Ir al contenido principal
Los archivos del Pentágono
Análisis

Crítica de Los archivos del Pentágono de Steven Spielberg

Crítica de Los archivos del Pentágono (The Post) dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks. En cines desde el 19 de enero de 2018.

Steven Spielberg deslumbra una vez más con una película tan apasionante como aparentemente tranquila en la que refleja fuertes contrastes. La misma lucha interna que hay en su protagonista, interpretada por una brillante y mimética Meryl Streep, es la que bulle tras su decisión de reflejar en portada unas informaciones que pueden llevarla al cierre de su rotativa. 

¿De qué trata Los archivos del Pentágono (The Post)? En junio de 1971, los principales periódicos de Estados Unidos, entre los que se encontraban The New York Times y The Washington Post, tomaron una valiente posición, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y salpicaba a cuatro presidencias estadounidenses. Una filtración demostraba que la administración del presidente Lyndon B. Johnson había mentido a los ciudadanos sobre la guerra de Vietnam y el encubrimiento se había perpetuado durante años.

En ese momento, Katherine Graham (Meryl Streep), primera mujer editora del Post, y el director Ben Bradlee (Tom Hanks) intentaban relanzar un periódico en decadencia. Juntos decidieron tomar la audaz decisión de apoyar al The New York Times y luchar contra el intento de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda... Su publicación generó un enorme debate sobre la libertad de expresión y acabó en una dura batalla legal ante el Tribunal Supremo.

Y aquí es donde se demuestra el talento: a pesar de que conozcas la historia, a pesar de que sepas cómo va a terminar, el guión de Liz Hannah y Josh Singer no solo te atrapa sino que te mantiene en tensión hasta el final. Los archivos del Pentágono es una carta de amor abierta al periodismo bien hecho así que nos os extrañará si os digo que Singer ha estado implicado en la redacción de los libretos de otros dos peliculones que versaban de una forma u otra sobre temas similares o limítrofes: El quinto poder y sobre todo Spotlight.

En esta ocasión, el foco está en la responsabilidad de los medios para mantener y salvaguardar su libertad impidiendo que una ley vulnere lo expresado en la primera enmienda, tal y como pretendía Richard Nixon, el sucesor de Johnson.

De por sí, el tema tiene una trascendencia que hace del relato algo interesante, pero es que además en el momento en el que vivimos, un alegato de este calibre hacia la libertad de prensa no solo es valiente, sino necesario.

Spielberg se recrea en el proceso: desde la bulliciosa redacción a la búsqueda de informantes pasando por la propia imprenta, la colocación de los tipos y detalles tan entrañables como el hecho de que vibraran las mesas de los trabajadores cuando la rotativa estaba en marcha. Esto no es algo meramente físico sino que tiene su traducción metafórica: realmente la impresión haría que se tambalearan los cimientos del periódico.

Por otra parte, puede que Los archivos del Pentágono sea la película más feminista que he visto en mucho tiempo y lo es sin estridencias, reivindicando a la mujer que ganó el Pulitzer con la publicación de sus memorias "Personal History", que ha sido y es un modelo para muchas generaciones por su fuerte compromiso con su profesión y sus fuertes principios morales. Pero la película no cae ni en la hagiografía ni en la condescendencia: consigue mostrar personajes poliédricos, contradictorios a veces (las conversaciones con su hija o con el propio Bradlee a veces la ponen contra las cuerdas) pero magnéticos.

Los archivos del Pentágono

El reparto es unos de sus puntos más fuertes: Meryl Streep hace que cada ademán, cada gesto, su forma de coger las gafas, de moverse, esconder con pudor su rostro o titubear sea decisivo en la construcción de su incipiente Katharine Graham. Hanks no parece tener que esforzarse lo más mínimo para meterse en los zapatos del director del periódico y a partir de ahí hay una pléyade de secundarios que están para quitarse el sombrero: desde el genial Bob Odenkirk hasta Sarah Paulson, Carrie Coon, Jesse Plemons o Alison Brie.

Los archivos del Pentágono trasciende mucho más allá de lo que retrata: el bueno de Spielberg hunde el escalpelo sin marcarse una película especialmente trepidante, teniendo en mente algo mayor y demostrando sus tablas para desarrollar una narración cargada de significados. Traslada a la perfección esos tiempos en los que nada era inmediato, cuando los periodistas hacían sus anotaciones en cuadernos y los archivos filtrados se pasaban por la fotocopiadora; pero aunque los medios funcionaran de otra manera, la tensión entre su independencia y el poder era un pulso palpitante. 

Y es la misma lucha que como mujer emprende su editora por las circunstancias a las que se ve abocada para tomar las riendas de su negocio consiguiendo sobreponerse a los comentarios sexistas acerca de su capacidad de gestión y liderazgo, que a la larga convertiría en un diario de prestigio. Una oda al trabajo bien hecho.

Valoración

Spielberg en estado puro: con Los archivos del Pentágono se corona una vez más como un excelente director de actores que nunca pierde de vista lo que quiere contar. Y en esta ocasión es una historia con un eco tan actual que resulta imprescindible.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Meryl Streep y Tom Hanks son perfectos para sus respectivos papeles. Es una carta de amor abierta al periodismo y a la igualdad de género. Chapeau.

Lo peor

Tarda en arrancar: Spielberg es un hombre que siempre se toma su tiempo, a los impacientes puede costarles entrar en la trama.

Y además