Dark 2
Análisis

Crítica de Dark temporada 2, ya disponible en Netflix

Por Raquel Hernández Luján

La segunda temporada de Dark ya está disponible en Netflix y os ofrecemos la crítica sin spoilers. ¿Os atrevéis con una de las series más atrevidas del catálogo de esta plataforma de streaming?

Gestionar los estrenos de series se parece, cada vez más, a tener una cartera de valores en bolsa: debes tener muy claro a qué apostar para no perder sus activos. En este caso, el principal de ellos es el tiempo. La temporada 2 de Dark viene a confirmar que es una apuesta segura para los amantes de la ciencia-ficción, algo que, en el polarizado mundo de la oferta televisiva, la convierte en todo un exponente.

Ofertas del día en Amazon, ¡corre, que vuelan!

Es cierto que tiene un ritmo muy sosegado y que, en cierta manera, puede resultar un tanto fría, sobre todo para los espectadores más habituados a los códigos de la ficción estadounidense. Además, requiere de una atención plena por parte del espectador, al que no le vendrá nada mal revisionar la primera temporada para recuperar los árboles genealógicos de los pobladores de Winden. La gran pregunta es: ¿se obtiene una recompensa a la altura del esfuerzo? Rotundamente, sí. Cada segundo que inviertes en poner rostro a un personaje adulto te permitirá después acceder a una gran revelación; cada pequeña anticipación, terminará cuadrando en un impactante final.

Y todo eso, con el angustioso reloj señalando una cuenta atrás. Los ocho episodios que conforman esta segunda temporada de Dark nos llevan al momento del apocalipsis que marca el principio del final. Porque todo está conectado, claro está, como nos advierten a cada momento.

Aunque primeramente podría parecer que la reflexión desarrollada en Dark no va más allá de la predeterminación y, por tanto, de la concepción cíclica e inexorable del tiempo, pronto descubrimos que hay soterrado un discurso mucho más profundo y rico en matices, con tintes teológicos y hasta filosóficos que van más allá de lo obvio. Hay que hacer concesiones a la ficción dado que, por decirlo de alguna manera, se recrea en las paradojas que desarrolla, pero también es cierto que eso nos permite acceder a momentos de un gran lirismo que generan un fuerte impacto emocional.

Como sucediera con la primera tanda de episodios, dos de los grandes aciertos de la serie son el de generar una atmósfera lúgubre, asfixiante por momentos, y el de saber dosificar la información, al punto de que es prácticamente imposible anticiparse a los grandes giros de guión que le dan un vuelco a la concepción previa de pudiéramos tener de los personajes.

Llegados a este punto, hay que hablar de lo importante que es ver la evolución de dichos personajes, sobre todo, habida cuenta de que los conocemos en distintos periodos temporales y de que, por tanto, sus motivaciones y planes pueden llegar a ser radicalmente opuestos en algunos casos. El héroe protagonista, por cierto, sigue contando con una magistral interpretación de Louis Hofmann (Gorrión rojo), completamente entregado a su papel.

La serie es un rompecabezas en el que se suceden varios giros con tirabuzón bien ejecutados, así que la capacidad de enganchar a los espectadores y mantenerlos al borde del sofá hasta el último segundo es impresionante.

Lo que echamos de menos al comienzo de esta serie de Netflix, además, ahora se corrige: hay una utilización de los efectos especiales mucho más constante (también bien justificada), que permite que se desarrolle con total fluidez la trama de ciencia-ficción y que se abunde también en el drama familiar e incluso en el sentimental de una manera bastante original.

Dark 2

Los episodios iniciales sí que coquetean más con los viajes al pasado y por tanto con las referencias a la cultura pop (looks, música, eventos) que más hacen que se nos venga a la memoria Stranger Things, mediando entre ambas series, por supuesto, un abismo en lo que a concepción y desarrollo de la trama se refiere. Y es que en este caso, las referencias temporales suelen aparecer de forma sutil y plenamente justificadas por el contexto.

Dark es un ejercicio de estilo singular y, desde luego, a la finalización de la segunda temporada, nos deja a las puertas de una tercera temporada que completará una trilogía que se nos antoja ya imprescindible, en la que se nos abren nuevos dilemas y posibilidades... Un cliffhanger de manual que nos permite especular acerca de las mil y una posibilidades que se abren ante nosotros. 

Valoración

Revelación tras revelación, la segunda temporada de Dark demuestra un mayor dominio narrativo por parte de sus creadores. La cuenta atrás hasta el apocalipsis está trufada de momentos clave bien calibrados, que hacen que la serie sea especialmente adictiva.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Los momentos más poéticos que suelen darse cerca del final de cada episodio, solo con música e imágenes. Las abundantes sorpresas y la cuidada factura

Lo peor

Aunque hace un gran esfuerzo por la claridad expositiva, precisa de toda la atención del espectador para no perderse en la maraña de rostros y nombres

Y además