Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2
Análisis

Crítica de Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2

Por Daniel Quesada

La bruja más prometedora de Greendale vuelve a las andadas con la temporada 2 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina. Y que nos lleve el demonio si las cosas no están a punto de volverse más oscuras en esta serie de Netflix.

Cuando Sabrina Spellman se presentó en Netflix, allá por el pasado Halloween, las reacciones fueron bastante positivas, pero muchos nos quedamos con el "run-run" de querer haber visto algo más de la faceta mágica y satánica y no tanto de los líos amoroso-familiares de los protagonistas. Por eso, estamos encantados de comprobar cómo la temporada 2 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina ha dado un evidente salto de calidad en ese aspecto y muchos otros.

Consigue el volumen 1 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina en cómic

Como recordaréis, Las escalofriantes aventuras de Sabrina nos cuenta la historia de una adolescente mestiza (hija de brujo y de humana), que lucha por aunar las dos vertientes de su vida (la "terrenal" y la satánica) y que ha llegado a una edad en la que ha de abrazar los preceptos más radicales establecidos por Satán... Cosa a la que ella no está dispuesta. El arranque de temporada arranca justo en ese punto, con una Sabrina más poderosa y tozuda que nunca. Por supuesto, la actriz Kiernan Shipka sigue siendo la estrella del show, pero el resto de personajes secundarios se distribuyen muy bien para ir entretejiendo una historia que no se ve venir tanto al principio. De hecho, encontramos relaciones un poco extrañas al principio (sobre todo, en el "lado humano"), pero que acaban teniendo todo el sentido del mundo.

Si en la temporada 1 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina parecía que las partes más fantásticas y siniestras solo aparecían en momentos contados de cada capítulo, ahora se pisa el acelerador y los personajes se sueltan la melena a la hora de lanzar conjuros en latín, pelear contra seres imposibles o incluso matar sin contemplaciones. Así, esa noción de que esta serie de Netflix apuntaba a ser una especie de Buffy Cazavampiros del presente se vuelve más sólida. Buena culpa de ello lo tiene un mayor protagonismo del propio Satán, que se manifiesta a menudo y va cobrando más y más fuerza a medida que avanzan los capítulos. Eso sí, se trata de una serie para mayores de 16, por lo que, aunque hay sangre y se insinúan situaciones muy dantescas, nunca se llega a ver nada especialmente explícito.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2

En cualquier caso, es de agradecer que personajes como la tía Hilda Spellman se vuelva mucho más resuelta y sibilina (¡ya no solo cocina y habla con delicioso acento británico!) o que Mary Wardwell se dote de un trasfondo mucho más interesante y ambiguo. Como pasaba en los primeros episodios, aquí volvemos a ver demonios y seres fantásticos, pero no se comete tanto el error de mostrarlos de forma evidente, para que no "canten" sus máscaras y prostéticos. En su lugar, se da más protagonismo a los escorzos, las distorsiones y los efectos de iluminación y niebla.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2

En general, la ambientación está mucho más trabajada, también en los propios diálogos, que incluyen bastantes referencias a la cultura pop (desde menciones explícitas a los personajes de X-Men hasta la presencia real del protaognista de El retrato de Dorian Grey, la gran novela de Oscar Wilde). Por cierto, además de este personaje nuevo, encontramos a Spencer Treat Clarke (el hijo de Bruce Willis en El protegido y Glass) como un misionero con muy mala leche que resulta divertida.

También que resaltar que se potencia el mensaje feminista (Faustus Blackwood representa el ala más machista y anticuada de la Iglesia de Satán, en claro reflejo de la sociedad "humana") y progresista en general durante los hechos de Chilling Adventures of Sabrina. El mejor ejemplo es el personaje de Susie, que por fin asume su identidad de género y quiere que ahora todos lo reconozcan como Theo, hasta las últimas consecuencias.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2

Eso sí, esta vez la principal fuente de ambientación es el satanismo y, por lo tanto, también el Cristianismo (mejor dicho, la perversión del mismo), lo cual sienta de fábula a la historia. No todo es perfecto, pues hay ocasiones en las que los personajes parecen absurdamente crédulos frente a evidentes engaños que hay ante sus ojos. También se sigue arrastrando un uso un poco tontorrón del lenguaje, para que parezca que el mundo de los satánicos funciona al revés (como decir "what the heaven" en vez de "what the hell", por ejemplo), el cual rompe el estilo mucho más oscuro del resto de los acontecimientos. Por lo general, esta historia de brujas sigue teniendo un toque algo sencillo en sus esquemas (qué obsesionado está Satán con el mismo pueblo, será que no tiene un planeta grande por visitar), pero el espectador dispuesto a pasar por el aro se entretendrá de lo lindo.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina temporada 2

Con todo, no cabe duda de que esta serie de Netflix ha encontrado su tono ideal, con las dosis justas de romance, pero una mayor apuesta por el suspense, algo de acción y sobre todo, bastante más oscuridad. Los 9 capítulos de esta temporada 2 de Las escalofriantes aventuras de Sabrina cierran un determinado círculo, pero dejan una puerta claramente abierta a una temporada 3 que puede presentarnos una acción de mil demonios. Eso sí, sentimos decepcionaros: el gato Salem sigue sin hablar.

Valoración

Un evidente salto de calidad en el tratamiento de los personajes, la narración y la construcción de una temporada mucho más oscura y trepidante.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

El mayor protagonismo de la faceta satánica de la serie y cómo esta es representada.

Lo peor

La absurda credulidad de algunos personajes y el uso algo bobalicón del "lenguaje satánico".