Castlevania temporada 2
Análisis

Crítica de Castlevania temporada 2, ya disponible en Netflix

Por Daniel Quesada

La temporada 2 de Castlevania ya está afilando sus colmillos en Netflix. Os contamos qué nos ha parecido el regreso de Trevor Belmont a este serie basada en la archipopular saga de juegos de Konami.

La llegada de Halloween 2018 es la excusa perfecta para que la franquicia Castlevania recupere su pulso. Por un lado, hemos tenido el videojuego Castlevania Requiem (aquí podéis leer nuestro análisis de este recopilatorio), mientras que por otro llega a Netflix esta temporada 2 de la serie Castlevania. Desde luego, se han tomado su tiempo, y después de un año y una primera temporada de solo cuatro capítulos, nos tenían más tensos que un vampiro en un banco de sangre.

Conoce mejor la historia de Castlevania con este libro

Por fin, la temporada 2 de Castlevania ha llegado y lo hace con más enjundia que en su primer intento. Esta vez tenemos 8 capítulos, que de nuevo son de unos 25 minutos de duración, cada uno. Con las piezas ya colocadas sobre el tablero, llega la hora de ver cómo Trevor Belmont, Sypha y Alucard parten en busca del poderoso Drácula. Sin embargo, la cosa se complica cuando, en el castillo de nuestro amigo Vlad Tepes, sus diferentes generales comienzan a dudar del liderazgo del propio Drácula, al que ven cansado y dubitativo. Todos ellos se verán azuzados por Carmilla, una vampiresa que ha llegado para poner sus propios planes en funcionamiento, mientras que Hector e Isaac, dos humanos a las órdenes de Drácula, se plantean qué papel quieren jugar en esta telaraña de intrigas.

Estas nuevas subtramas añaden bastante interés al conjunto, ya que por un lado nos permiten ver cómo funciona el ejército de Drácula, pero además expande nuestro concepto de los vampiros con personajes de otras culturas. Así, vemos a una vampiresa japonesa, a otra africana... Se nos quiere mostrar que el miedo a los vampiros no es solo de la vieja Europa, sino que están por todas partes y quizá solo hayamos visto la punta del iceberg en esta serie de Netflix. Lamentablemente, lo cierto es que muchos de estos personajes apenas intercambian un par de palabras en toda la temporada, por lo que suena a oportunidad desperdiciada respecto a ver qué podían aportar. ¿Nuevas filosofías sobre qué implica ser un vampiro? ¿Incluso poderes propios de su entorno? Todo eso queda muy levemente insinuado, pero no acaba de eclosionar. Una pena.

Castlevania temporada 2

De hecho, el principal problema que tiene esta segunda temporada de Castlevania es su lentitud. Durante la primera mitad parece que pasa poco. Los personajes hablan despacio, maquinan mucho pero no pasan a la acción... Por suerte, la cosa mejora en la segunda mitad (hasta llegar al clímax en un episodio 7 realmente fabuloso, de los que ponen los pelos de punta), pero ni aún así quedaremos satisfechos del todo en nuestras ansias de acción. Hay combates y coreografías muy, muy espectaculares (mención especial para Sypha y sus poderes mágicos, que son una verdadera gozada en movimiento), además de tanto gore y tripas como recordábamos de la temporada 1 de Castlevania, pero nos quedamos con ganas de más, son coreografrías demasiado contadas. Aunque la animación es bastante limitada, en el sentido de que hay pocos dibujos por segundo, es cierto que el diseño de personajes, sus poses y movimientos son un placer para la vista. Esta vez, Trevor Belmont y su látigo Lucero del Alba dan bastante juego.

Castlevania temporada 2

En cualquier caso, aunque personajes como Carmilla, Hector e Isaac son añadidos muy jugosos, nos seguimos quedando con Alucard y el propio Drácula, al que dan un tratamiento bastante diferente en esta temporada. Lejos queda su furia por la muerte de su esposa. Aunque su objetivo sigue siendo aniquilar a la humanidad para vengar su muerte, aquí el vampiro está cansado, hastiado de tanta lucha y tantas inquinas. Ese replanteamiento en su "energía", por así decirlo, puede sonar como un desperdicio (¡queremos que Drácula destruya y cause pavor, leñe!), pero nos lleva hacia una relación con su hijo Alucard realmente interesante y hasta dramáticamente emotiva en los momentos finales. Sin duda, son los dos personajes más interesantes.

En ese sentido, aunque el doblaje al castellano se agradece enormemente, tenemos que decir que, salvo en el caso de Alucard, no ha alcanzado la rotundidad del estupendo doblaje original en inglés (Graham MacTavish está espectacular como Drácula), por lo que en este caso os recomendamos su visionado en V.O. si se os da bien el idioma... Todo ello, sin menospreciar la versión española, por supuesto.

Castlevania temporada 2

A toda esta atmófera se une parte de la imaginería propia de los videojuegos de Konami: necromancia, magia, engranajes gigantes en el castillo (ojo, porque el propio castillo tiene mucha relevancia en estos capítulos), agua bendita... Nos hubiera gustado ver más variedad de monstruos, como en los juegos, pero a cambio tenemos un porrón de vampiros.

En definitiva, esta temporada 2 de Castlevania mejora en algunos puntos a la primera, pero sigue sin encontrar un equilibrio adecuado entre atmósfera, diálogos y acción, quedándose más coja en esa última faceta. Es una apuesta muy interesante para los fans de la franquicia (sobre todo, teniendo en cuanta que todo queda lo bastante dispuesto como para una futura temporada 3), pero no consigue la intensidad de otras series como Devilman Crybaby, por ejemplo. Aún así, merece la pena darle un buen bocado.

Valoración

El universo de la primera temporada se expande en la buena dirección y presenta a personajes muy interesantes, pero nos deja con ganas de más intensidad. Aún así, es un relato muy interesante para los fans de la saga de Konami.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

De lejos, el propio Drácula, con un Alucard también muy interesante. Los contados momentos de acción son muy espectaculares.

Lo peor

Demasiados diálogos, demasiados preparativos. La serie pide más ritmo.