Cuestión de justicia
Crítica de Cuestión de justicia (Just Mercy), un drama carcelario inspirado en hechos reales protagonizado por Michael B. Jordan, Brie Larson y Jamie Foxx. En cines a partir del 28 de febrero de 2020.

Unas dos horas y veinte minutos dura Cuestión de justicia, un drama carcelario firmado por Destin Daniel Cretton (El castillo de cristal) que dirige la película a partir de un guión que ha coescrito junto a Andrew Lanham (Sin piedad), basado en el galardonado bestseller de Bryan Stevenson.  

La película cuenta la historia del joven abogado Bryan Stevenson y de su histórica batalla por la justicia. Después de graduarse en Harvard, Bryan recibe ofertas de trabajo muy lucrativas. Pero él prefiere poner rumbo a Alabama para defender a personas que han sido condenadas erróneamente o que carecían de recursos para tener una representación legal adecuada, y lo hace con el apoyo de la activista local Eva Ansley, con la que se dispone a abrir un bufete sin ánimo de lucro.

VIDEO

Tráiler de Cuestión de justicia, con Michael B. Jordan y Jamie Foxx

Uno de sus primeros y más turbulentos casos es el de Walter McMillian, que en 1987 fue sentenciado a la pena capital por el asesinato de una chica de 18 años, a pesar de que las pruebas demostraban de forma inequívoca su inocencia al encontrarse en otro lugar rodeado de su familia y parte del vecindario. Sus testimonios sin embargo, parecen carecer de valor por el simple hecho de provenir de personas de color.

Además, el único testimonio en su contra provenía de un delincuente que tenía motivos para mentir al haber recibido beneficios penitenciarios por declarar en su contra. Y para más INRI fue ingresado en el corredor de la muerte antes incluso de que se celebrara el juicio.

En los años posteriores, Bryan se ve envuelto en un laberinto de maniobras legales y políticas y de una xenofobia abierta y descarada mientras lucha por Walter y otros como él, a pesar de tenerlo todo en su contra, incluido el propio sistema legal. 

Las 10 películas más polémicas de la historia del cine

Las 10 películas más polémicas de la historia del cine

Hacemos un repaso a las películas que más controvertidas que han dado mucho que hablar fuera de las salas de cine.

Descúbrelas

No se puede decir que Cuestión de justicia sea una mala película porque, desde luego, consigue su principal finalidad que es poner sobre la mesa temas importantes y desarrollarlos de forma satisfactoria: quizás alargándose demasiado y con una narrativa poco lustrosa, pero en todo caso conmovedora, apelando a la empatía del espectador con los reos.

¿Cuáles son los problemas de esta producción? El más ostensible es que cuenta más cosas en los rótulos posteriores que en la narración propiamente dicha. Tiende a dar excesivas explicaciones y a contar por boca de sus personajes más que a mostrar en pantalla.

Así, cuando una secuencia se desarrolla sin apenas diálogos y se deja hablar a las imágenes, éstas cobran mucha fuerza, como es el caso de la de la silla eléctrica, que cuenta además con una interpretación magnífica de Rob Morgan. 

Por otra parte, el casting para el personaje principal es un lastre gigantesco. Tener como cabeza de cartel a Michael B. Jordan es un incentivo para que el público joven se acerque a un género que probablemente no se encuentre entre lo que más consume, pero le falta mucha madurez interpretativa como para manejar a un personaje tan complejo, con tantas capas y tan necesitado de una expresividad contenida. Se agradece, eso sí, que trate de ampliar su registro.

Y finalmente, a la excesiva duración de Cuestión de justicia se le suma otro handicap importante que hay que resaltar: cierta falta de originalidad a la hora de abordar el material de base. En muchos aspectos, la película nos remite a pasajes de Cadena perpetua o La milla verde, mientras que en lo que al racismo manifiesto encontramos muchos ecos en otras cintas como Crash u otras más recientes que habéis podido ver en Netflix como la miniserie Así nos ven o American Son.

Es decir, que no hay situaciones en la película que no hayamos visto reflejadas ya en numerosas ocasiones: desde detenciones en carretera o acusaciones injustas hasta una inoperancia y abulia manifiesta en los cuerpos de seguridad del Estado. Ahora bien: ¿merece la pena la película? Desde luego que sí, porque denunciar la injusticia y de paso reconocer el trabajo de quienes luchan para superarla no solo es algo que deba ponerse en valor, sino que es un magnífico ejemplo a seguir. A fin de cuentas, la película apela a la esperanza y ésta solo puede provenir del conocimiento y la superación del pasado y la mejora el presente. Y si hay una virtud en ella es la de no caer en el maniqueísmo de mostrar solo "blancos malos" y "negros buenos" sino de mostrar incluso algunos casos en los que los personajes están al filo de la navaja, con grandes dilemas morales e incluso que cambian de actitud ante los acontecimientos.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Drama carcelario basado en hechos reales que se extiende demasiado pero lanza un potente mensaje de igualdad y respecto a la diversidad. Contiene potentes secuencias y un inspirado discurso que eclosiona al final de la película.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las interpretaciones de Jamie Foxx y ciertos secundarios que ponen los pelos de punta (brutal la secuencia de la silla eléctrica).
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Recupera ideas de películas emblemáticas del género y se hace larga. Un protagonista mejor dotado que Michael B. Jordan habría mejorado el resultado.
Hobby

70

Bueno

Y además

Cuestión de justicia (2020)

Argumento:

Cuestión de justicia (Just Mercy) es undrama basado en hechos reales protagonizado por Michael B. Jordan, Brie Larson, Rob Morgan, Rafe Spall y Jamie Foxx. Cuenta la historiadel joven abogado Bryan Stevenson (Jordan) ydesuhistóricabatalla por lajusticia.Despuésdegraduarse en Harvard, Bryan recibeofertasdetrabajo muy lucrativas. Peroélprefier...