Madame Curie
Crítica de Madame Curie (Radioactive), el biopic firmado por Marjane Satrapi (Persépolis) y protagonizado por Rosamund Pike, Sam Riley y Aneurin Barnard. En cines desde el 4 de diciembre de 2020.

Hay que tener muy buen pulso narrativo para adaptar una novela gráfica como la de Lauren Redniss, "Radiactivo", en la que se basa Madame Curie. De primeras el cambio del título no es el más acertado para comprender de qué trata la película, aunque quizás sí para atraer al público a la sala, que así identifica rápidamente que estamos ante un biopic de la dos veces premio Nobel por sus aportaciones decisivas en el terreno de la Física y de la Química.

Originalmente, Radioactive sí que era un título que hacía alusión tanto a la figura científica como a sus descubrimientos. Y explicamos por qué: tanto el libro como la película abundan en las propiedades del radio y las consecuencias de su uso: un elemento que "no se comporta como se espera de él". Ni que decir tiene que el paralelismo con la vida de la propia Maria Salomea Skłodowska-Curie, nacida en Polonia y nacionalizada francesa, es casi inmediato.

La cinta nos la presenta antes de conocer a Pierre Curie, cuando ya se había labrado una reputación como científica y bregaba con la falta de medios para poder desarrollar sus investigaciones y con la estrechez de miras de los académicos coetáneos.

VIDEO

Tráiler de Madame Curie (Radioactive)

En contraste con otras películas que han obviado sus logros y el devenir de su vida tras el fallecimiento accidental de su marido, Madame Curie no se detiene en el descubrimiento del radio y el polonio o en la entrega del Nobel, el primero recogido solo por él y el segundo solo por ella, sino que explora con gran acierto no solo su obsesión con su trabajo y la fructífera colaboración que desarrollaron juntos sino también su incansable labor después y las muchas aplicaciones derivadas de sus investigaciones: desde el uso del radón en bulbos para la cauterización de heridas, la “Curieterapia” o radiación para el tratamiento del cáncer o la creación de las petites curies o ambulancias radiológicas que durante la Primera Guerra Mundial salvaron muchas vidas y evitaron la extirpación masiva de extremidades a los soldados heridos en el frente. 

También asistimos a algunos pasajes lúgubres de la Historia: las ciudades condenadas creadas exprofeso en el desierto de Nevada para los test nucleares, el lanzamiento de la bomba de Hiroshima o la catástrofe de Chernobyl. Eventos, todos ellos que de alguna forma ya estuvieron en las mentes del matrimonio Curie cuando temieron cómo podría aplicarse lo que habían descubierto.

Aunque Rosamund Pike o Anya Taylor-Joy no parezcan de primeras lo fichajes idóneos para dar vida a Marie y a su hija Irène (¿demasiado glamourizadas?) la verdad es que ambas defienden sus papeles con la profesionalidad que las caracteriza realizando un gran trabajo.

El tono de la película es el de una biografía ficcionada con distintos sabores a medida que va avanzando: hay momentos muy didácticos en los que se utilizan metáforas visuales e insertos, otros en los que hay un mayor lirismo con otro tipo de recursos narrativos entre los que se incluyen aspectos muy plásticos como la danza o los espectáculos de médiums y un buen balance entre ciencia e intimidad. La cinta no rehúye de mostrar la historia de amor entre Marie y Pierre ni tampoco en relatar cómo tras su fallecimiento tuvo una relación con su ayudante Paul Langevin por la que fue crucificada por la prensa y que hasta puso en riesgo su premio Nobel.

Marjane Satrapi es una directora excepcional e inteligente que por primera vez adapta una novela que no ha escrito ella misma tras debutar con la imprescindible Persépolis en 2007 y ofrecernos después Pollo con ciruelas, La bande des Jotas y The Voices. Como poco, hay que decir que ha tenido un ojo excelente para elegir una novela gráfica vibrante, muy cinematográfica y cargada de simbolismos que ha sabido explotar.

Cómo veían el futuro las películas antiguas y cómo ha sido realmente

Cómo veían el futuro las películas antiguas y cómo ha sido realmente

Hoy nos preguntamos cómo veían el futuro las películas de hace algunos años y cómo este ha resultando ser realmente... ¿Habrán acertado?

Saber más

Lo mismo es aplicable al guión de Jack Thorne que últimamente está muy interesado en las adaptaciones literarias (es el responsable del guión de El jardín secreto, Enola Holmes o La materia oscura por poner algunos ejemplos), y que, a pesar de ser consciente del carácter tan pronunciado de la científica como símbolo feminista, en ningún momento carga las tintas en este aspecto. Incluso pone en los labios de Marie Curie una frase para pensar: "en mi vida he sufrido más la falta de medios y recursos que por el hecho de ser mujer".

En resumidas cuentas, cuando una película, desde la ficción, consigue despertar un interés inmediato en el público por la materia de la que trata y por la vida de una persona que en principio muchos de nosotros creíamos conocer, es que está bien hecha y logra sus objetivos. Aporta nuevos datos e informaciones e incluso se atreve a hacer una prospección al futuro en la que vemos qué aplicaciones habrá, positivas y negativas de todo este saber. Asistimos así a un cambio de era con todo lo que conllevó que ni hubiera una patente que "atara" la experimentación (es alucinante ver la colección de objetos "radiactivos" que llegaron a comercializarse para todo tipo de cuestiones). Madame Curie es uno de los estrenos más interesantes de esta semana y os recomendamos, asimismo, leer la novela gráfica en la que se basa.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Cuando un biopic estimula tu curiosidad para querer saber más sobre una persona archiconocida y además te aporta información que desconocías, es que ha hecho bien sus deberes. Madame Curie es una película atrevida, instructiva y fuera de lo común que merece el tiempo de la audiencia.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El tono divulgativo y pedagógico unido alos hitos de la biografía de la científica que resultó ser tan revolucionaria como sus investigaciones.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

A pesar del buen trabajo de Rosamund Pike, no le pega en absoluto el personaje. La película pedía a gritos estar rodada en francés.
Hobby

85

Muy bueno

Y además