Netflix Crítica
Análisis

Crítica de The Innocents, romance y ciencia ficción juvenil en Netflix

Por Rafa Domínguez

Reseña de The Innocents, temporada 1. Creada por Simon Duric y Hania Elkington con un reparto encabezado por Guy Pearce y los jóvenes Sorcha Groundsell y Percelle Ascott. Estreno en Netflix España: 24 de agosto de 2018.

Bendita inocencia la de aquellos que aún siendo conscientes de los profundos cambios que se están produciendo en su interior siguen siendo capaces de sonreír, ajenos al peligro que acecha a la vuelta de la esquina. A caballo entre la intrincada Dark, la particular The OA o la más reciente The Rain, Netflix se ha lanzado en plancha con el estreno de una nueva serie con los jóvenes en el punto de mira: The Innocents, creada por Simon Duric y Hania Elkington.

Guy Pearce destaca en un reparto plagado de nuevas caras para el gran público, con Sorcha Groundsell y Percelle Ascott como protagonistas de la ficción. The Innocents nos cuenta la historia de June, una adolescente que escapa de la prisión familiar y su rutina diaria de la mano de su Romeo particular, Harry, junto a quien descubrirá que los cambios que está experimentando son mucho más especiales de lo que cabría imaginar.

¿Te vas al pueblo y no puedes ver tu serie favorita? ¡Hazte con una Android TV para ver Netflix!

June tiene la capacidad de "cambiar", de transformarse físicamente en la persona con la que entre en contacto su piel, pero al igual que con sus nuevos "poderes" como casi adulta, es incapaz de controlarlo y las consecuencias para quienes la rodean pueden ser desastrosas. Su búsqueda de libertad embriagada de éxtasis juvenil pronto se convertirá en una aventura de autodescubrimiento en la que el mundo se aleja de los idílicos cuentos que esperaba.

Metamorfosis

Como drama de ciencia ficción, The Innocents enfoca el vulgo de sus esfuerzos a que respiremos las emociones de sus todavía inocentes protagonistas. La estructura permite que se desarrolle como tantas otras producciones que ya conocemos de la plataforma, dejando a cuentagotas las revelaciones sobrenaturales sobre las que se orquesta la evolución de la trama y que están llamadas a ser el resquicio donde se agarren los espectadores ajenos al nicho al que va destinada.

Netflix Crítica

Las intenciones, como decimos, son precisas y la nueva serie de Netflix busca seguir tendiendo lazos con el público de jóvenes adolescentes al que cada cierto tiempo ofrecen una nueva píldora con la que alimentar su catálogo. Bajo el mismo marco técnico, nos llega una historia que consigue explotar con creces una premisa que podría sembrar dudas para alimentar los ocho capítulos que conforman su primera temporada, y lo logra gracias a un reparto y una dirección de actores notable.

Sus jóvenes Romeo y Julieta, Harry (Percelle Ascott) y June (Sorcha Groundsell), despiertan toda la química en pantalla necesaria para que nos impliquemos en la historia, sumada al trabajo de dirección de un gran reparto de actores secundarios. A pesar de conseguir escapar del vergonzoso dramatismo propio del género, dichas intenciones provocan cierto exceso de teatralidad en el reflejo de sus personajes y la construcción de la historia.

Netflix Crítica

La primera temporada de la serie nos conduce por un camino harto conocido: capítulos y capítulos tras los que sabemos que se esconde un gran secreto que será revelado en su tramo final. Sus creadores avanzan con la seguridad y solidez marca de la casa, capaz de soportar los vaivenes narrativos que se conceden para que la trama siga adelante, pero también giran en círculos concéntricos como un compás cuyo único propósito es ralentizar la acción de forma artificial. Grave perjuicio para que nos mantenga en vilo tanto como esperamos.

Sacada del mismo molde de preciosismo técnico y desarrollo supeditado al clímax, es una serie completamente disfrutable para una última maratón de verano, pero parece que sucumbirá a esa identidad colectiva en la que todas funcionan y ninguna destaca. Una fórmula que comienza a dar muestras de desgaste.

Una gota en el océano

Como decíamos al comienzo de este texto, The Innocents es una ficción más de las tantas que podemos encontrar bajo los cánones de Netflix. Una fórmula que le proporciona producciones tan originales como disfrutables, pero que se pierden como gotas de agua en un océano de similares que no logra despertar las resonancias necesarias para que se convierta en nuestro nuevo título de cabecera.

Otra serie original destinada a formar parte de la dosis que rutinariamente ofrece la plataforma en su búsqueda de repetir el descomunal logro de Stranger Things y que puede caer en el olvido más rápido de lo que nos gustaría.

Valoración

Netflix repite la fórmula marca de la casa: una serie con pinceladas sobrenaturales destinada al público de jóvenes adolescentes, tan disfrutable como abnegada a perderse en un catálogo plagado de títulos con los que comparte identidad.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La química que desprenden sus protagonistas y el gran acierto en el casting y la dirección de actores.

Lo peor

La repetición de una fórmula que empieza a dar muestras de su desgaste. El éxito de la serie depende de la efectividad de su resolución.

Y además