It 2
Análisis

Crítica de It: capítulo 2, con el regreso de Pennywise

Por Raquel Hernández Luján

¡Regresamos a Derry para conocer al Club de los perdedores adulto! Os ofrecemos la crítica de It: capítulo 2 (It: Chapter Two), la secuela de It (Eso), dirigida por Andy Muschietti en base a la novela de Stephen King. ¿Quieres flotar?

Poneos cómodos porque tenemos mucho que comentar acerca de It: capítulo 2, la segunda parte del relato audiovisual iniciado hace dos años por Andy Muschietti con It (Eso). Cuando os hablamos de la película en 2017, le dimos un contexto analizando la magnífica novela de Stephen King y también hablando, desde la distancia, de la forma en la que se relacionaba con la miniserie televisiva de dos episodios que hizo de Pennywise una de nuestras más aterradoras pesadillas.

Como era de esperar, el foco está ahora en el Club de los perdedores, pero una vez que se han convertido en adultos, siendo una extensión de quienes un día se criaron en la ciudad de Maine. Y aquí encontramos uno de los principales aciertos de la cinta: haber reunido a un elenco inmejorable que casa a la perfección con las versiones infantiles. Sobresalen Bill Hader y Jessica Chastain, si bien James McAvoy, James Ransone, Jay Ryan y Andy Bean también se ajustan a sus roles tanto por su fisognomía como por su forma de moverse y actuar.

Todo arranca con una llamada de Mike que pone el alerta a Stanley, Ben, Eddie, Richie, Bill y Beverly. Apelando al juramento que hicieron 27 años atrás, les pide que regresen a Derry para frenar definitivamente a la entidad sobrenatural a la que denominan Eso y que adquiere distintas formas (generalmente la de sus peores pesadillas), si bien suele aparecer con el aspecto de un payaso llamado Pennywise.

Cada uno de ellos tiene ahora una nueva vida y ni siquiera recuerdan su pasado: Stanley lleva una existencia tranquila, Ben es arquitecto, Eddie se dedica a la prevención de riesgos, Richie es humorista, Bill es escritor y guionista y Beverly es una exitosa diseñadora de moda.

Consigue la novela de Stephen King por un precio de risa

El único que ha permanecido allí y que, por tanto, lo recuerda todo, es Mike. Su misión será alertarles de la nueva ola de terror que asola Derry y buscar una estrategia para acabar con Pennywise para siempre, algo para lo que se lleva preparando y documentando desde que se enfrentaron a él por última vez.

Por supuesto, ya conocemos a todos los personajes de It: capítulo 2 y hasta estamos familiarizados con ellos y las dinámicas de sus relaciones, de modo que aquí va el primer tirón de orejas para el guión de Gary Dauberman: no era preciso pasar tantas veces por los mismos temas, ni la narración precisaba de dos horas y casi cincuenta minutos para hacernos llegar el mensaje.

Esto hace que funcione de forma desigual: hay química entre el reparto, que hace que los gags cómicos y los piques que hay entre ellos fluyan con muy buena energía, pero la parte terrorífica se desinfla conforme avanza el metraje perdiendo ritmo.

La causa principal es el exceso. En It: capítulo 2 todo se lleva al límite, incluyendo aquí tanto la parte visual como la sonora. Toneladas de CGI y unos estruendosos efectos de sonido de los que se abusa indiscriminadamente, hacen que el espectador quede al final anestesiado en un clímax final en el que habría cabido cualquier cosa.

Sin embargo hay otros aspectos en los que la película sí logra profundizar más, como el daño que se puede infligir a una persona por el hecho de minusvalorarla y/o acosarla o incluso en algunas de las constantes de la novela, como la denuncia a la homofobia y la estrechez de miras provinciana que pone en riesgo a cualquiera que se salga de la que es considerada la norma.

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

It: capítulo 2 hace gala además de un interesante sentido del humor cinéfilo con dos cameos de los que preferimos no revelar nada para evitar incurrir en spoilers y sobre todo con una broma recurrente sobre una de las críticas más habituales que ha recibido Stephen King.

Muschietti adopta muchos riesgos, pero no pone toda la carne en el asador. Y explicamos por qué: a pesar de que la película es sangrienta, visceral y repugnante en no pocos momentos, no queda ni rastro del famoso fragmento de la novela que marca el paso a la vida adulta del Club de los perdedores, que no ha tenido cabida en la película ni siquiera en un plano onírico o insinuado.

Tampoco consigue generar escalofríos más allá de los sustos puntuales (apuntalados por el audio) a excepción de una de las primeras abducciones que vemos en la película, en la que el artero Pennywise encandila a una pequeña durante un partido de baseball.

En lugar de seguir ese camino, Muschietti alarga en demasía todas y cada una de las secuencias llamadas a acabar con el sobresalto de turno antes de "pasar" al siguiente personaje.

Todo hay que decirlo: las transiciones entre secuencias son, sobre todo al comienzo de It 2, muy elegantes e imaginativas pero por desgracia se acaban acumulando, restándole a Eso su capacidad de generar sudores fríos en el espectador. Si a eso se le suma una torpe unión de efectos artesanales y digitales, sobredimensionadísimos estos últimos, la credibilidad de la historia queda gravemente afectada.

En pocas palabras: no es una película que sepa sugestionar a la audiencia. Por supuesto, la apariencia de Bill Skarsgard que va mutando de payaso a araña babeante, leproso repleto de pústulas, anciana hipertrofiada y otras tantas mutaciones y, ante todo, sus acciones violentas, generan aversión, pero no te harán despertarte en medio de la noche para mirar si hay bajo tu cama un globo rojo tras el que se esconda una aviesa sonrisa de dientes puntiagudos. Al final, no hemos podido flotar como esperábamos... 

Valoración

A grandes rasgos, la película cumple las expectativas pero pierde enteros comparada con la primera parte, mucho más redonda y refrescante. Tiene problemas de exceso de metraje y de CGI.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El casting de actores adultos es perfecto: las personalidades de los personajes son muy reconocibles y su historia de amistad funciona fenomenal.

Lo peor

Si buscas una película de terror, no la encontrarás. Da demasiadas vueltas en torno a los mismos temas: resulta repetitiva y demasiado grandilocuente.

Y además