Black Box

Crítica del thriller Black Box (Boîte Noire) dirigido y escrito por Yann Gozlan en colaboración con Nicolas Bouvet-Levrard. Estreno en cines el 3 de diciembre.

El estreno destacado de esta semana es sin lugar a dudas la película Black Box (Boîte Noire), un thriller francés de esos que te agarran desde el comienzo y no te sueltan hasta el mismísimo final, a pesar de que sea una cinta larga y compleja.

De momento, no para de cosechar éxitos habiéndose alzado con el premio del público en el Festival du Film Francophone d'Angoulême y en el Reims Polar International Thriller Film Festival además de haber conseguido un millón de espectadores en Francia. Y no es de extrañar porque es muy probable que el boca-oreja funcione muy bien con esta producción.

VIDEO

Tráiler de Black Box (Boîte Noire)

La trama nos lleva a conocer los vericuetos de la BEA, la autoridad responsable de las investigaciones de seguridad de la aviación civil cuando se produce algún tipo de accidente o siniestro.

Mathieu Vasseu es uno de los técnicos más brillantes de su departamento, gracias a su finísimo oído que le permite extraer mucha información de las cajas negras de los aparatos que se recuperan. Sin embargo, su exceso de celo también le ha creado problemas a lo largo de los años.

El inexplicable accidente de un vuelo comercial que realiza la ruta Dubai-París lo enfrenta a un sinnúmero de interrogantes: ¿se trata de un acto terrorista? ¿Un fallo humano está detrás de la catástrofe? ¿Puede que los intereses comerciales hayan tapado algún tipo de fallo técnico

El cuidadoso y obsesivo análisis de la caja negra hará que Mathieu traspase todas las líneas rojas en busca de respuestas, realizando una labor casi detectivesca en secreto y sin saber muy bien hasta dónde le llevará la búsqueda de una verdad tan incómoda como demoledora.

Películas de suspense en Netflix, HBO y Amazon que consiguen mantener la duda gasta el final

Películas de suspense en Netflix, HBO y Amazon que consiguen mantener la duda gasta el final

Hacemos un repaso por las principales plataformas de streaming para destacar algunas de las mejores historias de suspense que podemos encontrar en sus catálogos.

Descúbrelas

Hay tantas cosas que Yann Gozlan hace bien, que vamos a empezar hablando de esos aciertos que nos han puesto los pelos de punta: lo primero que hay que señalar es que Black Box es una película que se vale de una forma brillante del lenguaje cinematográfico. El primer plano es una larga secuencia que nos lleva de la cabina de los pilotos hasta la caja negra en la que queda registrado el siniestro.

Gran punto de partida para una película que va indagar en qué es lo que sucede en ese impás de tiempo, aparentemente breve pero decisivo, que condena al pasaje y la tripulación a la muerte, dado que el vuelo termina estrellándose en los Alpes.

Al igual que le sucede al protagonista, interpretado por un entregado Pierre Niney, que ya había actuado a las órdenes de Gozlan en El hombre perfecto, nosotros como espectadores terminamos completamente abducidos por una trama llena de giros de guión en la que nada es lo que parece y hay multitud de intereses cruzados.

El suspense funciona de maravilla porque la película está rodada con mimo y proporciona un buen número de sorpresas, pistas falsas, callejones sin salida y sospechas razonables. En suma, Black Box es una película que combina a la perfección lo verosímil con el thriller conspirativo y hace que dudemos de la cordura y las capacidades de nuestro protagonista en todo momento.

Eso quiere decir que como espectadores no sabemos qué información es fiable y cuál linda en la paranoia, lo que nos lleva a estar al borde de la butaca durante buena parte del metraje.

La ambientación y las interpretaciones son otros dos puntos fuertes de una producción que destaca por encima de la media en su género y puntúa alto en lo que se refiere a sus ambiciones artísticas congraciando su belleza estética y sus logros formales con su voluntad de conservar y alargar el misterio lo máximo posible.

Black Box

Empero, Black Box no es una película perfecta: teniendo en cuenta lo compleja que es la trama y el tiempo de exposición que requiere para ir desplazándonos de una teoría a otra, la resolución se antoja en exceso sencilla. Es justo en el desenlace cuando se echa mano de recursos algo manoseados que sobreexplican lo sucedido. Quizás habría sido más redonda prescindiendo del subrayado.

Que esta pincelada última no empañe la apreciación general de la película: es más que recomendable. Cuenta con secuencias imaginativas, evocadoras, originales y bien construidas sobre una fotografía premeditadamente oscura y envuelta en una banda sonora de lo más eficiente compuesta por Philippe Rombi (El amante doble).

Ajustaos el cinturón, afinad el oído y preparaos para un viaje repleto de turbulencias... Llegaréis a destino, aunque quizás no al que esperábais.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Gozlan realiza un magnífico ejercicio de tensión, sacándole brillo al diseño de producción y al diseño de sonido de una película rodada con verdadero mimo y repleta de ideas que le sacan partido al lenguaje cinematográfico. Es un thriller compacto y absorbente.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La ambientación, las interpretaciones, la banda sonora, la fotografía y la forma que tiene de atraparte en el misterio: es un gran thriller.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La resolución, en comparación con la presentación y la exposición de la trama, es excesivamente sencilla.
Hobby

85

Muy bueno

Y además