Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de Madre/Androide (Netflix): Un apocalipsis sin rumbo

Madre/Androide (Netflix)

La película Madre/Android ya está disponible en Netflix y ofrece un retrato soso y pobre, sin rumbo, de un apocalipsis tecnológico

La tecnología nos devora. Nunca algo ha sido tan cierto y tangible, tan demostrable, y nos ha importado tan poco. Y, sin embargo, las películas y series siguen tratando de probarlo, de traer el debate al presente, aunque sea con propuestas tan pobres y anodinas como esta Madre/Androide, película de Hulu que ya está disponible en Netflix.

Tener el ejemplo de filmes de acción tan interesantes como Terminator o incluso Matrix no ha servido de nada en este caso. Tampoco el faro de luz tan magnético y sugestivo para la ciencia ficción con trasfondo que es Black Mirror. Por no hablar de lo bien que exploró el concepto de androide en Ex Machina el grandísimo Alex Garland.

Sin embargo, la senda que han abierto previamente grandes cineastas y mejores ideas, como si fuera la pared escarpada de una montaña comúnmente escalada, no siempre es la vía direccional. No siempre se logra continuar por ese camino que ha costado años determinarlo. A veces, uno quiero abarcar tanto, quiero escalar tantas montañas simultáneamente, que termina por no escalar ninguna.

Eso es, precisamente, lo que le ha pasado a Madre/Androide. Dirigida por Mattson Tomlin (Persuasión, Solomon Grundy), la película está protagonizada por Chloë Grace Moretz, Raúl Castillo y Algee Smith, entre muchos otros, y cuenta la historia de un apocalipsis tecnológico en el que las máquinas se vuelven contra la humanidad y ésta se ve relegada a la lucha por la supervivencia.

¡Compartimos con vosotros el tráiler de la película de Netflix para que le echéis un vistazo!

Todo parece normal. Georgia es una chica corriente, con un novio y una vida corrientes. Tiene un problema, claro. Se ha quedado embarazada. Ella no quería. Es joven, tiene toda la vida por delante. Todavía no está preparada. Y tiene miedo. Miedo de equivocarse, miedo de sufrir, miedo de arrepentirse dentro de unos años. Pero Georgia no sabe lo que es el miedo. Todavía no.

Sin apenas esforzarse en generar una empatía con el entorno de Georgia, sin apenas desarrollar el mundo de ficción que ni construye ni muestra, sin cosechar emoción alguna, Madre/Androide pasa rápidamente a eso del apocalipsis que es lo que la gente ha venido a ver. No importa que nada funcione. No importa que nada interese. Los robots son malos. Y hacen cosas muy malas.

La producción tecnológica de nuestro planeta (o, al menos, en Estados Unidos, que suele ser el planeta entero en las películas) se rebela contra la Humanidad en una especie de PEM, pero a la inversa. Bueno, no sabemos muy bien qué es al principio, pero sí entendemos que ha provocado una rebelión de las máquinas y que éstas están decididas a acabar con nosotros porque... Sí, porque sí.

La historia de Madre/Androide, cuya factura audiovisual es práctica y suficiente, se convierte entonces en un survival horror con mucho survival y muy poco horror. Una carrera a contrarreloj mientras nace la criatura de Georgia y su novia, al más puro estilo Un lugar tranquilo, pero sin la fuerza ni el magnetismo que tenía la cinta de John Krasinski.

Con un ritmo irregular, lleno de altibajos, con momentos incluso aburridos para ser una película de apocalipsis, de supervivencia, el filme de Hulu que es tendencia en Netflix se convierte en un correcalles de clichés.

El campamento de supervivientes, la gran ciudad a la que no se puede llegar, el destino cuasi paradisiaco en el que aspiran a vivir, la Humanidad perdiendo la cabeza a la mínima de cambio, la violencia como vehículo de todo, la acción por encima de la razón, disparar antes de preguntar y todo eso.

Madre/Androide

Y, para colmo, en ningún momento parece que Madre/Androide se dé cuenta de que está "copiando" (entiéndase como referencia), pero lo está haciendo mal. Termina la película y, bien, quizás ha servido como pasatiempo, diría que no porque el tedio no es objetivo, pero el universo de ficción que ha creado tiene el mismo desarrollo que si hubieras visto un telón de fondo negro durante todo el filme.

¿Es realmente necesario abarcar un amplio abanico narrativo para contar una historia de supervivencia? No, desde luego que no. Pero si observas ejemplos tan increíblemente bien escritos como The Last of Us te das cuenta de que siempre debes plantar semillas, preguntas, misterios en un universo nuevo. Aunque no lo vayas a tocar jamás. Está ahí. Significa que tu mundo vive.

A Mattson Tomlin no le interesa que su mundo viva. No le interesa que sus actores desfilen ante la cámara con la ambición de cobrar el sueldo y pagar las facturas. Le sirve con que el metraje avance, con que el montaje vaya colocando todas las piezas de la historia en un orden entendible para que nadie se pierda por el camino. Y con eso es suficiente.

Pero no, no lo es. Podría serlo. Podría ser un pasatiempo entretenido, como los muchos que hemos visto en Netflix o en otras plataformas streaming, cuyos esfuerzos están más centrados en el número que en la calidad, convirtiéndose en los videoclubs de la era digital.

Series de Netflix con finales sorprendentes que no todo el mundo entiende de la misma forma

Series de Netflix con finales sorprendentes que no todo el mundo entiende de la misma forma

Indagamos en el catálogo de Netflix para recopilar algunas series de Netflix con finales complicados que no todo el mundo interpreta y entiende de la misma forma.

Descúbrelas

Y, sin embargo, Madre/Androide es una película sosa, sin identidad, que vaga sin rumbo por un mundo que no tiene luz ni color, nombre ni voz, olor ni sabor. No tiene alma. Quizás a alguien pueda servirle este pastiche de clichés, hecho a retales de otras franquicias. Pero, desde luego, a mí no. A mí no me ha convencido en absoluto.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Madre/Androide plantea un apocalipsis tecnológico en el que las máquinas se vuelven contra nosotros. Un refrito de conceptos que dan como resultado un pastiche olvidable, muy olvidable. Sosa, sin identidad, sin universo, sin rumbo, a ratos aburrida. Esta película, disponible en Netflix, no sirve siquiera como pasatiempo. Una lástima.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Poca cosa. Quizás reencontrarte con Chloë Grace Moretz después de tanto tiempo. Y, supongo, la facilidad que tiene un apocalipsis en domingo.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No construye su universo, va sin rumbo, no tiene una identidad, es un pastiche olvidable y llega a ser sosa y aburrida. No merece nada la pena.
Hobby

40

Malo

Y además

Más artículos