Crítica de Jaula, una película muy solvente sobre terrores reales

Jaula

Crítica de Jaula, el debut en el largo de Ignacio Tatay que viene avalada por la producción de Pokeepsie Films y presentada por Álex de la Iglesia. En cines a partir de este 9 de septiembre de 2022.

La cantera de talentos cinematográficos con buen pulso para el terror sigue ensanchándose con la ópera prima de Ignacio Tatay: Jaula (anteriormente bautizada como La casa de tiza) se estrena el 9 de septiembre y supone su debut como guionista y director de un largometraje.

La película cuenta a su vez con dos marchamos de calidad importantes: la producción de Pokeepsie Films (que está por cierto a punto de lanzar Venus como segundo estreno ligado al sello Fear Collection) con el consiguiente aval de "Álex de la Iglesia presenta" y la colaboración en la escritura del guión de Isabel Peña, habitual corresponsable de los libretos de los proyectos de Rodrigo Sorogoyen.

VIDEO

Tráiler de Jaula, de estreno el 9 de septiembre

Jaula nos presenta a Paula y Simón, una pareja que pasa por un mal momento cuando, de forma fortuita, encuentran a una niña en la carretera. La pequeña muestra síntomas de estar muy enferma y se encierra en un tozudo mutismo manifestando una conducta muy violenta en el momento en el que se la obliga a salir de su burbuja de confort. Ésta consiste en un simple cuadrado pintado en el suelo con tiza.

La pequeña Klara parece temer un castigo si sobrepasa esos límites pero Paula conecta casi de inmediato con ella y consigue que poco a poco, sin perturbar en exceso sus obsesiones, vaya evolucionando. Hasta tal punto es así que los servicios sociales acuerdan que pueda acogerla en su hogar de forma temporal mientras se busca intensivamente a sus progenitores.

No obstante, el proceso de recuperación de la niña pasa por momentos delicados cuando Simón comienza a sospechar que podría ser peligrosa para su esposa dado que comienza a sentirse amenazado por ella. Todo llega a un punto de no retorno cuando Klara desaparece y Paula decide que, pase lo que pase, va a encontrarla.

VIDEO

Próximos estrenos de terror, ¡a morirse de miedo!

Manejando con maestría el espacio

En una película como Jaula en la que la idea de reducir el espacio en el que pueden moverse los personajes es fundamental, también lo es manejar con particular mimo esta variable. Así que una de las primeras cosas que consigue Tatay es que dominemos pronto los lugares en los que discurre la acción y que tengamos muy claro dónde se sitúa cada uno de los integrantes de esta historia.

Esa conexión que se desarrolla entre Paula y Klara desborda los límites de la maternidad y va más allá de eso. La primera, como adulta responsable de la niña, desea tener un hijo pero su afán de protección es completamente desinteresado: sabe que no es su madre y que no podría sustituirla, pero eso no impide que ponga toda la carne en el asador para asegurar su bienestar.

Aunque al comienzo a la película le cuesta un poco encontrar el tono y nos distrae con algunos de los elementos propios de cintas bastante cliché de terror sobrenatural, pronto descubrimos que esto no era más que un cebo y que el corazón de la trama se inclina más hacia del thriller con una heroína (nuestra protagonista Elena Anaya) enfrentada a un misterio que irá desvelando poco a poco.

No hay amenazas extrasensoriales, criaturas fantásticas ni por tanto alardes de efectos especiales digitales y sobresaltos cada dos segundos. La película en sí no da miedo o, para ser honestos, no al menos de la forma en que el espectador podría esperar: no es que no exista el hombre del saco, sino que éste es de carne y hueso, metódico, taimado y letal.

Es en el último tercio de Jaula cuando la película eclosiona con varios puntos de giro inesperados, contundentes y bien meditados que nos llevan de cabeza a una resolución emocionante y llena de sentido. Así que, contra todo pronóstico si tenemos en cuenta que normalmente este tipo de películas se van desinflando, ésta crece en su tramo final, casi como si hubiera sido concebida desde ese punto.

Del diseño de producción, poco se puede decir: los entornos naturales y los espacios interiores están perfectamente pensados y ambientados para generar inquietud con una fotografía oscura que les saca todo el partido posible y Elena Anaya liderando al reparto con solvencia.

 

Puede que, sobre todo al comienzo, los diálogos pequen de ser poco naturales, pero la coreografía de voces queda justificada a partir del momento en el que cambiamos de punto de vista para revivir las mismas situaciones desde una nueva óptica. Bien jugada la baza de escamotearle información al espectador para luego reunir las piezas del puzle ante sus ojos.

Jaula está repleta de metáforas visuales, en las que el tema central es justo ese, el encierro, ya sea físico o bien psicológico como el de la protagonista, que levanta ciertos muros a su alrededor para aislarse en sus decisiones vitales.

En suma, la película es una grata sorpresa y más disfrutable cuanto menos se sepa de ella, así que nuestro consejo es que os blindéis a los spoilers y vayáis a disfrutarla a una buena sala de cine. Merece la pena.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Jaula es un caramelo para los amantes del thriller: aunque el tráiler invitaba a pensar en una película de terror sobrenatural, Tatay se escapa de las fórmulas manidas para llevarnos a pensar en amenazas mucho más reales y escalofriantes. Buenas interpretaciones y valores de producción avalan este memorable debut.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una película que se viene arriba en su tramo final, cuando encuentra en tono y te atrapa con un par de giros de guión inesperados y emocionantes.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Le cuesta un poco arrancar, con diálogos que no resultan demasiado naturales... Pero pronto se templa y avanza a buen ritmo hasta la resolución.
Hobby

78

Bueno

Y además