Judy
Crítica de Judy, el biopic de Judy Garland protagonizado por Renée Zellweger e inspirado en la obra teatral de Peter Quilter titulada "End of the Rainbow". En cines a partir del 31 de enero de 2020.

Es difícil abordar la vida de una estrella infantil explotada como Judy Garland, una mujer que desde una muy temprana edad fue obligada a realizar tours maratonianos de trabajo e incluso sometida a un uso repetido de estimulantes y relajantes para manipular su metabolismo. Con narrar su vida hasta el rodaje de El mago de Oz, película cuya producción fue para ella un infierno en vida, ya habría material para varias películas (de terror).

Date de alta en Disney+

Date de alta en Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Date de alta gratis

Solo con el paso de los años descubrimos que, detrás de la cándida historia de Dorothy, hubo toda una serie de situaciones de verdadero abuso que fueron desde el reiterado hostigamiento y acoso por parte de Louis B. Mayer, el productor y cofundador de los estudios Metro-Goldwyn-Mayer y otros directivos, hasta la humillación pública por su aspecto físico e incluso la pretensión de camuflar su feminidad para no enturbiar la imagen creada de niña cuando su cuerpo era ya el de una adulta. Mucho después saldría a la luz el escandaloso comportamiento de los actores que interpretaron a los munchkins, por ejemplo, y toda una serie de problemas derivados de ello.

Los torpísimos flashbacks de Judy, tratan de concatenar alguna que otra pincelada respecto a toda esta serie de anomalías tratando de completar el retrato de una mujer como ella, que contaba con una magnífica voz pero una autoestima destrozada que la llevó a fallecer de forma prematura a los 47 años; según la versión oficial, por un paro cardiaco, según la oficiosa por un consumo excesivo de barbitúricos.

VIDEO

Tráiler de Judy en castellano HD

Con un ritmo de vida muy similar a una enorme montaña rusa marcada por los ascensos propiciados por las anfetaminas y los descensos propios de las depresiones y los ansiolíticos, podemos decir sin ánimo a errar en nuestro juicio de valor, que la industria pasó por encima de ella, la utilizó y la escupió. Así que de una película que se interne en este jardín, era de esperar mucho más: un relato más emocionante y rico en matices que, como espectadores, nos llevara a comprender a una figura tan inestable como indudablemente brillante. La purpurina se queda en esta ocasión en la superficie y no consigue traspasar la pantalla para hacer tridimensional al personaje y, sobre todo, humano. 

Uno de los peores defectos de Judy es que nunca llegamos a comprender la sistematización de la explotación y el abuso constante del que fue objeto y cómo esa experiencia llegó a marcarla de forma tan profunda como para alterar su personalidad y convertirla en una adicta al alcohol y las pastillas.

La película además tiene un ritmo bastante moroso, centrándose en episodios puntuales del final de su vida y recreándose especialmente en su relación con sus fans más acérrimos así como en la forma en la que su figura terminó siendo un icono gay tanto por su pasado (la relación con su padre) como por la simbología atribuida tanto a El mago de Oz como a otras películas suyas como Cita en St. Louis y El reloj. La película exige mucha paciencia: valga como ejemplo el simple hecho de que para oírla cantar por primera vez tengamos que esperar unos 45 minutos.

Además, a Judy le falta emoción y le sobra homenaje. Es la típica cinta de la que, como espectador, sales hecho puré pero sin haber aprendido nada, sin que llegue a tocarte por dentro.

Las 20 mejores películas biográficas de la Historia del Cine

El hecho de que Renée Zellweger se haya alzado con el Globo de Oro y esté nominada al Oscar es justificable, ya que es ella quien ha trabajado con su voz para construir una imitación razonable de Judy Garland y es quien canta, gime y se rompe dentro y fuera del escenario, pero también obedece al hecho de que los biopics son casi carne de premio desde el primer minuto, dado que nos permiten establecer comparaciones inmediatas con las figuras conocidas por todos. De la potencia vocal de la intérprete ya habíamos tenido noticias gracias a Chicago, pero aquí se mueve en otro registro bien distinto.

Mientras que cuando canta Zellweger es luminosa, durante el resto del metraje resulta menos acertada por resultar demasiado caricaturesca: ves a la actriz debajo de la caracterización.

Judy no escapa a los clichés de las películas de estrellas en declive, ni evita "meterle el dedo en el ojo" al espectador en busca de la lágrima fácil. Éste es quizás el mayor reproche que se le puede hacer. Con el material del que partía semejante historia, no hacía ninguna falta recurrir a sentimentalismos dado que el drama crepuscular "más allá del arco iris" empezó a gestarse en la desgraciada vida de esta mujer desde que era una niña a la que no dejaron vivir como tal. Ahí estaba el corazón de la historia y de ahí debería partir la resonancia que nos hiciera pedazos al final del relato. Qué ocasión desaprovechada para hacernos caminar en sus zapatos, siendo ya una adulta en conflicto con la realidad...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La película no llega ni a rozar los niveles de dramatismo a los que se enfrentó Judy Garland en vida. En su lugar asistimos a una recreación patética de sus últimas actuaciones en un escenario mezcladas con flashbacks insustanciales.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El esfuerzo inmenso de la actriz Renée Zellweger es lo que más sobresale en una cinta bastante plana en terreno emocional.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es un biopic fallido. Ni la actriz se mimetiza con el personaje, ni el espectador empatice con ella. Solo un par de números musicales tienen fuerza.
Hobby

60

Aceptable

Y además

Judy (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Judy es unbiopic centrado en la última etapa de la vida dela actriz Judy Garland basado en la obra teatral de Peter Quilter titulada "End of the Rainbow". Durante el invierno de 1968la leyenda del mundo del espectáculo Garland llega a Swinging London para realizar una carrera de cinco semanas con entradas agotadas en The Talk of the Town. ...