos de hacer notar que no es una serie de HBO convencional. Trata temas que a ciertos espectadores tradicionalistas les costará aceptar y también su discurso y forma es poco ortodoxo. Que la serie funcione a golpe de pequeños arcos argumentales y el desenlace de la temporada 1 sea tan sumamente delirante será un precio que habrán de pagar aquellos que quieren algo razonado y realista. Claro que, el planteamiento de Doom Patrol, desde el principio, no va por esos derroteros.

Por cierto, no queremos irnos tampoco sin dejar de mencionar su doblaje. Normalmente, vemos las series en VO, con subtítulos, pero en esta ocasión hemos visto la mitad de la serie doblada al castellano. Y, hemos de decirlo, muy buen trabajo por parte de los responsables de localización de traducción como por parte de los actores de doblaje. Es difícil sacarle fallos a un doblaje que transmite tanto y tan bien. 

Doom Patrol - Posters de los personajes

En conjunto, los fans de Grant Morrison y los espectadores que quieran probar algo nuevo, además de aquellos con la mente abierta a historias de cómic que no se solapan a las fórmulas tradicionales, disfrutarán de la serie de La Patrulla Condenada que HBO España ya exhibe en su catálogo. A los que les gusten las cosas más tradicionales y fáciles, posiblemente les costará entrar al trapo. Para ellos queda Titanes o Arrow, claro.

Valoración

Excelente adaptación de la etapa de Grant Morrison frente al cómic. Compensa su presupuesto con un guión brillante y un espíritu completamente falto de complejo. De lo mejor de superhéroes en formato seriado en la actualidad.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La falta de complejos. El diseño de producción, su guión y construcción de personajes. Su humor surrealista e irreverente. El reparto. Su doblaje.

Lo peor

Los problemas de ajustar presupuesto se notan, traducidos en un maquillaje irregular y unos efectos digitales mejorables, que se sortean como pueden.