Men in Black Internacional
Análisis

Crítica de Men in Black Internacional, con Chris Hemsworth y Thessa Thompson

Por Jesús Delgado

Men in Black Internacional es la cuarta entrega de la saga. Y es en la que Chris Hemsworth y Thessa Thompson toman el relevo como protagonistas, mientras F. Gary Gray se convierte en el nuevo director para los Hombres de Negro.

Han pasado 22 años desde que J y K revelaron la verdad al mundo, con la primera película de Men in Black. Sin ser una franquicia especialmente fértil, que haya tenido una entrega cada dos años, las aventuras de los Hombres de Negro se han convertido en un título de referencia del cine de serie-B, de ciencia ficción y, ¿por qué no decirlo?, de comedia y aventura.

Consigue ya tu periodo de prueba gratuito de Amazon Prime

A nuestros cines llega precisamente este viernes 14 de junio la cuarta entrega de esta franquicia: Men in Black International. En ella, Chris Hemsworth (Vengadores Endgame, Cazafantasmas 2016) y Thessa Thompson (Thor: Ragnarok) toman el relevo a Tommy Lee Jones y a Will Smith como protagonistas de una historia que, además, trasciende las fronteras de EEUU para saltar al otro lado del charco, a Europa y África.

La nueva película de Men in Black cuenta como la recién reclutada agente en pruebas M (Thompson) es destinada a la sucursal de Londres por la dirigente de la organización, la agente O (Emma Thompson).  Allí, M entrará a las órdenes del superior de la sede, conocido como Hight T (Liam Neeson) y conocerá al agente estrella de la central europea, el agente H (Hemsworth).

Sin embargo, no hay paz para los hombres (y mujeres) de negro. M y O se verán pronto involucrados en una horrenda conspiración, destinada a convertir nuestro mundo en el campo de juegos de una raza alienígena. Nuevamente, un agente veterano y otro novato serán la última esperanza de los habitantes de la Tierra. Tanto de los nativos, como de los terrícolas por adopción.

Y no os contamos más de la trama. Pasamos a la crítica de esta cuarta película de MiB, que en esta ocasión dirige F. Gary Gray, cineasta conocido por Diablo, The Italian JobFast & Furious 8

El riesgo de griimiak sin rubbliarshe antes

Lo primero de todo, antes de seguir con la crítica es dejar clara una cosa: los espectadores guardianes de las esencias mejor que respiren hondo y no empiecen a llenarse la boca con las ya desgastadas expresiones de "esto es una traición al espíritu de ...", "es que esto no son los Hombres de Negro" y demás.

Principalmente, porque hay que partir de que las propias películas de Men in Black se parecen como un huevo rofuliano a una castaña de pendragor a los cómics originales de Lowell Cunningham para Malibú (actualmente Marvel), que supuestamente adaptan. De ahí que consideremos que no haya que ser especialmente dogmático, como lo sería un zarthano con el tema de su luz.  

Hecha esta distinción, hay que admitir que los guionistas de MiB se columpian más que un gusano de Takwella puesto hasta las trancas de café. Estos son, precisamente, Matt Holloway y Art Marcum, responsables precisamente de los guiones de Punisher War Zone y  de Transformers: El último caballero.

El tándem Holloway y Marcum desprecia la continuidad previamente establecida, estableciendo ellos mismos nuevos hitos narrativos y convenciones sacadas de la manga, que contradicen todo lo expuesto en las anteriores películas, imaginamos que con el fin de dar el salto internacional que esta película pretende dar. Aunque la fórmula parezca más un tour europeo para paletos yankees del Medio Oeste que un retrato de una Europa, Marruecos y Reino Unido vigilados por los Men in Black. De hecho, el total desconocimiento de fronteras, luego de jurisdicciones, es el segundo toque de atención que hay que hacerles a estos guionistas, que pinchan a la hora de definir el escenario. 

¿Eres un mitómano? Estas son las mejores series de terror y ci-fi antológicas

Dicho esto, tampoco es que la historia tenga muchas sorpresas. Esta entrega adapta la premisa de la primera película de MIB, recurriendo al concepto del dúo original e invirtiendo los roles. Esto es, ahora el veterano es un arrogante listillo, mientras que la novata es la seria y el cerebrín del equipo. Mas allá de eso, la trama se desarrolla como una balsa de aceite. Los giros no son tales, pues se ven venir a años luz. Aunque las incongruencias de la historia y más de un sinsentido, llegan a despistar a veces. Sobre todo, por la mala maña con la que se introducen.

Pero, al Rey Arquiliano lo que es del Rey Arquiliano: estamos ante una película con espíritu de serie B. Estas cosas son el pan de cada día en el género y tenemos que ser conscientes de ellas y de las convenciones propias de este. Es decir, que donde dije digo digo Diego y si no te gusta, pon una reclamación en la oficina de correos regentada por K. La película no pretende ser coherente o sesuda cual drama de neo-realismo baltiano, sino una gamberrada que homenajea el pulp de los años 50 y los relatos de marcianos y Hombres de Negro, tan típicos en el imaginario cultural norteamericano.

Ya sorteado este punto, hemos de decir que la película cumple de cara a los fans y a quienes busquen un entretenimiento ligero. Estamos ante una película divertida, trepidante, llena de acción y, lo mejor de todo, con un reparto que funciona y defiende la historia, haciéndola digerible hasta para el crítico más quisquilloso venido de la Nebulosa del Águila. 

Así, hemos de señalar que Thessa Thompson y Chris Hewmsworth funcionan como un reloj del juicio final blastuliano bien engrasado. La química es innegable y sus personajes funcionan a golpe de clown. Es decir, Thompson desarrolla muy bien un personaje cómico basado en el arquetipo del payaso serio. Por su parte, Hemsworth se ancla en un estilo que requiere cierto pulido, ya que recuerda su trabajo actoral en las últimas películas de Marvel. Aun así, ninguno deja mal sabor de boca, más bien todo lo contrario.

También hemos de apuntar a Emma Thompson y Liam Neeson añaden un sabor interesante al cóctel. Una es el nexo con las anteriores películas, mientras que el otro encarna ese salto transoceánico que la saga pretende dar. En cualquier caso, y aunque sus papeles son menores, la presencia de ambos es mas elocuente y grata que un blogodita en una pelea de bar.

Men in Black

No podemos irnos tampoco sin hablar del director. F. Gary Gray es competente. Se nota que la cabra tira al monte, ya que las persecuciones no podían faltar en una cinta de este director, que hace interesante este tipos de secuencias. Cabe decir que la fotografía de su equipo es de lo mejorcito de la película, con una iluminación y encuadres más que óptimos, que sacan bastante partido a los escenarios del filme.

En conjunto, concluimos diciendo que Men in Black International no es la mejor película de Men in Black, pero dudamos que pase a la historia como la peor. Podemos tomarla como un relevo en el camino o, incluso, un puente hacia otra forma de entender el worldbuilding de MiB, que crece a cada nuevo filme. A pesar de sus carencias argumentales, es una película que hace reír, que entretiene y que, sobre todo, pasa volando. Un consejo, id a verla con el bote grande de palomitas.

Valoración

Digna continuación de la franquicia, centrada en un nuevo dúo. La cinta lleva las operaciones de la organización MIB a un nuevo nivel internacional. Serie-B descacharrante para amantes del género.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La química entre Hemsworth y Thompson. Emma Thompson y Liam Neeson, nunca defraudan. El interrail alienígena que exhibe con una gran fotografía.

Lo peor

Los errores de continuidad. Los giros previsibles del guión y aquellos otros completamente incongruentes. El clown de Hemsworth necesita pulirse.