Doom Patrol
Análisis

Crítica del episodio piloto de Doom Patrol, el spin-off de Titans

Por Jesús Delgado

Doom Patrol, el spin-off de Titans, ya está disponible en HBO España al completo. Analizamos el episodio piloto de la serie de DC Universe basada en el cómic de La Patrulla Condenada, una marca oscura y de culto de la editorial DC.

Hace unos meses, pudimos disfrutar de Titans, la serie de la plataforma de streaming de Warner DC Universe. Netflix nos trajo esta serie, basada en los Teen Titans de los años 80. Ahora, HBO España ha estrenado en su plataforma la temporada 1 al completo de la serie spin-off de los titanes, Doom Patrol.

¿Quieres conocer mejor a la Doom Patrol? La etapa de Grant Morrison está considerada la mejor. Descubre por qué

La Doom Patrol, que ya debutara en su momento en la anteriormente citada serie de héroes "adolescentes", es una serie sobre deshechos metahumanos cuyos poderes son una maldición: resultan bastante inútiles y poco vistosos o controlables. Y eso, si no conllevan un costes peligrosos para el individuo que los utiliza.

El primer episodio parte desde el punto de vista de Cliff Steele / Robotman (la voz de Brendan Fraser y el cuerpo de Riley Shanahan), un piloto de carreras que es rescatado de la muerte por el misterioso Niles Caulder "El Jefe" (Timothy Dalton). Cliff despierta en una mansión, rodeado de extraños individuos, aquejados de una serie de males, que en otras circunstancias podrían haber sido tomados por superhéroes. Sin embargo, sus particularidades, los traumas que sufren y la naturaleza de sus dones, les obliga a esconderse del resto del mundo, que seguramente les temería y les odiaría... Un momento, esa frase la hemos oído antes en... ¡Oh, espera, es verdad!

La Patrulla-X original, al fin en televisión

"¿Listos para otra historia e superhéroes? Justo lo que el mundo necesita, otra serie más de superhéroes. En serio, ¿cómo es que no os habéis ahorcado todavía? Pero, ¿y si en realidad os dijera que esta es la historia de unos superdonnies? Inútiles cagarrutas metahumanas, que hasta duele. ¿Entonces qué, listos para sentiros satisfechos con vuestras miserables vidas durante la siguiente hora, más o menos?"

Con esta lapidaria sentencia arranca Doom Patrol, dando una bofetada en toda la boca a los espectadores y a la moda actual por explotar cualquier tipo de superhéroe con tal de hacer una serie o película de acción real. Pero, no menos importante todavía, también hace sangre de ese complejo extendido entre el público y los críticos que se traga como patatas las historias de "superhéroes que no son superhéroes" y encima pide doble ración sin saber que les están dando buey por tofu.

Por supuesto, como hemos venido apuntando ya, el primer visionado del episodio exhibe una premisa y algunas ideas (incluyendo el mentor parapléjico y manipulador) que hacen que una alarma suene en nuestra cabeza y, enseguida, la asociemos a X-Men. Esto no es casual, ya que (ojo al dato), los mutantes de Xavier son una descarada copia de la Doom Patrol de DC. Es un dato que no debería sorprendernos, habida cuenta de que muchos personajes de Marvel son sospechosamente parecidos a los la Distinguida Competencia. 

En esencia, la Patrulla-X trató de ser lo que era la Doom Patrol, pero no lo consiguió. Y aunque ambas colecciones se suspendieron en su momento, las dos siguieron rumbos distintos. Mientras los mutantes de Marvel se convirtieron en una marca mainstream, haciendo "guay" eso de ser perseguidos, la Doom Patrol se convirtió en un título de culto y underground, que Grant Morrison convirtió en un hito de la industria a principios de los 90, cimentando su figura como escritor de la contracultura en dicha época.

Traducido a la serie, y dejando al margen el tema cómic, no esperéis que Doom Patrol mole por ser una serie de gente poderosa "con problemitas humanos". Imaginad cómo sería una Patrulla-X con un Lobezno cuyo factor curativo lo dejara marcado tras curar las heridas y cuyo esqueleto de adamantium le produjera una toxicidad infrahumana y un dolor atroz, una Jean Grey que no pudiera controlar su telepatía y acabara reventando cabezas si se descuida y un Magneto que atrajera todos los metales en un radio de cinco metros. Diríais que son un "grupo muy lame(ntable)" ¿A que sí?

Suscríbete ya a Amazon Prime para aprovechar sus múltiples beneficios

En este mismo sentido, la serie de DC es honesta desde el primer momento y juega con el concepto de "héroes que no son héroes" de una forma muy honrada, como ninguna otra serie o película había hecho hasta ahora. "¿Queréis gente normal con poderes, que no son héroes?, pues tomad", nos dice y se ríe de los placebos adultos, oscuros y serios que lalgunos espectadores utilizan como modelo para cualquier cosa que se encuadre dentro del género de los superhéroes. En otras palabras, eso sí es una serie de un supergrupo humano y disfuncional.

Como piloto, eso sí, el primer episodio, tiene algunas deficiencias. Para empezar, su arranque es bastante plomizo y lento, centrado en conocer a los personajes y a presentar a los protagonistas. Comparado con los primeros episodios de otras series, es poco atractivo. Sin embargo, tiene algo que logra enganchar. Quizá sea porque el show está bien escrito, hay conocimiento de la materia y los personajes están muy bien definidos. No sabríamos decirlo a ciencia cierta, aunque la clave pueden ser sus showrrunners: Jeremy Carver, Sarah Schechter, Geoff Johns y Greg Berlanti. Los dos últimos os deberían decir algo, por cierto.

Johns es la cabeza visible de DC en los cómics, habiendo reflotado las historias de la editorial en los últimos quince años. Este logro le ha valido la confianza de Warner, que lo ha elevado a una categoría similar a la de Kevin Feige de Marvel Studios. En otras palabras, Johns es el responsable del lavado de cara de las producciones audiovisuales de DC tras la debacle de BvS. Greg Berlanti es uno de los ideólogos del Arrowverso, un productor que ha logrado experimentar y probar qué funciona y qué no con los distintos personajes y enfoques del rico mundo de DC. Sabiendo esto, no nos debería extrañar el ideal el planteamiento de la serie de Doom Patrol, solapado al cómic, pero adecuadamente adaptado al formato de serie.

Por otro lado, hemos de reconocer que tenemos un elenco de quitar el hipo. Ya sea prestando únicamente su voz, o encarnando a personajes, propiamente hablando, el reparto es de lo mejorcito que hemos visto en muchas series: Alan Tudyk, Timothy Dalton, Brendan Fraser, April Bowlby, Diane Guerrero... No son unos malos intérpretes, precisamente. De hecho, su labor actoral disculpa que los efectos especiales sean un poco reguleros y que, incluso, se ajuste a esa capa de serie-B que la serie pretende vestir. 

Doom Patrol - Posters de los personajes

En conjunto, creemos que quienes disfrutaron de Titans disfrutarán de Doom Patrol. Aunque, ojo, posiblemente quienes más partido saquen a esta nueva serie de HBO España sean los fans de The Umbrella Academy. Esto no es casual tampoco, el creador del cómic de dicha serie, Gerard Way de My Chemical Romance, es el actual guionista de La Patrulla Condenada en los cómics y es un heredero de Grant Morrison, el gran guionista de estos personajes. Así que, por eso, la cabra tira al monte.

Daos por avisados, este primer episodio pinta muy bien. Y tened en cuenta que tenemos quince episodios todavía por delante. Por cierto, ojito a los créditos iniciales. De lo más llamativo que habíamos visto en mucho tiempo en una serie de cómic de superhéroes, por cierto. 

Valoración

Excelente arranque, con una fórmula de episodio piloto algo sobada. Aún así, gustará y encandilará a los fans de las series con un tono más sombrío, pero también fantástico. Al igual que a los del cómic.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Ese reparto, con Brendan Fraser, Alan Tudyk, Timothy Dalton... La mezcla idónea entre realismo de presentación y fantasía, con estética de cómic.

Lo peor

Las comparaciones con X-Men están a la orden del día. Al ser un primer episodio, no deja de tener un ritmo algo plomizo, comparado con otras series.