Crítica de The Boy: La maldición de Brahms, la secuela de la película de terror de 2016

The Boy: la maldición de Brahms
Crítica de The Boy: La maldición de Brahms es la secuela de la película de terror de 2016 The Boy dirigida por William Brent Bell con Katie Holmes como protagonista. En cines próximamente.

Vais a leer un buen puñado de reseñas de The Boy: La maldición de Brahms en las que se abundará en el subgénero de los muñecos asesinos pero en las que ni siquiera se habla de esta película en sí misma más allá de ese contexto.

En nuestro caso, vamos a tratar de evitar comparaciones con El muñeco diabólico o Annabelle, exitosas sagas que han ido sumando en este tiempo nuevos episodios con distintas aproximaciones tonales y argumentales, para centrarnos en la cinta que nos ocupa y que, sin ser una obra maestra, sí que cumple su función de propinar un par de sustos y hacer pasar el rato sin mayores complicaciones permitiéndole a los espectadores abandonarse a una trama de manual.

Regresan tanto el guionista como el director para esta secuela algo tardía, de modo que el libreto está firmado de nuevo por el poco prolijo Stacey Menear y el timón del barco vuelve a estar en manos de William Brent Bell tras sus anteriores proyectos de terror Wer y Devil Inside. En ambos casos se aprecia que no ha habido un esfuerzo sobrehumano por reinventar la rueda, sino que más bien han buscado sacar adelante una película formularia y por ende, también bastante predecible. Los personajes no "conocerán las reglas", pero los creadores vaya que sí, no se han saltado ni una coma.

VIDEO

Tráiler de The Boy: La maldición de Brahms, secuela de la película de terror de 2016

¿Sus mayores problemas? El hecho de que no se lance ni por un enfoque más sanguinario ni por uno más cómico y se quede en tierra de nadie, sin capacidad siquiera de internarse en el terreno del terror psicológico donde podría haber jugado su baza ganadora sacándole partido al personaje de Katie Holmes y su conflicto emocional.

La película comienza narrando como una Liza y Jude, una mujer y su hijo, son asaltados en su hogar de forma brutal. El niño, como mecanismo de defensa ante el trauma vivido, deja de hablar, comunicándose con sus padres por medio de un cuaderno en el que escribe lo que quiere, piensa y necesita.

Con el ánimo de cambiar de aires y buscar cierta paz, la familia decide trasladarse a las inmediaciones de la Mansión Heelshire de la que desconocen su turbio pasado.

VIDEO

Hobbycine: Pelis de terror para lo que queda de 2020

Jude encuentra el muñeco semienterrado en el bosque en una suerte de ataúd. Pronto sus padres se dan cuenta de lo espeluznante que resulta que su hijo esté permanentemente acompañado por el muñeco, al que se refiere como Brahms, pero también parece ayudarle a superar su mutismo, de modo que se ponen en manos de su psicóloga y deciden dejar que siga apegado a él mientras le ayude a desbloquearse.

Sin embargo, Brahms tiene unas reglas que hay que seguir al pie de la letra, de lo contrario, se vuelve loco y comienzan a suceder toda clase de tragedias. Liza duda de que lo que experimenta sea fruto de su imaginación debido al golpe que recibió en la cabeza durante el asalto pero, desde luego, las cosas empiezan a torcerse cuando intentan separarlos y más aún cuando reciben la visita de unos familiares en su nuevo hogar.

Amazon Fire TV Stick 4K

Amazon Fire TV Stick 4K

Este dispositivo permite reproducir contenido multimedia en tu TV o monitor. Además incluye el mando compatible con Alexa.

Cómpralo al mejor precio

La primera duda que os asaltará al ver llegar a las pantallas de cine The Boy: La maldición de Brahms es si es requisito indispensable haber visto la película anterior de 2016: The Boy. Para vuestra información, no es necesario tenerla ni siquiera fresca dado que estamos ante una historia nueva por completo con un elenco distinto y en la que se profundiza algo más en la mitología de la franquicia mostrando el pasado creepy del muñeco de porcelana, pero con todas las explicaciones pertinentes para que no sea necesario saber nada de antemano.

Respecto a la puesta en escena, la película sabe jugar con los espacios contando por supuesto con el elemento inquietante de un ser inane que se mueve por sí mismo y que se dedica a trolear a Liza, la madre de Jude.

En este punto es bastante irregular, con algunas secuencias más inspiradas que otras, pero en general resueltas por medio de un montaje abrupto que le quita a la película ese tempo que se cuece a fuego lento en las grandes películas de terror.

A decir verdad, The Boy II no parece tomarse a sí misma demasiado en serio: hay cierta autoconsciencia de que se trata de un producto menor, de segunda categoría, aunque haya tenido la fortuna de contar con Katie Holmes para generar cierta expectación a su alrededor. Ojo, que hay películas consideradas "first class" que se quedan bastante lejos de cumplir con lo mínimo y más en  este género, así que tampoco vamos a quejarnos demasiado. A su favor, un metraje ajustadito que no llega a la hora y media y la certeza de saber en qué campo juega la película. Terror sin sobresaltos que no te quita el sueño.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Bastante formularia, la secuela de The Boy endereza una nueva historia alrededor del muñeco endemoniado Brahms. Se deja ver, aunque también se olvida rápido.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Te permite desconectar la neurona durante el visionado, porque es bastante previsible y no se sale de los raíles en ningún momento.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Su capacidad perturbadora es muy limitada: no te va a quitar el sueño, de modo que si buscas una buena película de terror, sigue buscando.
Hobby

60

Aceptable

Y además

The Boy: La maldición de Brahms (2020)

Lanzamiento:

Argumento:

The Boy: La maldición de Brahms esla secuela de la película de terror de 2016 The Boy dirigida por William Brent Bell (Devil Inside, Stay Alive) y que vuelve a contar con el cineasta tras las cámaras en esta nueva entregaen la queStacey Menear también regresa como guionista de la cinta. La trama de esta nueva película de terror giraen torno ...