Crítica de Maixabel o cómo mirar hacia atrás sin ira haciendo del cine un punto más de encuentro

'Maixabel'.

Crítica de Maixabel, la película de Icíar Bollaín protagonizada por Blanca Portillo y Luis Tosar sobre Maixabel Lasa y su relación con el exetarra Ibon Etxezarreta.

De un tiempo a esta parte estamos viviendo un curioso fenómeno en el audiovisual retrospectivo: hay un renovado interés por volver la mirada hacia la violencia de ETA y conocer historias desde distintos puntos de vista.

Así ha sucedido con series tan aclamadas como La línea invisible, Patria o los documentales ETA: el desafío y ETA: el fin del silencio de Jon Sistiaga, con el que Maixabel está íntimamente relacionado.

En parte hay una voluntad de comprender lo incomprensible, pero hay algo aún más fuerte detrás: la necesidad de sanar, de mirar hacia delante sin olvidar lo sucedido y poniendo en valor la comunicación y el diálogo, que son a fin de cuentas las formas de tender puentes y conseguir empatizar con los demás: ya sea para canalizar el duelo o para meterse en la piel de una víctima y sus familiares.

VIDEO

Tráiler de Maixabel, la nueva película de Icíar Bollaín con Blanca Portillo y Luis Tosar

Ésta es una de las grandísimas virtudes de la nueva película de Icíar Bollaín, que consigue conjugar una historia principal excepcional y llena de humanidad como es la que une a Maixabel Lasa e Ibon Etxezarreta sin dejar de mostrar todos los espectros de la caleidoscópica realidad que se retrata.

Esto quiere decir que el abanico de personajes que hay alrededor de ambos es completamente variado, como la vida misma: desde presos que no tienen trazas de arrepentimiento hasta otros que prefieren no relacionarse con los demás porque solo les lleva a recordar unos tiempos que prefieren olvidar pasando por los que siguen en sus trece que mostrarse como víctimas de un Estado opresor.

Maixabel

La película Maixabel arranca en el año 2000 cuando el político socialista Juan María Jáuregui fue asesinado por el comando Buruntza cuando era gobernador civil de Guipúzcoa. Una vez procesados por los 32 atentados que se les atribuían, los tres integrantes de dicho comando, Francisco Javier Makazaga, Luis María Carrasco e Ibon Etxezarreta, son encarcelados.

Con el paso del tiempo la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio de Interior y la Dirección de Atención a Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco pone en marcha un programa, a través del cuál se posibilitan diálogos sinceros entre presos disidentes de ETA y víctimas del terrorismo practicado por dicha organización.

Son los llamados "encuentros restaurativos" también conocidos por el sobrenombre de la "vía Nanclares" cuya finalidad es ayudar a ambas partes a establecer una comunicación, pero pronto el programa se disuelve.

A pesar de sus dudas iniciales, once años después de perder al que fuera su compañero de vida desde su juventud, Maixabel Lasa, la viuda de Jáuregui, no solo accede a ver a los presos en la propia cárcel sino también fuera, durante sus permisos penitenciarios.

Maixabel

En una cinta de estas características es esencial trabajar los personajes y Blanca Portillo y Luis Tosar bordan sus respectivos papeles en Maixabel, especialmente ella, a la que vamos viendo caracterizada de distintas formas con el paso del tiempo y viviendo un proceso personal de grandes cambios: de la tristeza al sufrimiento, la frustración, la determinación y, al final, cierta paz interior.

Sensibilidad sin sentimentalismo: Bollaín se interna en terrenos resbaladizos manteniéndose erguida porque sabe muy bien lo que quiere contar y cómo y ha tenido el privilegio además de colaborar con los propios protagonistas reales para documentarse y, algo todavía más bonito, reunirlos delante de la cámara como si de extras se tratara.

Los 20 mejores carteles de cine y las curiosidades que esconden

Los 20 mejores carteles de cine y las curiosidades que esconden

Hoy indagamos entre todos los pósteres de las películas más populares para reunir los 20 mejores carteles de cine y las curiosidades que esconden varios de ellos.

Leer más

Así Maixabel aborda temas tan complejos como el perdón, la convivencia, la restauración, la dignidad de las víctimas, la reinserción de los presos en la sociedad y la restauración de la memoria, como suele decirse, para no cometer los mismos errores, pero también porque los demonios hay que exorcizarlos sacándolos a la luz y exponiéndolos de forma sincera. Solo así se acaba con ellos.

A reivindicar, como siempre, la banda sonora de Alberto Iglesias y los valores de producción de una película que funciona muy bien. Es dura, compleja y está llena de matices. Lo que a Maixabel Lasa le ha proporcionado una gran estabilidad emocional a otras víctimas no les sirve: no hay atajos para superar el dolor, ni fórmulas mágicas para enmendar un pasado que va a estar ahí, sea como sea.

Pero si somos capaces de encontrar esas miradas libres de odio que miran hacia el futuro sin dejar en el olvido el pasado, habremos dado un paso enorme al frente como sociedad. Maixabel es una película valiente que aboga por poner de relieve valores como la concordia. Ojalá cunda el ejemplo... Os dejamos un listado con otras series y películas sobre ETA.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Icíar Bollaín e Isa Campo componen un guión en el que recrean los breves encuentros entre etarras y víctimas de terrorismo que se iniciaron en el ámbito penitenciario y, en ciertos casos puntuales, continuaron a nivel personal, mostrando el excepcional caso de Maixabel Lasa y el exetarra Ibon Etxezarreta.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La mirada de Blanca Portillo: su trabajo interpretativo es, una vez más, excelente. La historia está rodada con comprensión, sensibilidad y humanidad.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es inevitable compararla con la propia realidad que nos mostró Jon Sistiaga en su documental o con series de ficción como Patria.
Hobby

80

Muy bueno

Y además