Ir al contenido principal
El inocente
Análisis

Crítica de El inocente, la impactante adaptación de la novela de Harlan Coben con Mario Casas y Aura Garrido

Crítica de El inocente, la adaptación de la novela de Harlan Coben dirigida por Oriol Paulo y protagonizada por Mario Casas, Aura Garrido, Alexandra Jiménez y José Coronado. En Netflix desde el 30 de abril de 2021.

No son pocas las ocasiones en las que os hemos expresado nuestra admiración por el excelente momento por el que atraviesa la ficción nacional. Sin embargo, es menos corriente que sea la plataforma de Netflix la que se lleve los laureles en este terreno. El inocente es, sin ambages, una de las mejores miniseries de cuantas se han presentado en este medio.

Oriol Paulo entrega un trabajo más que solvente adaptando la exitosa novela del mismo título de Harlan Coben de la que extrae no solo la esencia sino multitud de subtramas y giros de guión que encuentran en los ocho episodios una estructura narrativa precisa y muy bien planificada. A través de ocho personajes muy distintos entre sí y de la deriva de sus vidas, comprendemos qué supone que te alcance tu pasado y cuán quebradiza es una segunda oportunidad para reinventarse y tratar de reconciliarse con él.

Según nos informa la propia Netflix, hasta el propio Coben ha quedado cautivado con el resultado final: “El inocente es apasionante, impactante, provocadora, inquietante, emocional y explosiva. Me siento orgulloso de haber trabajado con Oriol Paulo, Mario Casas y todo el equipo en El inocente. Estoy deseando que el mundo quede cautivado con este drama policíaco”. No seremos nosotros quienes le llevemos la contraria, porque de hecho "darle al play" supone subirse a un tren que avanza imparable hasta un final que sigue ofreciendo revelaciones hasta el último segundo.

Mat es un joven cuya vida se ve truncada de forma fortuita tras interceder en una pelea: un empujón lo convirtió en asesino y tras cumplir la pena máxima planea formar una familia junto a su esposa, Olivia, embarazada. Sueñan con comprar una nueva casa y crear juntos un hogar.

Sin embargo, una llamada de teléfono hace que sus planes se tambaleen: Olivia desaparece y él empieza a recibir perturbadores vídeos que le hacen pensar que la ha perdido para siempre. Por si fuera poco, la inspectora de policía Lorena Ortiz empieza a sospechar que Mat está relacionado con el asesinato de una monja.

Así, resurgirán los fantasmas de un pasado que creía haber dejado atrás: volverá a verse en la encrucijada de tener que demostrar su inocencia, mientras acude a la única aliada dispuesta a ayudarle a descubrir la verdad, la detective privada Zoe.

¿Es mejor hacer justicia o evitar destrozarle la vida a los demás?

Hay, como poco, tres aspectos de la serie que resultan excelentes: el guión de Oriol Paulo, Jordi Vallejo y Guillem Clua (que cuenta con una estructura narrativa milimétricamente calculada), la puesta en escena (dirección artística y fotografía son de diez), y la traslación de los códigos a nuestra sociedad. 

Leyendo la novela esta última tarea se antojaba muy complicada debido al potentísimo sello de Coben y lo "apegado" que está el libro a la cultura anglosajona, pero pasa con nota a la hora de "traerse" la historia a España, máxime teniendo en cuenta que la trama principal nos lleva al submundo de la prostitución. Si Sky rojo resultaba sonrojante en su vana pretensión de reflejarlo desde un código distinto, El inocente logra alcanzar un equilibrio mucho más satisfactorio entre lo que se muestra y lo que se insinúa, aunque alcance cotas muy desagradables. No deja de ser una versión ficticia de un universo terrible cuya credibilidad pende de un hilo muchas veces, pero al menos es estilizada, elegante y cruel.

El recientemente galardonado Mario Casas, que tantos elogios ha recibido por sus interpretaciones en películas como El practicante o No matarás, vuelve a abrazar un rol con claroscuros, de gran intensidad emocional y con un arco evolutivo muy amplio. Eso sí, a pesar de hacer de nuevo un buen trabajo, son la excelente Aura Garrido, Jose Coronado y Ana Wagener quienes más despuntan en el reparto coral de la serie.

Estamos ante una historia autoconclusiva, absorbente, adictiva y que no tiene fisuras: todos los hilos argumentales que se lanzan quedan muy bien cerrados, sin cabos sueltos que reprocharle a la conclusión final, aunque tirando, a menudo, de poner en boca de los propios personajes larguísimas explicaciones para desenredar la madeja. 

Todo a fin de cuentas se pone al servicio de un montón de reflexiones válidas acerca del alto coste de perder el control y de qué es la justicia en última instancia y quién merece una segunda oportunidad: ¿sería mejor enterrar lo ocurrido en el pasado para pasar página o destapar la Caja de Pandora y enfrentarse a los hechos a fin de restituir el orden? Todo depende de la óptica que adoptes y es así, metiéndonos en cada uno de los personajes y afrontando los hechos desde su experiencia, como terminamos por juzgarlos y rompernos la cabeza pensando qué habríamos hecho nosotros en su lugar. El inocente se merece que le dediquéis vuestro tiempo.

Valoración

La traslación de El inocente al mundo seriéfilo es un viaje alucinante: un rompecabezas adictivo con una galería de personajes irrepetibles que nos lleva a bucear en una turbia historia. Estamos ante una adaptación atrevida y ambiciosa que funciona como un tiro.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Las interpretaciones de Aura Garrido y Ana Wagener. La puesta en escena, el ritmo y que haya revelaciones hasta el ultimísimo segundo.

Lo peor

Algunos fichajes secundarios no terminan de encajar en sus papeles y roempen un poco la verosimilitud de la serie en momentos concretos.

Y además