Ir al contenido principal
A Ghost Story
Análisis

Crítica de A Ghost Story, el drama sobrenatural con Casey Affleck

Crítica de A Ghost Story, el drama sobrenatural dirigido por David Lowery protagonizado por Casey Affleck y Rooney Mara sobre casas encantadas y almas en pena. En cines a partir del 3 de noviembre.

A Ghost Story es una película muy poco corriente. De primeras hay que tener en cuenta algunas consideraciones respecto al formato. En su práctica totalidad se nos presenta en una pantalla en 4:3 de bordes redondeados que nos retrotrae (al menos a mí) a las instantáneas de las cámaras de los años 80 y por tanto a los recuerdos de un pasado que no volverá.

Tenemos pocos personajes, pocas localizaciones y una idea de fondo que quizás era más apropiada para un cortometraje que para un largo, pero que en cualquier caso fructifica en un producto resultón que se aleja de propuestas comerciales y no cede al "cine de entretenimiento".

Consigue clásicos del terror al mejor precio

Es una película pequeña e íntima escrita y dirigida por David Lowery (En un lugar sin ley) que se encargó del montaje de la cinta de Shane Carruth Upstream Color y se ha movido en diferentes departamentos: desde el de sonido, hasta el de foto. En el terreno del guión se encargó recientemente del libreto de Peter y el dragón y está trabajando ya en la adaptación de Peter Pan.

"Me siento abrumado"

Hablamos de cine de bajo presupuesto en el que lo menos importante son los efectos especiales y lo más interesante la historia misma y sin embargo, Lowery consigue darle ese toque realmente peculiar a la película con muy pocos elementos. Están al frente del reparto Rooney Mara y Casey Affleck pero sin lugar a dudas gran parte de su encanto está en esa artesanía que rezuma la propia idea de la que parte.

A Ghost Story

Tras fallecer en un accidente de tráfico, un músico regresa a su hogar convertido en un clásico fantasma de los que están cubiertos con una sábana. Parece haber regresado como "alma en pena" por tener asuntos sin zanjar con su pareja pero el tiempo no discurrirá en su dimensión paralela igual que en la realidad tal y como la conocemos. Con estos mimbres comprenderéis con qué facilidad podría haber caído en el ridículo y/o en la pretenciosidad esta propuesta... pero salva la papeleta.

Como cinta independiente hay que decir que A Ghost Story tiene cierto lirismo que se acentúa por la morosidad de sus imágenes (aunque también da la sensación de que esto solo se justifica por la necesidad de llevar el metraje hasta los 90 minutos, todo sea dicho). Si no entras en ella es probable que te desesperes y/o te aburras, pero si haces el esfuerzo de meterte en el juego, pronto comprenderás cómo el realizador utiliza el tiempo para desarrollar una idea más compleja.

A Ghost Story

Se percibe una gran sensibilidad aunque también se deja traslucir cierta ambición un tanto pretenciosa con esos escasísimos diálogos, esa lentitud y el puzle que propone el guión, más sencillo de lo que cabía esperar aderezado con una música compuesta por Daniel Hart, donde el tema "I get overwhelmed" interpretado por la banda de Hart, Dark Rooms se lleva el mayor protagonismo en uno de los momentos climáticos de la cinta en la que todo cobra sentido. 

"A cualquier hora que te despertaras había una puerta cerrándose"

No es una cinta de terror, aviso para navegantes, a pesar de que seamos testigos de cómo se desencadena un poltergeist o de la forma en que pasado, presente y futuro se comunican de una forma inquietante.

El caso es que desde el drama contemplativo y casi estático (se pone a prueba la paciencia del espectador, os lo aseguro), Lowery nos enajena con una serie de poderosísimas imágenes  y un evocador diseño de fotografía en la que desde el comienzo se nos anticipa que lo sobrenatural va a abrirse paso. Ver sencillamente a un fantasma moverse por la azotea de un rascacielos impactado por las luces de neón o ajarse mientras espera cierto resarcimiento cabizbajo es ya hipnótico de por sí.

A Ghost Story

Lo interesante de A Ghost Story es que percibimos la realidad desde el punto de vista del fantasma, que es el gran protagonista de la historia, en detrimento de los humanos que se muestran en pantalla. Es una nueva manera de empatizar con "un monstruo" clásico o, por decirlo de otra manera con la quintaesencia de la deshumanización: un espíritu errante.

in embargo, la conclusión de la cinta es tan nihilista que te pasa por encima como una apisonadora. La reflexión acerca de lo que dejamos atrás, sobre la pérdida, la memoria y el amor (y su fecha de caducidad), horada y deja un hueco en el alma.

Valoración

Curioso drama sobrenatural sobre casas encantadas que parte de una idea interesante pero da la sensación de ser un cortometraje alargado en exceso. Habría necesitado arriesgar más para ser memorable.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

La concepción del tiempo que se muestra en la película y las instantáneas que deja del clásico fantasma de sábana siendo testigo de su fluir.

Lo peor

Es tremendamente decadente en la plasmación de la futilidad humana. Tiene un ritmo muy lento, no es apta para impacientes.

Y además