Ir al contenido principal
The End of the F***ing World
Análisis

Crítica de The End of the F***ing World, serie de moda en Netflix

Crítica de The End of the F***ing World, la serie de moda que puedes encontrar en el catálogo de Netflix basada en el cómic del mismo nombre creada por Charles S. Forsman.

La nueva serie del momento se llama The End of the F***ing World y sí, está en Netflix. Es una historia que pretende capturar tu atención a base de incongruentes sucesos protagonizados por dos jóvenes inadaptados, y mostrando que no tienen reparos ni pelos en la lengua.

El título de por sí ya llama la atención, aunque no es mérito suyo ya que está basada en el cómic The End of the Fucking World creado por Charles S. Forsman. Estrenada el 24 de octubre en Reino Unido y el pasado 5 de enero en el catálogo de Netflix a nivel internacional, no ha tardado en convertirse en la ficción preferida para aquellos que dicen, quieren o aspiran ser hipster.

No es nada nuevo encontrarnos a protagonistas "raritos". Es decir, al chico o la chica incomprendido, el más impopular, el friki, si queréis llamarlo así. Los guaperas deportistas y las niñas de bien suelen estar en un segundo plano cuando hablamos de cine y series, pero ahora lo "cool" es ser un psicópata, a lo Dexter.

Con ese pretexto encontramos a James, un chico que disfruta matando animales e imaginando como sería asesinar a alguien de la escuela. Según se presenta él mismo, es alguien incapaz de sentir nada y, aunque no rompe los estándares sociales, es incapaz de entenderlos, al estilo asperger.

Consigue el cómic original en tapa dura (en su versión en inglés)

En el otro lado tenemos a Alyssa, una chica incomprendida (también), que no encaja en su familia y que idealiza a su padre, al cual prácticamente no conoce. Como si tuviera un problema de verborrea soez, ella esconce sus miedos criticando e insultado a todo aquel que se acerca y/o quiere ayudarla.

Como veis en The End of the F***ing World todo son clichés muy a la moda de hoy, pero al fin y al cabo repeticiones de algo que ya hemos visto: asperger, psicópatas con los que sentirnos identificados, frikis, inadaptados...

Alyssa y James no encajan en el entorno en el que viven, o más bien sienten una gran necesidad por no hacerlo. Con esa premisa y, dado que ambos son inadaptados, comienzan una aventura juntos. No, no se trata de que se hagan super amigos, más bien son atraídos el uno al otro por muy diferentes razones.

Ella se convierte en el objetivo o nuevo proyecto de James. Vamos, que quiere cortarle el cuello, mientras que lo que Alyssa busca en él es una salida, y es el chico más raro que ha encontrado.

Lo que hace de The End of the F***ing World la serie más hipster del momento no es sólo ese intento casi desesperado por ser una ficción fresca y transgresora. Su estética, el estilo visual muy a lo True Romance de Tony Scott o Asesinos natos  de Oliver Stone, te embaucará. Pero no te dejes engañar, todo es superficial. Si rascas un poquito, encuentras un compendio de escenas que, de haberlas visto tanto, adivinas casi con exactitud como acabarán.

The End of the F***ing World

La relación entre James y Alyssa pasa a convertirse en algo aburrido cuando descubres que en realidad son dos adolescentes con los mismos miedos, aptitudes y cualidades de cualquier otro. De hecho, llega a ser más interesante en un momento dado la historia que no se cuenta de las dos policías, y eso que realmente tampoco es que sea una incógnita.

El reparto es prácticamente desconocido. A los más seriéfilos y/o cinéfilos le sonarán las caras de James y Alyssa, actores jóvenes, pero que han tenido cierta proyección internacional. A Alex Lawterh lo hemos visto en la tercera temporada de Black Mirror, en uno de los episodios más controvertidos, 'Shut up and dance', mientras que Jessica Barden ha aparecido en películas como Hanna, Langosta o la serie Penny Dreadful.

Completan el elenco Gemma Whelan como la agente Eunice Mediodía, Wunmi Mosaku como su compañera, la polícia Teri Donogue; Steve Oram como Phil, el padre de James; Christine Bottomley como Gwen, la madre de Alyssa y Navin Chowdhry como Tony.

Valoración

Se trata de la nueva serie hipster de moda de Netflix. The End of the F***ing World quiere conquistar a todos los que se sienten cómodos siendo raritos, poniendo especial interés a los incomprendidos, su fotografía y narración son sus principales virtudes, pero se queda en lo superficial.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Nuestra necesidad de ser raritos o de sentirnos así, hace que empaticemos casi inmediatamente con los protagonistas.

Lo peor

Intenta ser tan hipster que cae en demasiados clichés, sabes casi con exactitud lo que sucederá al final de cada nuevo acontecimiento.

Y además