Deadpool 2
Análisis

Crítica de Deadpool 2, con Ryan Reynolds y Josh Brolin

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Deadpool 2, dirigida por David Leitch y protagonizada por Ryan Reynolds en el papel de Wade Wilson y Josh Brolin en el de Cable. En cines desde el 18 de mayo.

El mercenario bocazas vuelve de la mano de Ryan Reynolds en Deadpool 2, una película tan irreverente como su predecesora en la que además incorpora a nuevos personajes del calado de Cable, Domino o Puño de Fuego.

De nuevo, su humor deslenguado y autoconsciente le lleva a realizar algunas de las bromas más divertidas e inesperadas que ya empiezan en los títulos de crédito iniciales y no cesan en los finales, con una secuencia final directamente desternillante y, sí, seguramente la mejor que hemos visto hasta la fecha tal y como anticipaban las primeras críticas estadounidenses.

Consigue el digibook de Deadpool (y recuerda verlo comiendo chimichanga)

Wade Wilson se plantea crear una familia junto a su adorada Vanessa cuando la tragedia irrumpe en su hogar. Aunque decide romper con todo, ya sabemos que Deadpool, alias Masacre tiene un poder de autocuración inaudito, de modo tal que no le quedará más remedio que seguir haciendo el bien aunque sea a regañadientes, yendo tras la pista de Cable, un viajero en el tiempo decido a acabar con Russell, un mutante cuyos poderes se están desmadrando.

Para salvar al chaval, Deadpool decide crear un escuadrón de élite al que llama X-Force formado por Domino (Zazie Beetz), Estrella Rota (Lewis Tan), Negasonic (Brianna Hildebrand), Zeitgeist (Bill Skarsgård), Yukio (Shioli Kutsuna), Coloso (Stefan Kapicic), Vanishing (no podemos contaros quién es), Bedlam (Terry Crews) y Peter (Rob Delaney).

La película Deadpool 2 a pesar de todo y tras haber contado con un rodaje en el que el secretismo ha sido la tónica para preservar los secretos de la producción y evitar la fitración de spoilers, no puede evitar caer en algunos tópicos del género de superhéroes y eso sí que es algo nuevo: hay un drama personal que activa el gatillo de la acción que ya hemos visto muchas veces, aunque como cabe esperar, Reynolds da la vuelta a las expectativas de la audiencia muy pronto.

Parte de la burla que hace de ese drama está en la propia concepción de la banda sonora en la que el iconoclasta tema interpretado por Céline Dion “Ashes” se convierte en una broma metalingüística más en la que la famosísima intérprete se ríe de sí misma y de su rol de icono dramático de los años 90 y los primeros 2000 (no hay que perder de vista que suyo es el tema principal de Titanic, por ejemplo). No os perdáis el videoclip porque es oro puro:

El esfuerzo, por cierto, ha merecido la pena: hay muchas sorpresas que no se han desvelado (nuevos personajes hilarantes, cameos, ese genial casting para reclutar a la X-Force...) así que hay mucho de lo que disfrutar en la butaca del cine.

El director de esta película de superhéroes es David Leitch, artífice de algunas de las mejores y más icónicas películas de acción recientes entre las que podemos contar John Wick o Atómica. Aquí no baja el listón ni medio milímetro, si bien es cierto que hay una mayor dependencia del CGI para la creación de las coreografías más locas. El personaje lo pide, de modo tal que funciona razonablemente bien.

Donde la película rebaja el tono es en el contenido sexual, algo que de agradece muchísimo. Como bien expresaron Reynolds y Brolin en su visita a Madrid, “en el proceso de redacción, Deadpool 2 ha sido como en la primera. Cada uno plantea diferentes gags y los demás lo mejoran. El tono lo hemos encontrado, rara vez estamos en desacuerdo, pero hay cosas que hemos tenido que editar en postproducción. Como siempre hay tres cortes en tres fases distintas de trabajo: escritura, rodaje, postpro".

"Hay cosas que me encantaría lanzar al mundo, pero nos podrían meter en la cárcel y hay cosas que están al límite…", comentaba el protagonista pero también productor y coguionista de la película. Aquí tenéis parte de la entrevista:

En esta secuela, su personaje, desde luego, reparte cera en todas direcciones: los X-Men y especialmente Lobezno siguen en su punto de mira y cuentan con algunos scketches que son gloria pura, pero también hay estopa para DC, Disney e incluso la factoría Marvel... Y eso que ha habido bromas que parece ser que no han pasado el corte final... Respecto a un posible crossover con Lobezno, ojo, que hasta Hugh Jackman le ha dado ya una respuesta "formal".

En resumen, la película de Deadpool 2 ha perdido un pelín de frescura: ahora la audiencia ya conoce al personaje, sus salidas de tono, su capacidad para romper la cuarta pared, su cinismo... de modo tal que no sorprende tanto, pero el guión sigue teniendo momentos divertidísimos y memorables. En general se apoya bien en secundarios como Karan Soni como el taxista Dopinder o en los nuevos rostros que pueblan la pantalla, aunque Puño de fuego (Julian Dennison) no es uno de sus puntos fuertes.

Puede que no sea constante durante las dos horas de metraje, que el superhéroe Masacre resulte un pelín cargante y también que el drama que precipita la acción no consiga alejarse de los convencionalismos pero, en cualquier caso, es una comedia bastante sólida que satisfará a los fans y a quienes busquen ese punto de descaro e insolencia que solo Deadpool consigue trasladar de esta manera. La primera película arrasó amasando una fortuna y en cierta manera esta secuela corrige algunos de sus mayores problemas de modo que es probable que funcione como la seda.

Los nuevos personajes, desde luego, nos han picado mucho de cara al futuro estreno de X-Force y todo augura que tendremos o bien una cinta Deadpool 3 o bien un spin-off centrado en Cable. La química entre los personajes de Ryan Reynolds y Josh Brolin es indudable y la decisión de no utilizar la escena postcréditos para adelantar qué vendrá en el futuro sino para dejar al espectador retorciéndose de risa, impecable.

Dice el subtítulo de la película que en ella Deadpool consigue la familia que necesita, no la que quiere. Bueno, pues él es el antihéroe que necesitamos, probablemente no el que queríamos y esa es su esencia y el secreto de su éxito. Que pueda coexistir con un cine de superhéroes concebido de forma tan distinta a Vengadores o a los supers de DC nos permite ver con claridad la forma en la que este subgénero se ha abierto y diversificado ofreciendo una variedad de formatos, de enfoques y de grados de humor que hacen que nadie pueda "quedarse sin postre".

Hay otros superhéroes... Pero no están tan locos

Recuerda que, a estas alturas, nos hemos visto ya toooodas las películas de superhéroes que se han estrenado hasta ahora. Puedes ver nuestras críticas en nuestro especial Cine de superhéroes.

Valoración

Deadpool 2 rebaja el tono de las bromas sexuales y eleva el amplificador de la violencia. En conjunto es una buena secuela que anticipa al menos un par de películas más centradas en el mismo universo. Funciona bien a pesar de algunas bajadas de ritmo y de perpetuar algunos estereotipos narrativos.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

La escena postcréditos, los nuevos personajes, las pullas a los X-Men y muchas de las sorpresas que han conseguido guardar para hacernos reír.

Lo peor

Los convencionalismos del guión, Morena Baccarin desaprovechada otra vez y el exceso de dramatismo. Al personaje Puño de fuego le falta carisma.

Lecturas recomendadas