Alita, angel de combate
Análisis

Crítica de Alita, ángel de combate, película de Robert Rodríguez

Por Daniel Quesada

Abre los ojos, que uno de los mangas más icónicos de los 90 llega al cine. Alita, ángel de combate es la nueva película de Robert Rodríguez y James Cameron. ¿Estarán sus implantes cibernéticos a la altura del siglo XXVI? Para empezar, os invitamos a conocer a una jovencita llamada Alita...

Mucho ha tenido que llover hasta que James Cameron ha cumplido su sueño: concebir una película de imagen real de Alita, ángel de combate, el archiconocido manga de Yukito Kishiro. Durante años, intentó ser él el director, pero el proyecto de las próximas películas de Avatar lo tiene demasiado enredado, así que ha cedido el testigo a Robert Rodríguez, de tal forma que él se ha quedado en el asiento del productor.

Compra el primer tomo de GUNNM, el manga en que se inspira esta película

El proyecto por fin es una realidad y la película de Alita, ángel de combate llega el 15 de febrero a los cines. Su historia es muy parecida a la del manga original: En el siglo XXVI, Ido, un científico idealista y talentoso, vive en la Ciudad de Hierro, una urbe masificada y decadente cuyo trabajo "alimenta" a Zalem, una ciudad flotante que es el último reducto de la Humanidad. Un día, mientras recorre el Vertedero en busca de piezas para sus operaciones de cyborgs, encuentra el torso en perfecto estado de una cyborg que parece muy especial.

Después de integrar el torso con un nuevo cuerpo cibernético, la joven a la que llama Alita recupera la consciencia, pero no recuerda nada de su pasado. Junto a Ido, una misteriosa mujer interpretada por Jennifer Connelly, un joven llamado Hugo y otros aliados, comienza a recordar cosas, descubrir el mundo e indagar acerca de las maquinaciones de Vector (un pez gordo de la ciudad, interpretado por Mahershala Ali, de True Detective) y Nova, alguien que parece controlar todo lo que se cuece en Ciudad de Hierro pero permanece en la sombra. ¿Quién es Alita en realidad? ¿Por qué parece tan capacitada para el combate? La película nos lleva a descubrir poco a poco estos misterios, mientras la heroína se enfrenta a toda clase de cíborgs bestiajos, participa en rondas de Motorball (un deporte inventado que mezcla patinaje extremo, peleas y baloncesto) y explora sus sentimientos hacia los demás.

Alita, ángel de combate (llamado originalmente GUNNM en Japón), es uno de los mangas cyberpunk más celebrados de los años 90, así que era una buena patata caliente adaptarlo al terreno del cine de Hollywood. Por suerte, podemos confirmar que Robert Rodríguez (ya veterano en esto de las adaptaciones de cómics, después de Sin City) ha realizado una adaptación, como mínimo, muy correcta. La mayoría de los elementos originales están ahí: el contraste entre la magnificencia de Zalem (quizá la recuerdes como Typhares si fuiste lector del manga en los 90) y la decadencia de Iron City, la búsqueda de su identidad por parte de Alita, la agresividad de los cíborgs rivales, el misterio detrás de las personalidades de Ido y Nova... 

Aun así, es cierto que toda esta representación es, quizá, demasiado limpia y luminosa, mientras que los mangas cyberpunk como el de Alita suelen tener un punto más sórdido y sombrío. Esto no es necesariamente malo, pero se nota que se han cortado mucho a la hora de mostrar la sangre y violencia extrema de los enfrentamientos (hay algo de hemoglobina, pero no mucha, teniendo en cuenta que se parte a personajes por la mitad), seguramente para garantizar que la calificación por edades de la película no se disparara.

Battle Angel Alita

Otro aspecto en el que se han contenido de más es en la representación de según qué aspectos de la trama. No entraremos en detalles para no haceros spoilers, pero lo cierto es que Alita, ángel de combate termina con una especie de final "semi abierto" que claramente apunta a que quieren ir a por una segunda (o tercera) parte si la audiencia responde. Y es una pena, porque hay facetas de la historia en las que se hace demasiado hincapié (como ese embelesamiento de Alita hacia el guaperas de Hugo) y otras que nos hubiera gustado ver algo más desarrolladas, como los fundamentos del arte Panzer Kunst que usa la heroína para pelear o los misterios de la ciudad flotante.

Alita, angel de combate

Con lo que sí os podéis quedar tranquilos es con las dosis de acción. Robert Rodríguez está más que curtido en esas lides y lo demuestra con la que posiblemente sean sus coreografías de acción más refinadas. Mientras la cámara baila y los planos se ralentizan (mira que le gusta el "tiempo bala" a este hombre), es una verdadera gozada ver a Alita dar rienda suelta a su vena física y pelear con mastodontes como Grewishka o despachar enemigos a toda velocidad en los frenéticos duelos de Motorball, dentro de unos entornos de fantasía que hacen volar la imaginación. Y claro, esto nos lleva al campo de los efectos especiales, protagonizados por...

Alita, la niña de sus ojos

Desde que se supo del proyecto de esta película de Battle Angel Alita, la principal preocupación de los fans estuvo en cómo se representaría a la propia Alita. La elección de casting de Rosa Salazar parecía acertada, pero más de uno se horrorizó cuando se mostraron las primeras imágenes y la heroína tenía un rostro totalmente humano, salvo por unos ojos inusualmente grandes, como si hubiera pasado por un "filtro cuqui" de Snapchat. Esos "creepy eyes", como se los denominó entonces, chocaban con los del resto de personajes. Nadie más tenía un rostro "no humano", salvo ella.

Alita, angel de combate

Pues bien, lo cierto es que, una vez vista en la película final, el aspecto de Alita no solo nos convence, sino que nos gusta mucho. Sí, por supuesto que es diferente, pero a la vez posee una expresividad maravillosa, casi hipnótica, que hace que nos lleguen todos sus gestos, desde la sorpresa más inocente hasta el grito más desgarrado. El trabajo en la creación de este personaje virtual es realmente meritorio (ojo a su elegante cuerpo biónico y los movimientos que nos regala) y parece ir un paso más allá de lo visto en películas como Final Fantasy: La Fuerza Interior o ese general Tarkin de Rogue One: Una historia de Star Wars. Ahora, la pelota está en el tejado del rejuvenecido Nick Furia de Capitana Marvel...

Hay muchos más efectos especiales, claro, empezando por el resto de cyborgs, los cuales, con su cabeza implantada en apósitos mecánicos, recuerdan a los inquietantes planos de la Inteligencia Artificial de Steven Spielberg. A veces, "canta" un poco la parte digital y de croma, en parte por ese exceso de colorido que tanto gustar a este director (aún tenemos pesadillas con la saga Spy Kids), pero el conjunto de la imaginería creada tiene una identidad propia y que entra por los ojos, con el colofón puesto en el espectacular Motorball.

Alita, angel de combate

En cuanto al diseño en sí de Alita, los fans encontrarán muchos guiños al manga original, desde el hecho de pintarse las mejillas hasta la ropa que acaba vistiendo al avanzar la trama. El carácter de la chica también recuerda en ocasiones al de las viñetas, pero es cierto que hay una evolución algo brusca desde esa niñita entrañable y naif que despierta y la chica confiada y respondona que vemos en la segunda mitad. Habría estado bien una progresión algo más gradual.

Alita, angel de combate

En definitiva, Alita, ángel de combate es una película de acción con varios toques de drama que destaca, sobre todo, como experiencia visual. Es una de esas películas que hay que ver en el cine sí o sí, más allá de que su historia se haya quedado un poco en la superficie de todo lo que podría haber ofrecido. Su buen ritmo hará que os mantengáis entretenidos y puntualmente sorprendidos durante las 2 horas que dura, algo que no todas las películas de este corte pueden decir. No tiene las capas que se atrevió a ofrecer la Ghost in the Shell de Scarlett Johansson ni supone ninguna revolución en el género, pero os ofrecerá lo suficiente como para que no os importe acudir a una hipotética "Alita 2, el retorno de la ojazos" que se introdujera más en la madriguera del conejo. El tiempo dirá si la mayoría de la audiencia está de acuerdo y lo hace posible.

Valoración

Una muy digna traslación del manga original, adaptada para lucir con la mejor tecnología existente. La protagonista brilla por encima de unos personajes un tanto arquetípicos y una historia muy poco sorprendente, pero que sabe llevarnos a través de una aventura entretenida.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La recreación digital de Alita es muy atractiva y tiene un punto casi hipnótico. Las peleas son frenéticas y muy visuales.

Lo peor

La historia está demasiado contenida en aspectos que piden a gritos explorarse más. Los secundarios tienen un carácter demasiado simplón.

Y además