Titans
Análisis

Crítica de Titanes Temporada 1, serie de DC Universe en Netflix

Por Jesús Delgado Manzano

Esta es nuestra crítica de la temporada 1 de Titanes (Titans), la serie de DC Universe que Netflix distribuye a nivel internacional y que se basa en el cómic The New Teen Titans (Los Jóvenes Titanes), de Marv Wolfman y George Pérez.

DC Universe aterriza en Netflix. La plataforma VOD comienza hoy, 11 de enero de 2019, la promoción internacional de la serie Titans (Titanes, en España), una adaptación de The New Teen Titans (Los Jóvenes Titanes, en España). Esta última era una obra creada por el escritor Marv Wolfman y el dibujante George Pérez en la década de los años 80, que se basaba a su vez en un cómic de los años 60 sobre los ayudantes adolescentes de los grandes superhéroes.

Titanes es el proyecto conjunto de Warner y Netflix para la realización de series de superhéroes, desarrollado por Akiva Goldsman, Geoff Johns y Greg Berlanti. Su premisa es muy similar a la del fallido intento de Marvel que comenzó con Daredevil y las series de The Defenders. Titans es solo el primer paso, dando pie al desarrollo de más facetas del Universo DC en las plataformas VOD, presentando otros grupos de DC como la Doom Patrol o personajes menores como los ayudantes juveniles de Wonder Woman, Superman, etc...

La serie adapta la historia de orígenes del grupo conocido como los Titanes, en el que militan precisamente los superhéroes adolescentes de DC. Su génesis se inspira en la alineación moderna, encabezada por Robin, Starfire, Raven y Chico Bestia (Beast Boy) / Changelling. Esto es, el cuarteto más famoso del grupo, al que habría que sumar a Cyborg, Wonder-Girl y Kid Flash. 

La trama de Titans cuenta la historia Rachel Roth (Teagan Croft), una joven que busca la ayuda del inspector de policía Dick Grayson (Teagan Croft) después de que unos asesinos la ataquen a ella y a su madre.  Grayson, quien fuera el primer Robin, trata de dejar atrás su pasado como vigilante. Pero cuando la muchacha requiera su protección, deberá volver a ceñirse la capa y el uniforme de superhéroe, muy a su pesar. 

Hazte ya con el mejor merchan y los mejores cómics de los Jóvenes Titanes

En tanto, la misteriosa Kory Ander (Anna Diop), comenzará un viaje que le ayude a entender el origen de sus poderes de piroquinesis. Así, iniciará la búsqueda de Rachel y del por qué tanta gente quiere hacer daño a la muchacha. Para completar el relato, conoceremos también al  joven Garth  (Ryan Potter), un prometedor cambiaformas que intentará hacerse un hueco en un mundo que le teme y le odia, siendo el cuarto miembro del más improbable grupo de superhéroes de la Pequeña Pantalla. 

En el siguiente análisis, diseccionamos la serie de Titanes, y os contamos qué nos han parecido los 11 primeros episodios, que componen su primera temporada al completo. 

Un tour por un nuevo Universo DC

Con la temporada 1 de Titans encontramos la respuesta de Warner Bros. y DC Entertainment a los proyectos de Netflix y Marvel, creando una línea nueva e independiente tanto del Arrowverso (las series de Arrow, The Flash, etc...) como del DCEU (las películas conectadas con Liga de la Justicia, vaya). Así asienta el inicio de un nuevo universo "televisivo" de los superhéroes de DC. Como tal, se trata de un producto más refinado que las series que hemos visto hasta ahora, pero también más ligero, con un tono menos intenso o forzado que el de las películas de Zack Snyder.

En muchos sentidos, la serie de Titans se plantea como las series de The Defenders, siendo consciente de que es parte de un mundo más grande, en el que moran muchos superhéroes y con el que se está conectada. Y funciona, casi, a golpe de crossover y de retrocontinuidad. De este modo, vemos a Halcón y a Paloma (Alondra en Latinoamérica), la Doom Patrol (la Patrulla Codenada); sabemos de Batman y de Wonder Woman; de la existencia de Jason Todd (el segundo Robin); y se hace mención, por supuesto, a tipos tan desagradables como el Joker o el Pingüino.

Afortunadamente, no hay que temer. Los creadores del programa no nos avasallan con guiños y datos, haciendo bastante digestible y digerible la inserción de guiños y referencias al mundo de Batman y Superman. De este modo, la mayor parte de los homenajes resulta resultan bastante accesibles para casi todo el público.

¿Crees que ha cambiado mucho nuestra valoración respecto al episodio 1 de Titans?

En lo referente a la duración de Titans hemos decir que, comparativamente, es más breve que las de Marvel. La serie se compone tan solo de 11 episodios, frente a los 13 que duran los títulos de la competencia. Por desgracia este formato también, nos brinda algún que otro capítulo de relleno. Una tara que se podría haber resuelto de otro modo. Por ejemplo, omitiendo el noveno capítulo, que corta bastante el ritmo de la serie, o narrando su contenido entre episodios. Y todavía así, podemos decir que Titans logra mantener el interés del espectador por la historia durante la mayor parte de su temporada 1. Tanto, que el cliffhanger de final de temporada nos deja un poco mal de mal cuerpo, ya que echamos en falta un cierre más tradicional. 

Un DC serio, pero divertido

Buena parte de la eficiencia de Titans como serie se debe a la alianza de los cerebros de Geoff Johns y Greg Berlanti. Uno es el gran responsable de las actuales producciones de DC y también uno de los grandes guionistas de la editorial, a quien esta debe el éxito de etapas modernas de los cómics de Aquaman, Green Lantern o Liga de la Justicia. Berlanti, por otro lado, es una de las figuras destacadas del Arrowverso, cuya popularidad es ya una muestra sobrada del buen ojo del productor con los superhéroes y de cómo adaptarlos a series.

La influencia de ambos, además, se percibe en la construcción de los personajes y en el cuidado en su desarrollo. Aunque no se tratan de versiones literales ni cien por ciento fieles a las de los cómics en las que se inspiran, los protagonistas de la serie Titanes funcionan y están bien construidos. Pero, claro, los fans más integristas pondrán más de una pega. Empezando por la etnicidad del personaje de Starfire y acabando por la edad de Robin. Pero si atendemos a que esto es "otro universo más" del Multiverso DC, podemos asumir esta libertad en el argumento y seguir disfrutando del relato de todas maneras.

Además, la historia mantiene un equilibrio muy delicado entre el humor y el optimismo, propio de los superhéroes, y los momentos de cinismo y tensión, que han sido parte de la receta de DC en el cine desde la pasada década. Esta fórmula hace que el programa aguante, logrando que el espectador no se aburra con único tono. 

Ahora, no todo es maravilloso en Titans. Hay algunas cosas que se deberían haber pulido. Ciertamente, la serie no tiene complejos y no se autocensura a la hora de mostrar héroes disfrazados ni cuando tiene que recurrir a lo sobrenatural o aceptar la existencia de pesos pesados como Wonder Woman. Pero, en contraprestación, el presupuesto hace de las suyas, y esto se percibe en la caracterización de los personajes cuyo aspecto es más llamativo y requiere más atención. Los más afectados son, precisamente, Chico Bestia y Starfire, cuya apariencia llega a recordar al de algunos cosplays caseros.

Que los efectos visuales no sean nada maravilloso tampoco hace que la presentación final sea todo lo memorable que el show merece. Sobre todo, cuando la calidad entre episodios es muy desigual. Así, en unos episodios tenemos secuencias muy bien llevadas, frente a otros que capítulos cuyas coreografías y/o efectos especiales no destaquen precisamente. Además, el uso de la luz y de las atmósferas resulta algo conservador y exige un mayor detalle.

Como colofón de la crítica, cabe destacar el episodio final, en donde se nos deja entrever todo el potencial de Titans, de contar con un mayor presupuesto o un mejor uso de este. Además, también nos pone la miel en los labios, demostrando que el formato de serie de acción real se prestaría prácticamente sin muchas limitaciones para un héroe como es Batman.

En conjunto, concluimos, Titans cumple por encima de la media. No se trata de una serie que revoluciona el género y no hace nada nuevo que no hayamos visto ya en televisión, cine o en plataformas VOD. Pero lo que hace, lo hace muy bien y satisfará a los amantes de los superhéroes. Como primera temporada, esta que ya podemos ver en Netflix está bien, pero exige que la próxima etapa de la serie supere con creces lo que se nos ha presentado ya en primer lugar

Valoración

Genial y acertado arranque para llevar los héroes DC a Netflix bajo una mezcla de lenguaje cómic y realismo de presentación. Un prometedor impulso para las series de DC Universe.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La ausencia de complejos, el equilibrio de humor y tensión. La modernización de conceptos. La presentación de un nuevo Universo DC. El episodio final.

Lo peor

Se notan ciertas carencias de presupuesto. La poca variedad de atmósferas. El cliffhanger de final de temporada.