Detroit
Análisis

Crítica de Detroit, la nueva película de Kathryn Bigelow

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Detroit, la nueva película de Kathryn Bigelow protagonizada por John Boyega, Jack Reynor, Hannah Murray, Anthony Mackie y Will Poulter. En cines desde el 15 de septiembre de 2017.

Kathryn Bigelow se caracteriza por ser una directora que no tiene miedo alguno a abordar temas incómodos y, además, por hacerlo de la forma más realista posible, actuando de altavoz e implicándose personalmente en lo que cuenta. Detroit no es una excepción.

Consigue la edición coleccionista de En tierra hostil

En esta ocasión, la cineasta aborda cuestiones irresolutas que siguen salpicando la actualidad de vez en cuando y haciéndose eco en los medios como los casos de brutalidad policial asociada cuestiones étnicas.

Para ello nos embarca en un viaje de pesadilla al corazón del conflicto: el detonante de los disturbios de Detroit que se saldaron con el despliegue del ejército y la Guardia Nacional y cifras lamentables: 43 muertos y más de 2.000 heridos un año antes del asesinato de Martin Luther King y en plenas revueltas sociales.

En el verano de 1967, la policía llevó a cabo una redada en el Motel Algiers, en la calle 12th Street Riot de Detroit, en el estado de Michigan. Esta incursión policial contra la población negra acabó con la muerte de tres hombres afroamericanos, mientras que otros siete recibieron brutales golpes, así como dos mujeres blancas. Estos sucesos desencadenaron uno de los levantamientos ciudadanos más grandes y violentos en la historia de Estados Unidos.

Detroit supone la tercera colaboración entre la directora Kathryn Bigelow y el guionista Mark Boal tras En tierra hostil y Zero Dark Thirty y queda claro que conforman un buen tándem.

Entre sus recursos más certeros encontramos una artística introducción compuesta por pinturas de Jacob Lawrence en las que se condensan cinco siglos de esclavitud; imágenes y audios de archivo e incluso recortes de prensa a partir de los cuales se reconstruye (y ficciona en parte también) el traumático suceso del Motel Algiers.

Detroit

La película va de lo global (el contexto sociopolítico que sirve de germen y caldo de cultivo) a lo particular (el agravio individual de las personas que fueron agredidas), hallando mejor fortuna en su primera acometida que en la segunda. A partir del momento en el que el metraje transcurre a puerta cerrada se incrementa y sostiene la tensión durante un periodo de tiempo que se antoja interminable, transmitiendo de maravilla la sensación de asfixia que debieron sentir los propios implicados en dichos acontecimientos pero acusando también la enorme dificultad de la empresa que se plantea Bigelow.

Resulta más verosímil y desasosegante el comienzo de la película, mientras el espectador rumia la que se le viene encima.

Detroit

Respecto al reparto, muy coral, es de ley reconocer el talento interpretativo de Will Poulter, Anthony Mackie o John Boyega pero quien destaca con diferencia es Algee Smith: quedaos con su cara (y su voz) porque lo vamos a ver en papeles protagonistas muy pronto... En 2018 sin ir más lejos en The Hate U Give.

Detroit es una película, como decíamos, muy pertinente, una especie de resarcimiento tardío que llega por el lado fílmico y nos puede (y debe) hacernos pensar acerca de lo que sucede a día de hoy pero tiene un gran handicap y es que no puede evitar juzgar el pasado desde el presente. Hay en concreto ciertas líneas de diálogo (conversaciones entre policías "buenos") que son inconcebibles tal y como se representan...

Sea como fuere, Bigelow explora el drama social de forma apasionante y pone al espectador contra las cuerdas en su claustrofóbico clímax dejando que se diluya en parte la fuerza de la película en las pinceladas finales trajines judiciales mediante. A pesar de sus defectos, Detroit conmueve, que es sin lugar a dudas lo que se pretendía, y pone el dedo en la llaga. Bien hecho.

Valoración

Kathryn Bigelow se adentra sin complejos en un tema realmente escabroso buscando iluminar desde su óptica unos acontecimientos tan desagradables como pertinentes a la hora de ser recordados en este particular momento histórico.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La forma en la que mantiene la tensión la directora. El arranque es brillante condensando la atmósfera que hizo de Detroit un polvorín.

Lo peor

Funciona mejor como drama social que como drama individual. Acusa el exceso de duración en el tercio final del metraje, que se hace muy denso.

Lecturas recomendadas